jueves 23 de enero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Mundo
jueves 12 diciembre, 2019

Bienvenido a la Desorganización Mundial del Comercio, por Lionel Laurent

Una entidad esencial de la OMC quedó paralizada. La razón de esto fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Lionel Laurent

Trump HP Social Foto: Photographer: Stefani Reynolds/Bloomberg
jueves 12 diciembre, 2019

Esta semana, una entidad esencial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), fundada en 1995 para gobernar las reglas del comercio entre 164 países, quedó paralizada.

La razón de esto fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien nunca ha tenido mucho tiempo para las instituciones multilaterales. La OMC ha estado en su lista negra durante cierto tiempo como una entidad que, según él, se ha aprovechado de EE.UU. y ha favorecido a China, y ahora logró eficazmente paralizar uno de sus mecanismos más críticos: la solución de controversias.

Después de bloquear reiteradamente nuevos nombramientos para el organismo de siete miembros que decide sobre las apelaciones ante la OMC, la administración Trump lo ha vuelto prácticamente inviable. Sin un proceso de apelación efectivo, ¿por qué presentar una queja?

"La campaña de Trump ha ido más allá de las críticas constructivas y se ha convertido en un ataque"

Uno podría perdonar a la persona promedio en la calle por encogerse de hombros ante la idea de una OMC disfuncional, que en las últimas dos décadas ha pasado por muchos momentos engorrosos. Las negociaciones en 2001 para reducir los aranceles comerciales en todo el mundo, denominada la Ronda de Doha, no llegaron a ninguna parte. La entrada de China en el club no ha abierto su economía ni creado un campo de juego nivelado cuando se trata de subsidios que pueden distorsionar el mercado. Y en cuanto al proceso de apelaciones, el caso reciente más famoso de la OMC, Airbus versus Boeing, ha durado 15 años sin un claro ganador. En 2016, el jefe de Airbus en ese momento dijo que la disputa solo había beneficiado efectivamente a "los ejércitos de abogados" pagados para luchar en su contra.

Ante todo lo dicho, la paralización tiene una importancia real y seria. Cualesquiera que sean los defectos de la OMC y la obvia necesidad de una reforma, la campaña de Trump ha ido más allá de las críticas constructivas y se ha convertido en un ataque. Su arma predilecta es el arancel punitivo y su objetivo de primer orden es China, al crear precisamente el tipo de guerra comercial bilateral que la OMC lucha por evitar. De hecho, a pesar de todas las fallas de la OMC para frenar a China o entregar acuerdos arancelarios, su principal éxito ha sido convencer a los miembros de que se adhieran a un marco legal común en lugar de luchar en guerras comerciales. Ralph Ossa, profesor de la Universidad de Zúrich, estimó en 2015 que este éxito valía US$340.000 millones anuales para la economía mundial.

El principal éxito de la OMC ha sido convencer a los miembros de que se adhieran a un marco legal común en lugar de luchar en guerras comerciales

Combine esto con la inminente partida del Reino Unido de la Unión Europea, lo que crearía nuevas barreras potenciales entre la nación insular y su mayor socio comercial, y este es un verdadero hito tras la violenta reacción contra el orden posterior a la Guerra Fría. Esta reacción podría estar justificada en algunas áreas, considerando el legado de la globalización en los derechos de los trabajadores y el comercio justo, pero prometiendo a los votantes un mejor "acuerdo" al ejercer una política comercial como arma puede ser contraproducente. Las elevadas promesas de Trump de luchar contra las trampas comerciales y los manipuladores de divisas también han provocado una contracción del sector manufacturero estadounidense. Y al otro lado del Atlántico, la promesa de los conservadores de "hacer el brexit" ha cargado al Reino Unido con documentos de divorcio que le dan apenas un año para negociar un nuevo acuerdo comercial con una UE ansiosa por defender sus intereses económicos y de mercado.

A medida que el comercio mundial pasa de la organización a la desorganización, lo clave es la respuesta de actores como la UE y los países de Asia. Es vital que Europa construya y mejore las instituciones multilaterales. Es probable que la UE siga encontrándose en la mira de Trump y que el bloque no esté en condiciones de entablar una guerra comercial prolongada con Estados Unidos sin una desunión interna grave. Académicos en Francia, Japón y Canadá han propuesto una "Asociación Euro-Pacífico" que cubra el 40% del comercio mundial que defendería la solución de disputas multilaterales en la OMC y que también adopte una línea dura para hacer cumplir la propiedad intelectual, los subsidios gubernamentales, los derechos humanos y las normas de transferencia de datos. Las acciones de Trump han hecho que iniciativas como esta sean más probables: un plan de respaldo de la UE que crearía una forma de seguir resolviendo disputas comerciales internacionales sin que EE.UU. tenga el apoyo de Canadá, Noruega y ahora China.

La alternativa es, como han señalado muchos responsables del comercio, la ley de la selva. Esto podría ser adecuado para Trump, un autodenominado "hombre de aranceles", muy bien. Pero todos los demás deberían preocuparse.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4883

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.