viernes 07 de octubre de 2022
ACTUALIDAD Murió la reina Isabel II

10 cosas de la reina Isabel II que demuestran que, bajo su corona, había una mujer

Le criticaron que sonriera poco y que pusiera el deber sobre las emociones, sin embargo Elizabeth II fue también una mujer de pasiones. Aunque Diana se encargó de divulgar que no era una buena suegra, la reina siempre la prefirió más que a Camila Parker Bowles. William y Harry le enseñaron a twittear y se sospechó que Andrés era hijo de un affaire extramatrimonial.

Elizabeth Alexandra Mary Windsor nació el 21 de abril de 1926, en 17 Bruton Street, en el barrio Mayfair en Londres y murió el 8 de septiembre en su amado Palacio de Balmoral, en Escocia. El lugar donde nació no era un palacio, ni siquiera un hospital sino la casa de sus abuelos escoceses, los condes de Strathmore.

Allí se habían mudado sus padres, el Príncipe Alberto y su esposa, Lady Elizabeth Bowes-Lyon unos meses antes, porque no tenían suficiente dinero –o al menos, el que tuvo la realeza hasta la Primera Guerra Mundial. De todos modos, las apariencias lo eran todo y sus padres seguían siendo los duques de York.

¿Cómo y cuándo llegó la reina Isabel II al trono?

Nadie pensaba por entonces que Elizabeth sería reina. Como hija del hijo menor del rey Jorge V, nadie esperaba que llegara al trono del Reino Unido de Gran Bretaña para ser la monarca de 15 naciones libres unidas por su pasado colonial en el Commonwealth Realms.

Isabel II 20220908

 

reina Isabel
La reina más longeva de la historia del Reino Unido de Gran Bretaña.

Isabel y su hermana cuatro años menor, Margarita, nunca pisaron un aula ni supieron qué era el recreo, tampoco tuvieron amigas, pero sí mascotas. Desde chica, Elizabeth adoró perros y caballos. Su primer pony, Peggy, fue un regalo del rey Jorge V, su abuelo, el día en que cumplió 4 años. También llegó a tener 30 perros Corgis, que paliaron su escasa vida social fuera del círculo de sangre azul de la flema británica.

Su educación estuvo en manos de la institutriz Marion Crawford. “Crawfie” les enseñó historia, derecho constitucional y francés.

Hace 70 años y 7 meses, Isabel II se durmió siendo princesa y despertó siendo reina

Diez años más tarde, en diciembre de 1936, el rey Eduardo VIII abdicó para poder casarse con Wallis Simpson, estadounidense y divorciada. El príncipe Alberto lo sucedió como el Rey Jorge VI; inesperadamente, Elizabeth pasó a integrar la lista de sucesión a la corona.

En un abrir y cerrar de ojos, la tataranieta de la legendaria Reina Victoria I acaparó los ojos de todos: era “candidata”. Y la vida que soñó para ella cambió para siempre. A partir de entonces, tuvo una sola palabra grabada en su mente: “el deber”.

reina Isabel

 

reina isabel
Su primer pony se lo regaló su abuelo, el Rey Jorge V.

A los 15 años fue coronel y a los 16 -sin moquearse- dio un discurso a los Guardias Grenadier, en su primera aparición pública.

A los 19 años se había enrolado en la British Army, donde aprendió a manejar. No tuvo que esperar una década para alcanzar el grado superior de Mayor, ni mucho menos uno de los raros privilegios de los monarcas de su país: conducir sin registro en un coche incluso sin patente –¿qué diríamos si lo hicieran nuestros presidentes?

Operativo "London Bridge": cómo será el funeral de Isabel II y la sucesión de Carlos

Bajo su corona había una mujer

Mark Saunders, Royal Biographer, nunca pudo sentarse con ella para entrevistarla. Todo lo que ella tenía para decir se lo hacía saber a través de Edward Young, su secretario privado, porque no se sentía cómoda con las preguntas personales. Sólo en 1969, Elizabeth II permitió que la BBC encendiera sus cámaras delante de ella.

Y esas cámaras acompañaron a la familia real no un día ni un mes sino un año entero.

reina isabel

 

La Reina Isabel II y sus cuatro perros
Tuvo 30 perros Corgis; el primero se lo regaló su padre.

El resultado final, con mucha edición, fue un “fenómeno”. En el documental, pensado exclusivamente “para permitir que el pueblo conociera a su reina”, se la ve como madre, esposa, “oficinista”. Desayuna, cuenta anécdotas, se ríe con el príncipe Carlos –con el que siempre tuvo una relación difícil-, entra a comprar –y pagar- golosinas a un almacén, va de picnic con la familia, pone la mesa mientras Philip asa chorizos a las brasas…. Y tuvo mucho éxito, pero ella no estaba contenta porque sentía “que el gato se había escapado de la bolsa”.

