2nd de March de 2021
BLOOMBERG
15-05-2020 15:13

Virus restablece los peores escenarios para relación EEUU-China

El 15 de enero, parecía que Estados Unidos y China habían evitado caer rápidamente en una nueva guerra fría.

Bloomberg News
15-05-2020 15:13

El 15 de enero, parecía que Estados Unidos y China habían evitado caer rápidamente en una nueva guerra fría.

En Washington, el presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró: “nuestra relación con China es la mejor que ha habido” al firmar un acuerdo comercial preliminar que “unifica a los países“. El pacto entre Trump y el presidente de China, Xi Jinping, aumentó la esperanza de que la superpotencia predominante del mundo pudiera resolver pacíficamente las diferencias con una China en ascenso.

Ese mismo día, funcionarios de la salud de la ciudad de Wuhan, en la región central de China, reconocieron que no podían descartar la transmisión entre humanos de una misteriosa nueva neumonía que ya había enfermado a 41 personas. Un hombre que había estado en Wuhan también llegó a casa, en el estado de Washington, con el mortal patógeno: el primer caso estadounidense confirmado de la enfermedad que se conocería como COVID-19.

Cuatro meses después, el virus ha provocado la peor crisis de salud global en al menos un siglo, cobrando la vida de más de 300.000 personas y sumiendo a la economía global en una profunda recesión. La pandemia también ha revivido todos los peores escenarios sobre los lazos entre EE.UU. y China, acercándolos más que nunca a la confrontación desde que las dos partes establecieron relaciones hace cuatro décadas.

Desde las cadenas de suministro y las visas hasta el ciberespacio y Taiwán, las dos economías más grandes del mundo están intensificando las disputas en varios frentes. Trump incluso expresa frustración con el pacto comercial, uno de los pocos compromisos que impiden que las peleas retóricas se extiendan al mundo real. El jueves, Trump dijo que no quiere hablar con Xi y que EE.UU. “ahorraría US$500.000 millones” si cortara relaciones con China.

En respuesta, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China instó a EE.UU. a abandonar “la mentalidad de guerra fría” y cooperar en la lucha contra el virus. “El desarrollo estable de las relaciones entre China y EE.UU. es del interés fundamental del pueblo de los dos países y también es propicio para la paz y la estabilidad mundiales”, dijo Zhao Lijian, portavoz del Ministerio, en una conferencia de prensa en Pekín.

La disputa probablemente se intensificará antes de las elecciones estadounidenses en noviembre: Trump culpa cada vez más a China por la agitación del virus, ya que socava sus posibilidades de victoria, mientras que el presunto candidato demócrata Joe Biden, el Congreso y varios estados también se unen. Entretanto, el Gobierno de Xi ha desatado fuerzas nacionalistas contra EE.UU. a medida que la desaceleración de las exportaciones y el creciente desempleo empujan al país hacia su peor recesión en generaciones.

Si bien el pacto comercial por ahora reduce el riesgo de nuevos aranceles, la mayoría de las otras disputas entre las dos partes son las mismas o peores que durante las profundidades del conflicto hace un año.