Soleado
Temperatura:
20º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 20 de septiembre de 2019 | Suscribite
CIENCIA / ¿INCIDENTE OCULTO?
jueves 1 agosto, 2019

Una misteriosa y peligrosa nube radiactiva que cubrió Europa provenía de Rusia

Lo revelaron científicos del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear de Francia y la universidad alemana de Leibniz. Fue potencialmente peligrosa, pero el Kremlin niega un incidente.

por Darío Silva D'Andrea

La nube flotó sobre partes de Europa durante varias semanas con niveles de radiación variantes, hasta que finalmente se difuminó y los niveles de radiación volvieron a la normalidad. Foto: Live Science

Una investigación publicada esta semana afirma que la enorme nube radiactiva que cubrió partes de Europa en 2017 fue producida por un accidente en una instalación nuclear en el centro de Rusia, a pesar de que el gobierno de Vladimir Putin negó tener responsabilidad en ese momento. El informe, publicado el lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences, dice que “no hay duda” de que la nube radiactiva provenía de la planta de reprocesamiento nuclear de Mayak, ubicada en la región rusa de Chelyabinsk, cerca de su frontera con Kazajstán.

Un grupo de científicos austriacos fueron los primeros alertar sobre el incidente el 3 de octubre de 2017, después de detectar niveles anormalmente altos de radiación. Sus colegas alemanes informaron hallazgos similares al mismo tiempo. Ambas naciones están a miles de kilómetros de Mayak, y los investigadores pronto se dieron cuenta de que una gran parte del continente había sido afectada, además de Asia, la Península Arábiga y el Caribe.

La nube flotó sobre partes de Europa durante varias semanas con niveles de radiación variantes, hasta que finalmente se difuminó y los niveles de radiación volvieron a la normalidad. Los gobierno de Francia y Alemania determinaron entonces que Rusia era el país de procedencia más probable, pero los funcionarios del Kremlin, aunque reconocieron el aumento de radiación, rechazaron cualquier sugerencia de que la fuente se encontraba dentro de su país.

Así es el nuevo "sarcófago" de 36.000 toneladas que cubre el reactor de Chernobyl

La oficina estatal rusa de energía nuclear, Rosatom, indicó que las métricas recopiladas en 2017 no eran “suficientes para establecer la ubicación de la fuente de contaminación” dentro de sus fronteras, y algunos insinuaron que había sido culpa de un satélite en llamas que ingresó a la atmósfera terretres. Sin embargo, la nueva investigación, realizada conjuntamente por Francia y Alemania, señaló a Mayak como la fuente al analizar 1.300 puntos de datos.

La investigación indica que la filtración nuclear se produjo en algún momento entre las 12 del mediodía del 26 de septiembre y la misma hora del 27 de septiembre. La nube estaba compuesta de rutenio-106, un subproducto de la fisión nuclear con una vida media de 374 días. “Durante el reprocesamiento del combustible nuclear gastado, estos isótopos generalmente se separan del plutonio radiactivo y el uranio tomados de los reactores de energía nuclear, y se almacenan a largo plazo con otros subproductos de desechos radiactivos”, explica Live Science.

No fue tan peligroso como Fukushima o Chernobyl

El rutenio-106 en la nube significaba que la radioactividad debía ser el resultado de un accidente de reprocesamiento nuclear, similar al que ocurrió en 1986 en Chernobyl (Ucrania). El presunto accidente registró entre 30 y 100 veces el nivel de radiación total liberada después del accidente de Fukushima en Japón en 2011, informó Live Science, aunque se cree que el daño de este incidente no se compara con Fukushima o un incidente peor como Chernobyl. Sin embargo, el accidente de Mayak es "probablemente la liberación más significativa del reprocesamiento civil de combustible nuclear", agregó Steinhauser, más grande que el incidente de Three Mile Island en Estados Unidos en 1979.

Así se preparan las centrales nucleares argentinas para evitar un accidente

El químico nuclear Georg Steinhauser de la Universidad de Leibniz en Hannover, coautor principal del artículo junto con Olivier Masson del IRSN, dijo al sitio estadounidense Newsweek que todo esto sugiere que Mayak era la fuente. "Estamos muy seguros de que la fuente se encuentra en la región fronteriza de Eurasia y, según nuestro conocimiento, solo hay una instalación que es capaz de manejar tales cantidades de radiactividad en esta área, y esta es Mayak", explicó Steinhauser.

"Si alguien estuvo expuesto directamente a la nube, existe el riesgo de dosis nocivas", señaló Steinhauser, para después explicar que si se hubiera producido una liberación similar en Francia “habría llevado a la evacuación de los trabajadores para evitar cualquier sobreexposición adicional”.

Rusia sostiene no hubo accidentes nucleares en ninguna de sus instalaciones y que los reguladores nacionales e inspectores internacionales que visitaron Mayak en 2017 no encontraron “nada que sugiera que el isótopo de rutenio-106 se originó en este sitio, ni encontraron rastros de un presunto accidente, ni encontraron ninguna evidencia de exposición del personal local a niveles elevados de radiactividad”. Dijeron que los 250 empleados de Mayak no presentaron “rastros de radiactividad excesiva” y que la investigación es, según el Kremlin, “inconsistente con los hechos establecidos”.

D.S.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4758

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.