Qué pasará con los queridos perros y caballos de la Reina Isabel II tras su muerte: "Fueron su primer amor y serán el último"

"Como todas las familias, tenemos nuestra parte de excentricidades, de jóvenes impetuosos y descarriados y de desacuerdos familiares", se excusó una vez.

En su personalidad había grandes contrastes: siempre se la criticó por sonreír poco en público, pero le encantaba manejar, estar cerca de sus caballos, trabajar junto a sus perros e incluso, comer pizza en el Palacio de Windsor, su casa.

La mujer detrás de la reina

En octubre de 1951 su padre enfermó y Elizabeth estaba de vacaciones en Kenya cuando, el 6 de febrero de 1952, le fueron a avisar que su padre había fallecido. Le dieron un rato para reponerse y le preguntaron:

“¿Cómo le gustaría llamarse?” “Voy a llamarme Elizabeth, ese es mi nombre”, respondió sin dar lugar a ningún comentario.

reina isabel

El príncipe Guillermo, el hijo de Lady Di, se convirtió en el nuevo heredero al trono

reina Isabel
"Voy a llamarme Elizabeth, ese es mi nombre", dijo el día en que falleció su padre y heredó el reino.

Parecía dócil, pero no lo era en absoluto. Ya lo sabían. Algún día se conocerá el verdadero álbum familiar de la realeza británica, cuando se hagan públicas las fotografías que tomó desde chica con su propia cámara. La fotografía fue otra de sus pasiones.

Tal vez por eso, el cineasta Danny Boyle demoró apenas cinco minutos en convencerla de que apareciera en su cortometraje de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. James Bond (Daniel Craig) pasa a buscar a la reina por Buckingham, suben a un helicóptero y “descienden” sobre el estadio en paracaídas. Eso es todo, pero según contó la vestuarista fue Elizabeth II quien pidió “como única condición” pronunciar en escena la famosa frase icónica de la saga: “Good night, Mr. Bond”.

La reina detrás de la mujer

reina isabel
Con la Madre Teresa de Calcuta.

 

reina isabel
Con John Fitzgerald Kennedy y su esposa Jacqueline.

 

Isabel II 20220908
Con Pelé.

 

Isabel II 20220908
Con Carlos Saúl Menem.

La distante relación entre Isabel II y Argentina, uno de los pocos países que nunca visitó

reina Isabel II
Con Barak Obama.

 

Isabel II 20220908
Con Felipe VI, rey de España.

Isabel II: la última foto oficial mostró su deterioro físico

James Bond and The Queen London 2012 20220908
Con James Bond (Daniel Craig), actuó en una película, viajó en helicóptero y "descendió" en paracaídas sobre el estadio de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

A los 13 años se empecinó en conocer el metro de Londres y, como quería ir de incógnito, Crawfie no tuvo más remedio que agarrar la cartera y acompañarla con Margarita.

Cuando Alemania se rindió en mayo de 1945 y terminó la Segunda Guerra Mundial, Elizabeth no quiso celebrarlo dentro de los muros de sus palacios. Más que nunca quería estar con los suyos, la gente, y salir a la calle con ellos, a festejar el fin de la pesadilla. Elizabeth tenía tan solo 16 años y tan camuflada como pudo se unió a la multitud, junto con Crawfie y Margarita, siempre su sombra. 

Tenía tan solo 25 años cuando la corona recayó sobre su cabeza y ella sabía mejor que nadie que su imagen monárquica debía ser sin fisuras.

Durante la ceremonia de coronación, juró defender la ley y gobernar la Iglesia de su país. “Ella representa en su persona las virtudes permanentes de obra, hogar y servicio, que son el fundamento de la sociedad”, rezaba el programa oficial de la ceremonia que tuvo lugar en la abadía de Westminster, que se hizo dos años después, para respetar el luto del rey difunto.

reina isabel

Una "reina de hierro" en medio de tormentas: la larga vida y el reinado de Isabel II

reina isabel
reina isabel

 

reina isabel
Aunque tuviera hijos pequeños siempre se tomó muy en serio su trabajo; llegó a ausentarse de su casa durante giras internacionales de seis meses.

Aún así, hay por lo menos 10 motivos para deslumbrarse con esa mujer que latía debajo de su corona. Aunque Lady Diana Spencer y Meghan Markle no coincidirían, muchas personas que la trataron en privado coincidieron en que era alguien “que amaba amar”.

