miércoles 17 de agosto de 2022

Piercing mortal | Contrajo una infección que le afectó el cerebro y murió

Una joven perdió la vida luego de que su perforación en el labio se infectó, expandiéndose por su torrente sanguíneo y afectando gran parte de su cerebro.

26-07-2022 10:15

Una joven brasileña de 20 años, Andressa Souza, falleció tras contraer una infección luego de colocarse un piercing en el labio. A pesar de que permaneció dos semanas en terapia intensiva dentro del Hospital da Vida en Dourados, los médicos no pudieron salvar su vida.

Souza ingresó al centro de salud con fiebre y fuertes dolores de cabeza. Si bien en primera instancia se creyó que se trataba de un caso de dengue, ya que había un brote en la zona donde ella vivía, realmente el cuadro que atravesaba era una infección como consecuencia de un piercing mal hecho.

Murió el "Hombre Araña", el ladrón conocido por trepar los edificios: cayó desde un balcón

"Vimos que tenía la boca muy hinchada, no había cómo moverlo. Estaba tan hinchada que no había cómo sacar el piercing", señaló la madre de la joven fallecida.

Luego de 24 días de ingresar al hospital, y tras una operación, Souza murió. Los médicos que la atendieron explicaron que la infección que se generó en el labio se extendió rápidamente al torrente sanguíneo y de ahí al cerebro.

En total, la infección provocada por la trágica perforación se apoderó del 37% del cerebro de la joven.

Se bajó una botella de Jägermeister en dos minutos y murió: habían apostado más de 10 dólares

Otro caso similar es el de la joven, también brasileña, Layane Dias, quien en 2019 se había colocado un piercing en la nariz que derivó en una infección que la dejó parapléjica.

Dias comenzó con síntomas como fiebre e hinchazón, a los que luego se sumó un fuerte dolor en la espalda. Dicho malestar era causado por la bacteria Staphylococcus aureus, la cual se transmite a través de la sangre.

Al poco tiempo, la joven dejó de sentir sus piernas y fue internada en un centro de salud de Brasilia. Debió ser operada para retirar la pus que comprimía su médula espinal y comenzar terapia con la esperanza de volver a caminar, algo que lamentablemente aún no ha conseguido.

 

AS/fl

En esta Nota