Despejado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 22 de septiembre de 2018 | Suscribite
BLOOMBERG /
lunes 10 septiembre, 2018

Los éxitos de taquilla también pueden ser arte: Virginia Postrel

Menos de un mes después de anunciar la nueva categoría, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas se ha retractado de su plan de otorgar un Oscar por "logros sobresalientes en películas populares". El Oscar "popular" resultó impopular desde el principio.

Virginia Postrel

Premios Oscars 2018 Foto: AP

Menos de un mes después de anunciar la nueva categoría, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas se ha retractado de su plan de otorgar un Oscar por "logros sobresalientes en películas populares". El Oscar "popular" resultó impopular desde el principio.

La idea logró estigmatizar al mismo tiempo películas populares, como lo suficientemente buenas para la sintonía televisiva de los premios Oscar, pero no realmente buenas; y a los nominados tradicionales, como perdedores de taquilla. Crear una categoría "popular" significaba abandonar oficialmente el ideal del Oscar de que las películas pueden ser a la vez buen arte y buen negocio.

Un factor que jugó en contra fue que la academia nunca definió cabalmente la nueva categoría, y solo dijo que "próximamente se conocerán los requisitos de elegibilidad y otros detalles clave". La imprecisión imposibilitó que los estudios pudieran planificar las estrategias para la temporada de premios. También alentó a los escépticos a imaginar su peor pesadilla: un "Oscar de las palomitas de maíz" para películas predecibles de franquicia.

"El abismo entre las películas para las que el público compra entradas y las que la Academia nomina y premia nunca ha sido mayor", observó Scott Feinberg, del Hollywood Reporter, cuando se anunció la nueva categoría. Como escribió el crítico Neal Gabler en 2012, el año en que "El Artista" ganó el Oscar a la mejor película, Hollywood ha estado usando los Oscar "para organizar una pequeña protesta contra el tipo de películas que creen que nosotros, el público, sádicamente los obligamos a hacer".

En su defensa, el cinematógrafo y presidente de la academia, John Bailey, dijo que el nuevo galardón no era "una reacción instintiva a la caída en los ratings" sino más bien un intento de asegurarse de que las buenas películas que también eran populares recibieran lo que se merecen. Su ejemplo fue elocuente: "El día de la marmota". "Es una película que se ha convertido en un icono, pero si se hubiera hecho hoy, probablemente nunca se hubiera considerado para ser nominada como mejor película", dijo a Gregg Kilday de Hollywood Reporter.

De hecho, "El día de la marmota" tampoco se consideró para la mejor película, ni para ninguna otra categoría, cuando se lanzó hace 25 años. En aquel entonces, los nominados generalmente eran películas de las que uno vería en PBS, y ciertamente no eran comedias.

Como alguien a quien le gusta tanto "El Artista" como el universo cinematográfico de Marvel, por no mencionar "El día de la marmota”, aprecio las intenciones de la academia, no su capacidad de prever las reacciones públicas obvias. Así que permítame reciclar un par de sugerencias que hice en 2012.

Emular los premios de periodismo que dividen las publicaciones por circulación: dividir los premios por mejor fotografía en dos categorías, mejor fotografía (menos de 10 millones de entradas vendidas) y mejor fotografía (más de 10 millones de boletos vendidos). Al igual como las publicaciones con circulaciones muy diferentes operan bajo diferentes restricciones, también lo hacen las películas dirigidas a audiencias de diferentes tamaños. En lugar de estigmatizar una o ambas categorías, esta división las trataría como igualmente válidas, tal como lo hacen los Oscar con películas cortas versus películas de longitud estándar. Agregar una fecha límite del 31 de diciembre para el conteo de boletos alentaría una menor aglomeración de imágenes dignas del Oscar en las últimas semanas del año.

Diez millones de entradas vendidas sitúan a una película entre las 40 mejores del año, un universo lo suficientemente grande como para ofrecer diversidad tanto en el género como en la ambición artística. En 2017, los nominados podrían haber incluido "Baby: el aprendiz del crimen”, "Blade Runner 2049", "Coco", "Dunkerque", "¡Huye!", "Viaje de chicas", "Eso", "Logan", "Extraordinario" y "Mujer maravilla".

Cree un premio a posteriori a la mejor fotografía de hace 25 años. Los nominados se seleccionarían a través del mismo proceso que los nominados del año actual, pero entre las películas del año anterior. (Para mantener una claridad en las fechas ya confusas, el premio contará desde el año en que las películas fueron nominadas, -digamos, 2018- en lugar del año de la ceremonia). Un Premio a posteriori permitiría a los miembros de la academia y al público de la TV volver a ver lo mejor del pasado, ya sea previamente nominado o no. Junto con "El día de la marmota”, las ofertas pasadas por alto de 1993 incluyeron "La edad de la inocencia", "En la línea de fuego" (con cinematografía del presidente de la academia Bailey), "Parque jurásico", "Mi vecino Totoro", "El extraño mundo de Jack", "Sintonía de amor", "Tombstone: la leyenda de Wyatt Earp" y "La verdadera historia de Tina Turner". Además de "La lista de Schindler", la lista original de nominados incluía "El fugitivo", "En el nombre del padre". "La lección de piano" y "Lo que queda del día".

Los Premios de la Academia tienen dos propósitos. Una es permitir que los expertos de la industria homenajeen a sus pares y se feliciten por los trabajos bien hechos. Pero su objetivo más importante es lograr que el público en general aprecie y vea las películas y, por lo tanto, mantener a los conocedores en el negocio. En esa búsqueda, los Oscar deben encontrar formas de reconocer que el gusto popular no siempre es malo. No se ganan fans insultando al público. Y muchas películas populares en realidad son excelentes, incluso si hay que mirar en retrospectiva para darse cuenta de sus méritos.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4395

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.