10 cosas de la Reina Elizabeth que demuestran que, bajo su corona, había una mujer

1.    Cartas eróticas con Philip.

Elizabeth y el príncipe Philip, se conocieron cuando ella tenía 13 años y él, 18. Fue cuando ella visitó con su familia el Colegio Dartmouth de la Marina Real. Él estudiaba allí y ambos eran primos lejanos, la tercera generación de descendientes de la Reina Victoria. Según Marion Crawford, que estaba con ellos, para la princesa fue “un flechazo” y ella nunca le quitó los ojos de encima. Él, aunque no respondió inmediatamente con el mismo entusiasmo inicial, aceptó mantener una correspondencia privada con ella y comenzó la relación que fue cobrando mayor temperatura con el tiempo. Se comprometieron en secreto en 1946, pero a pedido de su padre no se dio a conocer hasta que Elizabeth cumpliera 21 años.

2.    Se casó con Philip, y decepcionó a su familia. Se casaron el 20 de noviembre de 1947 y estuvieron unidos –con altibajos matrimoniales- hasta que él murió junto a ella, el 9 de abril de 2021, en el Castillo de Windsor.

Estuvieron juntos 74 años, pero el círculo real no aprobaba esa unión. Philip descendía de las familias reales danesa-germánicas de Grecia y Dinamarca, que fueron expulsadas del trono y se habían exiliado.

El entorno de la casa de Windsor veía a Philip como un extranjero con sospechosas raíces alemanas. Su padre provenía de la casa Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, y algunas de sus hermanas se habían casado con hombres vinculados al nacionalsocialismo de Alemania. En la postguerra, su linaje despertaría la desconfianza de los británicos y los mismos padres de la novia lo miraban torcido (querían para ella el típico matrimonio con un aristócrata made in british). Ella, sin embargo, se impuso.

Isabel II y Felipe

 

reina isabel ii

 

Isabel II 20220908

 

reina isabel ii

3.    Príncipe Andrés: ¿hijo de un amorío de Elizabeth II?

A pesar de que Elizabeth II siempre defendió su matrimonio en público y en privado, y parecía una “happily married woman”, durante varios años siguió en contacto con Lord Porchester, un amigo de la adolescencia con el que tenía mucha afinidad.

La relación se cortó cuando el chimentero Nigel Dempster comentó que Andrew era más parecido a Porchester que a Philip –del mismo modo en que el Príncipe Harry se parece más al entrenador ecuestre de Lady Di que al Príncipe Carlos-. Luego se dijo que las acusaciones eran falsas.

4.     Una madre fría y distante

Elizabeth creció en una familia en la que las emociones no se mostraban al desnudo. Aparentemente, esa costumbre tironeó la personalidad de Elizabeth, estadista y madre a la vez. Algunos próximos al círculo real comentaron que les sorprendía la distancia que ponía con sus propios hijos.

Se sabe que Carlos pasó toda su infancia con institutrices y que sólo disponía de una hora diaria para estar con su madre. Aun así, la Navidad de 1949 decidió pasarla a solas, con su marido y envió a Carlos con sus abuelos.

La fallecida reina Isabel II junto al entonces príncipe Caros, ahora nuevo rey
Carlos, el mayor y con quien tuvo la relación más difícil.

El 2 de junio de 1953, luego de haber sido coronada, Elizabeth subió a un avión con su esposo y durante seis meses visitó numerosos países del Commonwealth sin tener contacto con sus hijos, excepto esporádicas llamadas telefónicas. Carlos tenía cuatro años y Ana, dos.

No son pocos quienes recuerdan la vez en que, luego de una gira de estado de varios meses, Elizabeth saludó a Carlos, que sólo tenía 5 años, tendiéndole la mano.

5.    William y Harry le enseñaron a usar Twitter y WhatsApp a la abuela

Aunque mejoró con los años, la relación de Elizabeth con Carlos siempre fue espinosa. Fue el hijo al que más exigió siempre, sabiendo que sería él quien la sucedería en el trono.

Cuando Lady Diana Spencer sufrió el fatídico accidente automovilístico en París (1997), los reyes hicieron de abuelos más que nunca y compensaron de algún modo la historia de desamor y desencuentro de sus padres. Ese estilo familiar más próximo permitió que fueran tanto William como Harry quienes les enseñaran a usar Twitter y Whatsapp.

Las exigencias que tuvieron con ella, las canalizó en William, a quien veía convertido algún día en rey. Con Harry, en cambio, siempre tuvo un trato más informal.

6.    “¿Qué nombre le ponemos?”

El apellido matrimonial de Elizabeth fue un tema de discusiones matrimoniales y portazos, al menos durante los primeros años. Elizabeth no era una esposa común, sería –y luego lo fue –reina y, desde 1917, el apellido dinástico era Windsor. Al ser condecorada, Windsor debía anteceder a Mountbatten y para el orgullo del marido era insoportable.

