lunes 18 de junio de 2018 | Suscribite
POLICIA / la muerte de emanuel garay
sábado 17 febrero, 2018

La Rioja: otros tres testimonios agravan la situación de policías

Tres cadetes brindaron más detalles de los tormentos sufridos. Dijeron que no les daban agua y que una de las instructoras bebía delante de ellos.

por Nadia Galán

Tres cadetes brindaron más detalles de los tormentos sufridos. Dijeron que no les daban agua y que una de las instructoras bebía delante de ellos. Foto: cedoc

La causa que investiga la muerte del cadete Emanuel Garay (19) avanzó en las últimas horas con las declaraciones de tres compañeros de la víctima, que comprometieron a varios de los efectivos de la Policía de La Rioja que permanecen detenidos hace una semana.

En las últimas horas, la situación procesal de los efectivos se complicó y la imputación pasó de “lesiones gravísimas” a “homicidio agravado”. Cuatro de los acusados son comisarios y permanecen detenidos. Los cadetes lesionados ayer comenzaron a declarar ante la Justicia.

Los policías fueron detenidos el sábado pasado, tras la muerte de Emanuel producto de un cuadro de deshidratación que le produjo realizar ejercicios físicos extremos bajo una temperatura de 40 grados y la prohibición de que pudieran tomar líquido.

Emanuel agonizó seis días tras un “baile” como ejercicios de preparación para ingresar a la fuerza. Junto al joven fueron internados otros 17 estudiantes. Hoy solo quedan dos hospitalizados (uno en Córdoba y otro en La Rioja).

Ayer declararon tres cadetes ante el fiscal del caso.  “Contaron los tormentos que vivieron. El común denominador fue que el baile fue terrible, el piso  de la cancha de básquet insoportable y que no les daban agua. Las instructoras tomaban botellas heladas delante de los cadetes”, aseguró a PERFIL Nicolás Azcurra, abogado de la familia de la víctima.

Entre los detenidos hay cuatro comisarios. Dardo Nicolás Gordillo tiene 52 años, es comisario mayor y era subdirector general del Instituto de Seguridad. Por otro lado, está el director del Instituto de Formación Técnica Profesional (Escuela de Cadetes), comisario inspector Ramón Alberto Leguiza. Tiene 48 años.

Su hermano, dos años menor, es el comisario Jorge Marcelo Leguiza y estaba a cargo del Cuerpo del Personal Masculino de la escuela de cadetes.

El último en la lista con cargo de comisario es una mujer: Adriana Rodríguez. Era jefa del cuerpo de Personal Femenino de la escuela. A ella se la identificó en una foto en la que está empujando con su pie a un aspirante que está inclinado en un arroyo. Según las mujeres que terminaron hospitalizadas era una “de las más crueles en las instrucciones” junto a una cadete identificada como Zulema (que está libre pero fue denunciada junto a otros cinco cadetes por la querella).  

Instructores. Los otros cuatro detenidos son los instructores de la Escuela de Cadetes: la oficial inspector Nadia Soledad Bravo, los oficiales subinspectores Elio Gonzalo Marcial e Ivana Luna y el oficial ayudante Marcos Miranday.

Marcial fue uno de los apuntados por los cadetes que resultaron hospitalizados. “El nos prohibía tomar agua y si nos daba, nos daba muy poquito”, manifestó Hernán Maya. El aspirante dijo que si les hubieran dado agua, todo hubiese sido distinto y recordó que bebió agua sucia de una pileta que había en el predio. “Tenemos entendido que todos los detenidos estaban presentes ese día en que Garay terminó hospitalizado. Por lo que eran conscientes de lo que sucedió ese lunes 5 de febrero”, contextualizó.

“Los ejercicios eran de resistencia, como cuerpo a tierra, donde nos pegaban la cara en el asfalto, abdominales, flexiones de brazos, trote y carrera a mar a la vuelta de Antonio Gordillo (sic), salto estrella, trote a la vuelta a la cancha, arrastro de espalda y nada más. Los ejercicios fueron sin parar, sin descanso ni hidratación”, explicó uno de los cadetes que declararon ayer.

“Tuvimos más de tres horas sin tomar un trago de agua ni desayunar. Estábamos en presencia de los hermanos Leguiza quienes no intentaron frenar ni calmar un poco el ejercicio ni las torturas”, agregó. Además detalló que hizo cada uno de los detenidos. “Los hermanos Leguiza solo observaron el entrenamiento. A Adriana Rodríguez y Nadia Bravo las vi en el lugar, pero no puedo decir nada de lo que hacían porque no nos permitían mirar al cuerpo femenino. A la subinspector Luna no la vi ese día. Elio Marcial era otro de los instructores que teníamos fue el que no nos dejó desayunar. A Miranday no lo vi esa mañana, lo conocí luego en el hospital, fue el que más nos ayudó”.


Piden desmilitarizar la escuela

El Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia mostró su preocupación por las condiciones en las que “aún hoy continúan siendo formados los aspirantes a policía” y piden la “desmilitarización” de la educación policial.

“La desmilitarización de la educación policial es lo único que va a permitir su verdadero profesionalismo”, planteó el organismo en un comunicado tras la muerte del aspirante a policía Emanuel Garay (19) en La Rioja. Y destacó: “La formación y capacitación de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley no es compatible con prácticas ilegales de adoctrinamiento violatorias de derechos humanos y debe estar orientada específicamente al trabajo policial. La desactivación del autogobierno policial y la desmilitarización solo es posible en la medida en que estas instituciones se permitan cuestionar los valores, modos de relación y prioridades que pretenden que sus integrantes internalicen”.


En defensa de un acusado

“Sé que él no estuvo en ese momento, hoy está detenido porque dicen que todos los instructores deben pagar”. Un familiar de Marcos Miranday, uno de los policías detenidos por la muerte del cadete riojano Emanuel Garay, escribió una carta en las redes sociales para defenderlo.

“Mi hermano es un gran padre, esposo, hijo, hermano y amigo, se recibió con honores en su carrera de oficial, por tener el mejor promedio, un tipo con muchas cualidades y principios. Quienes lo conocen saben la clase de persona que es, una de sus grandes cualidades es el respeto por la persona”, lo describió y agregó: “Sé que él no estuvo en ese momento, hoy está detenido porque dicen que todos los instructores deben pagar, y mi hermano es un gran tipo. Vas a salir de esto bien porque sos una persona de bien, porque elegiste servir a la gente, porque elegiste enseñar tus valores y principios para servir a los demás, hermano querido estoy con vos.”


Comentarios

Lo más visto

 

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4299

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.