jueves 21 de junio de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Opinión
domingo 28 enero, 2018

Castillos de arena

Tensión por las vacantes en el tribunal de Cuentas y la Corte. Las internas del PJ y la estrategia de Cambiemos.

por Daniel Bilotta

PALITA Y BALDE. Foto: Cedoc

Al peronismo le cuesta articular una respuesta al modelo de gestión promovido por Cambiemos: modificaciones profundas al Estado para ganar eficacia y transparencia. Es un desafío que le produce vértigo. Implica revisar la arquitectura de su administración con Daniel Scioli. La detención de Jorge Fernández se añade a las secuelas negativas de Juan Pablo “Pata” Medina y Marcelo Balcedo. Es improbable que el kirchnerismo sea parte del acuerdo legislativo necesario para favorecer medidas que, tal vez, terminen por agrandar la lista.

Tampoco es fácil que lo haga el PJ. No por solidaridad con el ex intendente de Lincoln. Lo que traba una definición es la puja por la interlocución de este proyecto entre Gustavo Menéndez y Martín Insaurralde. El de Lomas de Zamora tiene ventaja relativa. Valoran la predisposición al diálogo que no tendría su oponente. El mote que lo designa parece inspirado en la peculiar sintaxis de Jaime Duran Barba: “Espinoza cool”. Cambiemos lo percibe como un paso adelante con relación al ex titular del PJ. Pero hay desconfianza. Coincidencia con el de Merlo. Sospecha un respaldo con reservas de Insaurralde a su presidencia en el partido. Eludió ocupar cargos en la nueva conducción. Antes de irse de vacaciones criticó “las fotos vacías”, por las reuniones de Menéndez para sumar a Sergio Massa y Florencio Randazzo y aislar a Cristina Fernández de Kirchner. Insaurralde auxilió a la ex presidenta: la postuló para liderar un frente electoral.

Es una maniobra de emergencia. El fantasma de una PASO con todas las versiones peronistas para fugar de la decadencia atribuible a quienes lo agitan conlleva la esperanza de una reconciliación con Massa. Ambos tributan al viejo estilo de negociación sindical. Presionar para obtener ventajas. Quizás con exageración, en Cambiemos tildan de extorsiva a esa práctica. Más sarcásticos, algunos seguidores lo describen como el cantante joven de una orquesta típica en gira de despedida. La realidad podría darles la razón. Graciela Camaño ejecutó como pudo el mejor solo de voz contra el megadecreto presidencial para agilizar trámites. Partió de la rueda de prensa donde presentó la acción declarativa en su contra sin esperar preguntas. Temió ser consultada por Luis Barrionuevo.

Margarita Stolbizer es cuestionada por desafinar. Análisis de opinión pública posterior a las elecciones, indican que su prédica anti K favoreció la migración de votos de 1PAIS a Cambiemos. Hay dudas de que las críticas efectuadas ahora al Gobierno compensen el daño de ese fuego amigo. Cambiemos espera que Massa acepte la baja de su cotización política y volver a dialogar. Pretende que se alíe a los intendentes del PJ en la Legislatura para contrapesar al Frente para la Victoria y sumar otra dificultad a las que ya tiene la oposición para lograr la unidad. Vacantes. La tensión entre Massa, Insaurralde y Menéndez por ese paso podría demorar la ambiciosa agenda de reformas que María Eugenia Vidal prevé en las áreas de Justicia y Educación. No por objeciones del peronismo no K, sino por el atractivo que despierta allí el segundo tramo de ese temario: las vacantes en la Suprema Corte de Justicia y el Tribunal de Cuentas.

Sea porque la expectativa esté centrada en el organismo que controla sus gastos o por falta de inserción en ámbitos profesionales y académicos fuera de sus distritos, los intendentes no se opondrían a que Massa ocupe el cargo libre del Máximo Tribunal. Casi un presente griego: Jorge D’Onofrio y Fernando Mancini invocan el mismo argumento para aspirar a él. La palabra empeñada por el jefe del Frente Renovador.

D’Onofrio propuso a Diego Martínez para la vacante en la sala 2 del Tribunal de Casación Penal. El Consejo de la Magistratura lo denegó. Martínez es juez de Garantías en San Isidro con asiento en Tigre. María Servini de Cubría lo denunció por el violento allanamiento a la vivienda de Ibar Pérez Corradi, vinculado al triple crimen de General Rodríguez. Mancini creyó que la amistad con Carlos Mahiques le facilitaría el ingreso a la Corte. Vidal se habría comprometido a que él fuera postulante cuando renunció al Ministerio de Justicia.

Más complejo es el Tribunal de Cuentas, no solo por sus requisitos. Ser contador público y un mínimo de diez años en la matrícula bonaerense. A las bajas por el fallecimiento de Cecilia Fernández (2016) y la jubilación de Héctor Giecco (2017) se sumará en marzo el pase a retiro de Gustavo Fernández. Con estado senil diagnosticado, la salud de Giecco habría favorecido a un entorno para tramitar expedientes sensibles a los municipios de La Matanza, Lanús y Lomas de Zamora.

A Fernández lo inquieta la dinámica del Ministerio Público. Tiene a cargo las auditorías de ABSA, Lotería, IOMA y el Instituto de Previsión Social (IPS). Acaso la razón para que Guido Lorenzino se pronuncie por una eventual reforma del IPS. El defensor del pueblo es ex gladiador mediático de Scioli. Fernández fue secretario de Hacienda del Municipio de La Plata con Julio Alak y mantuvo estrecha relación con Aníbal Fernández.

En junio se acogería a su jubilación Miguel Tellechea, álter ego de Eduardo Grinberg, presidente del tribunal, que debió haberse excusado de aprobar el presupuesto del cuerpo en noviembre de acuerdo con los artículos 10 y 11 de su reglamento. El quórum para esa decisión es de tres miembros y debió pedir a la Corte que designara un subrogante. La situación podría ser más turbia si se confirma que uno de los dos vocales estaba de viaje cuando se lo sancionó. Se espera que Grinberg renuncie tras la salida de Tellechea. Lo que no libera a Cambiemos de un problema crucial. Conformar el tribunal con representación opositora de acuerdo con la Constitución.

Por eso Federico Salvai trabaja contrarreloj en una reforma que delimite con precisión sus atribuciones. De extracción peronista, el jefe del Gabinete conoce de ejercicios de embaucamiento. La reunión del PJ en Costa del Este pudo haber sido uno. Nadie construye poder levantando castillos de arena en la playa.


Comentarios

Lo más visto

 

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4302

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.