Según el libro de Ingrid Seward “Mi esposo y yo: la historia íntima de 70 años del matrimonio real”, Philip habría dicho: “Soy el único hombre en todo el país a quien no se le permite dar su nombre a sus hijos. No soy nada más que una maldita ameba”.

No faltaron quienes señalaran que ese enfrentamiento los distanció durante diez años. Según la biógrafa Sally Bedell Smith, la tensión matrimonial tuvo su pico a partir de 1950 cuando nació la princesa Ana. En 1960, año en que Andrew vino al mundo, un decreto oficial proclamaba que todos los descendientes de la realeza podrían llamarse Mountbatten-Windsor si no tenían títulos reales.

7.    Siempre prefirió a Diana antes que a Camilla

Aunque Diana Spencer se encargó aún en vida de que todos supieran que Elizabeth no era la suegra ideal, la Reina se enfureció con Carlos cuando se hizo público que su hijo, el heredero de la corona, tenía un affair extramatrimonial con Camilla Parker Bowles, una mujer casada.

reina isabel ii inglaterra

 

Isabel II 20220908

 

Murió la Reina Isabel II: cuál es el privilegio al que tiene que renunciar Harry

 

reina isabel ii
Con todas sus nueras tuvo una relación complicada.

La revista estadounidense Good Housekeeping publicó en su momento que la Reina le advirtió a su hijo que ella “no quería saber nada con esa mujer malvada”.

Carlos y Diana se separaron en 1996, tras 15 años de matrimonio. Un año más tarde, Diana fallecía y la monarca intentó varias veces “expulsar” a Camilla de la casa real. En el año 2005, la pareja hizo formalmente pública su relación en un evento en la Casa de Windsor. Sonriendo menos que nunca, asistió al compromiso, pero dejó en claro que sus sentimientos hacia la nueva nuera no se habían modificado no mencionando su nombre siquiera una vez, cuando le pidieron decir unas palabras, copas en mano.

Con el tiempo, vino la aceptación. Cuando Carlos celebró sus 70 años en noviembre de 2018, la reina más longeva de la historia del Reino Unido rubricó tardíamente el vínculo al decir que “su hijo estaba sostenido por su esposa Camilla”.

10 datos sobre Carlos III, el heredero eterno que nunca reprimió sus opiniones

8.    Su hijo preferido era…

Elizabeth y Philip tuvieron cuatro hijos, en dos tandas: Carlos nació en 1948 y Anne, en 1950; Andrés (Andrew), en 1960 y Eduardo (Edward), en 1964. Podría ser un análisis innecesariamente extenso, pero el patrón de crianza varió visiblemente entre los hijos de “la primavera” matrimonial y los otros dos, del vínculo otoñal. Andrés y Eduardo conocieron una madre que “se volvió más cálida y más flexible a medida que pasaba el tiempo”, según analizó en algún momento el historiador Robert Lacy.

9.     Elizabeth fue el sostén de la familia

A pesar de que no supo o no quiso demostrar su amor, fue la reina Elizabeth quien apechugó a todos y cada uno de los miembros de su familia cuando la tragedia los persiguió.

reina isabel 20220908
Detrás de su imagen adusta, había una mujer.

 

Murió la Reina Isabel II: Carlos confirmó como será llamado
Carlos, el nuevo rey del Reino Unido.

 

Isabel II 20220908
Falleció el 8 de septiembre de 2022, tras 70 años de reinado.

En 1979, Lord Mountbatten, el tío preferido de su marido murió en el acto cuando un ataque terrorista del IRA bombardeó el bote en el que se encontraba navegando, en Irlanda. Con él murieron otras tres personas, pero sobrevivió Timothy Knatchbull, nieto de Lord Mountbatten. No sólo envió su propio equipo médico para asistir a los sobrevivientes sino que invitó a Timothy Knatchbull a pasar una temporada con ellos en el castillo escocés de Balmoral.

“Nunca he olvidado sus cuidados, su afecto maternal”, diría ya varios años más tarde Timothy al periódico Telegraph: Esa conducta se repitió cuando murió Diana Spencer, en 1997. Llevó a sus nietos a Balmoral, para que pudieran llorar lejos de la vida pública y los ojos del mundo entero, en la privacidad de esos muros centenarios.

10.    Su padre y los perros Corgis

Además de caballos, Elizabeth tenía una obsesión por los Corgis, los perros que son una tradición familiar. El primero fue un cachorrito que trajo su padre a casa, en 1933, cuando ella tenía 7 años. La reina también era una criadora de Corgis y todos descendían de Susan, la perra que tuvo en la adolescencia.

Sin embargo, dejó de hacerlo en el año 2015 “para que ningún perro se quedara sin ella, cuando muriera”, según declaró una vez el entrenador ecuestre Monty Roberts, a la revista Vanity Fair.

MM / ED