ACTUALIDAD
ELECCIONES 2023

Sergio Massa a la UIA: cruce de reclamos por importaciones y reproches por inflación

El ministro escuchará advertencias de paralización fabril por falta de insumos. Podría haber anuncios. Exigirá la firma de Precios Justos, que no avanzó por resistencia de alimenticias.

Massa en la UIA
Massa dialogará con el Comité Ejecutivo de la UIA | NA

La reaparición en escena del expresidente Mauricio Macri profundizó la crisis en Juntos por el Cambio, y le permitió al ministro Sergio Massa saltear la primera de las semanas pre-balotaje con tensión financiera a la baja. Ahora, el foco de la gestión estará en el control de la inflación y en la regularización de las importaciones, para evitar una crisis productiva en las fábricas y un efecto inesperado en el empleo, con suspensiones temporarias en las plantas. Como contragolpe, el candidato presidencial más votado en las elecciones generales saldrá a enfrentar la problemática e intentará ganar, nuevamente, la iniciativa política con anuncios de gobierno.

Las remarcaciones preventivas que se verificaron en las distintas partes de la cadena de comercialización en la semana previa a las elecciones generales dejó una presión inflacionaria que el Gobierno aún no pudo desarmar, a pesar de haber calmado las variables financieras. Sucede que, además de la especulación ante el temor de una eventual devaluación que nunca llegó, los aumentos de los insumos para la producción y de los productos en góndola fueron explicados por la falta de oferta.

Macri odia más a Massa que a Cristina y a los K

La necesidad del cuidado de los dólares para poder contener la corrida cambiaria preelectoral generó el estrangulamiento de las importaciones. “Hace ocho o nueve días que no se gira nada, los reclamos de los proveedores son intensos y ya muchos no embarcan más si no les pones el pago”, se quejó el dueño de una fábrica que reporta en la Unión Industrial Argentina (UIA). La crisis le alcanzó a todas las empresas, grandes y chicas. El caso del parate de una semana de General Motors, en su planta de Rosario, es testigo entre los industriales.

Massa, cara a cara con Techint, Arcor y Ledesma

Con este escenario, Massa visitará a la UIA este martes desde las 11.30, según adelantaron a PERFIL fuentes de la entidad. Allí se verá las caras con los jefes de la principal representación industrial del país, que preside el jefe de la COPAL, Daniel Funes de Rioja, y en donde tienen sillas las fábricas más grandes del país, como Techint, Ledesma y Arcor. En ese reducto, más allá de los respaldos que cuenta de parte de pymes alineadas con el plan productivo del peronismo, la mayoría de los empresarios había apostado por un gobierno de Patricia Bullrich. Hoy, el temor que genera Javier Milei los agrupó cerca del ministro, gracias al espanto.

El candidato de Unión por la Patria llegará a la sede porteña de la UIA, en Avenida de Mayo al 1.100, acompañado por su secretario de Industria, José Ignacio De Mendiguren, y también se podría sumar el director general de Aduanas, Guillermo Michel. Sucede que Massa llegará con “buenas noticias” para el sector. La extensión del swap con China le permitió abrir la canilla importadora desde el gigante asiático, principal socio comercial de la Argentina; pero, también, podría convertir los yuanes en dólares para aliviar la necesidad de divisas norteamericanas en plazas en donde el pago se debe hacer en esa moneda.

La falta de nafta se metió en el balotaje: Milei fue a una estación de servicio y se sacó fotos

Sin embargo, Massa confrontará con los reclamos de las fábricas. Según pudo saber PERFIL de fuentes cercanas al ministro, en el quinto piso del Palacio de Hacienda creen que existe, detrás de los reclamos en el comercio exterior, una especulación por conseguir mercadería “barata” del exterior. “Están stockeadas”, se quejó un encumbrado funcionario del Ministerio de Economía, como contragolpe a las amenazas de desabastecimiento de la plaza comercial y un efecto secundario en la inflación.

Las alimenticias de la UIA, ¿firmarán Precios Justos?

El ministro llegará también con otra tarea. Escuchar las explicaciones de las empresas alimenticias ante la renuencia a firmar la prórroga del programa Precios Justos. El secretario de Comercio, Matías Tombolini, firmó el jueves pasado decreto de continuidad del plan antiinflacionario, pero de las grandes empresas solo se anotó Nestlé. “Si ofrecen solo 5%, las alimenticias no acompañaban y las petroleras también tenían problema con el mantenimiento de los valores”, se sinceró uno de los integrantes de la conducción de la UIA.

En las empresas alimenticias parece crecer la posibilidad de reiterar el esquema anterior: respetar, “lo más posible”, el acuerdo de precios, pero no firmar ningún compromiso. El temor es que se produzca una escalada inflacionaria o un desabastecimiento que los ponga contra cuerdas legales. Para eso, los empresarios ya trazaron dos escenarios ante la incertidumbre electoral, que se trasladó hasta el balotaje del 19 de noviembre.

Sergio Massa busca transformar la elección en un plebiscito: Milei sí o no

“Cada vez se reduce más el margen de las empresas de respetar el sendero, cada vez hay más productos con contribución marginal negativa y si la propuesta sigue siendo del 5% por mes, el efecto acumulativo entre incremento de costos y dificultad de pasarlo a precios, tendrá dos consecuencias. 1) mientras Massa sea competitivo, respetarán el sendero, no firmarán el acuerdo y comenzarán a limitar el abastecimiento de productos no rentables. 2) si Massa pierde el balotaje el aumento de precio posterior será más en línea en rangos del 18-25% para los productos de Precios Máximos. En otros productos no controlados por Precios Justos o canales no monitoreados, ya se está dando”, confesó una fuente empresaria.