lunes 17 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
jueves 9 enero, 2020

El Niño, arruinador de cultivos, se mantiene a raya. Por ahora.

El océano Pacífico se ha calentado, pero no lo suficiente como para desencadenar un fenómeno tipo El Niño que podría afectar los cultivos desde América Latina hasta Asia y África. Las posibilidades de un cambio son aproximadamente de 30%.

Brian K Sullivan

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
jueves 9 enero, 2020

El océano Pacífico se ha calentado, pero no lo suficiente como para desencadenar un fenómeno tipo El Niño que podría afectar los cultivos desde América Latina hasta Asia y África. Las posibilidades de un cambio son aproximadamente de 30%.

“Es algo que estamos vigilando, pero no estamos muy preocupados”, dijo Michelle L’Heureux, meteoróloga del Centro de pronóstico climático de Estados Unidos en College Park, Maryland.

Aún así, las proyecciones se vuelven más difíciles en la carrera hasta marzo, abril y mayo, un período que los meteorólogos llaman la “barrera de la primavera”.Un fenómeno El Niño emergente en esos meses llegaría en un momento en que los cultivos en todo el hemisferio sur llegan a la madurez y se cosechan. En el pasado, fuertes El Niño redujeron cosechas de cacao y café en Asia y África con la sequía, trajeron sequedad y calor a Brasil y empaparon a Argentina.Brasil ya carece de lluvia en algunas de sus regiones de maíz y soja.

La superficie del Pacífico ha coqueteado con la idea de ser lo suficientemente cálida como para cumplir con los criterios para un El Niño, pero la atmósfera superior no ha reaccionado, dijo L’Heureux por teléfono. Se debe evidenciar una reacción de la corriente en chorro y de ciertos patrones climáticos globales para que EE.UU. declare que se avecina un fenómeno El Niño.

Uniformemente cálido

La falta de actividad en la atmósfera podría deberse a que la superficie del Pacífico es uniformemente cálida. A fin de generar el tipo de tormentas eléctricas para provocar una reacción fuera de la atmósfera, debe haber un gradiente entre las partes cálidas y frías del océano, dijo L’Heureux.Otro factor es que el dipolo del océano Índico, un fenómeno similar a El Niño en esa cuenca, se ha mantenido fuerte hasta hace poco. El dipolo es en parte responsable de las condiciones cálidas y secas que han avivado los incendios forestales de Australia desde octubre.En las últimas semanas, el dipolo se ha descompuesto “bastante rápido” y ha habido un aumento de las fuertes lluvias en Indonesia, lo que indica que los patrones globales más grandes pueden estar cambiando, dijo. “Parece que las cosas están cambiando”, dijo L’Heureux. “Veremos”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4908

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.