Soleado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 23 de mayo de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / PANORAMA / DE CFK A MACRI
viernes 15 marzo, 2019

El secreto de las urnas

El caudal de Cambiemos, la indefinición de Cristina y Lavagna, además de las provinciales por venir, todo en el camino a octubre.

por Carlos De Angelis

URNA ET ORBI Cristina Fernández y Mauricio Macri Foto: DIBUJO: PABLO TEMES

Asombra que a pocos meses de la presentación de las listas reinen la incertidumbre y las especulaciones sobre los protagonistas de las elecciones presidenciales.

Temblor permanente. Las certezas de Cambiemos de la triple reelección Mauricio Macri-María Eugenia Vidal-Horacio Rodríguez Larreta parecen difuminarse en la medida en que la intención de voto del Presidente declina hasta niveles impensados un año atrás. Pero la vacilación también pesa en la oposición, cuando en estas horas muchos creen que Cristina Kirchner no se presentará y parece cobrar vuelo Roberto Lavagna en detrimento de sus (¿ex?) compañeros de la Alternativa Federal.

En 2015, los sectores medios y altos realizaban una apuesta por un gobierno novedoso y favorable a los mercados cuyo principal atributo era desplazar al peronismo después de 12 años de gobierno K. Hoy la novedad se transformó en depresión y quedó solo el impulso del componente anti K. En lo electoral, el voto duro de Mauricio Macri fue el 24% de las PASO para trepar diez puntos en primera vuelta y diecisiete más para ganar el ballottage a Daniel Scioli. Hoy el 27% “blando” que fue sumándose está mayoritariamente defraudado por el curso del gobierno, especialmente por el marasmo económico. El Presidente va finalizando su gestión arropado en su núcleo duro fundacional.

Macri tuvo su oportunidad para probar su receta económica cruda y sin maquillajes en octubre de 2017 tras el triunfo sobre Cristina Kirchner

El problema es que el voto a Cambiemos, armado en ese proceso electoral, reunía a gente con diversas expectativas, y el macrismo quiso emular a los viejos partidos “catch-all” intentando conformar a todos. Macri tuvo su oportunidad para probar su receta económica cruda y sin maquillajes en octubre de 2017 tras el triunfo sobre Cristina Kirchner, pero desistió dos meses después tras los disturbios de la zona de Congreso por la reforma previsional. En aquel diciembre la recordada conferencia de prensa que cambiaba la meta de inflación enterraba la vía gradualista para saltar a la nada. Otra oportunidad para hacer un cambio de políticas se dio en agosto de 2018 cuando ya se daba por descontado el ingreso de Carlos Melconian y la salida de Nicolás Dujovne. Toda esa expectativa quedó finalmente en un cambio de organigrama. Hoy se trata de esperar que el dólar no se desmadre de aquí a octubre con la anuencia del FMI jugado con Macri en su intento de reelección, de seguir insistiendo en el plan de restricción monetaria para bajar la inflación, y rogando para que la clase media no salga a la calle con sus cacerolas en un marco de decepción, enojo y sustancialmente frustración que comparte con el presidente del Banco Central.

Tercera vía recargada. Sin embargo, el sistema político argentino es tan volátil que una elección provincial como la de Neuquén, que se adelantó ocho meses para no “contaminarse” por las grandes disputas, influye en el panorama nacional. Muchos interpretaron el triunfo del Movimiento Popular Neuquino como un despertar de la fuerza de la tercera opción, no mirando la preferencia de votar a un candidato local que luego se pueda adaptar a los resultados de las presidenciales. En definitiva, el domingo Omar Gutiérrez sacó unos 6 mil votos más que en 2015, pero en aquel año Daniel Scioli ganaba en la provincia con el 36% contra el 28% de Mauricio Macri.   

Los gobernadores peronistas también deshojan la margarita desde que Roberto Lavagna entró a la cancha

Si el testigo de la tercera vía ahora quedó en manos de Roberto Lavagna, el hombre de las sandalias dio un giro inesperado al abrirle la puerta a Marcelo Tinelli que podría ser el candidato a la gobernación de Buenos Aires, un espacio que aún no encuentra contrincantes de peso para María Eugenia Vidal.

Los gobernadores peronistas también deshojan la margarita desde que Roberto Lavagna entró a la cancha. Si bien algunos se inclinan por el vigor electoral de Cristina Kirchner, otros intentan decodificar el potencial propio del ex ministro de Néstor Kirchner. Dos elecciones generales ayudarán a la definición: el 7 de abril se vota en Río Negro y el 12 de mayo en Córdoba. En la provincia patagónica el peronista Martín Soria es quien corre con mayores posibilidades si finalmente la Corte Suprema no habilita la posibilidad de reelección del actual gobernador Alberto Weretilneck.

En Córdoba Juan Schiaretti ya se siente triunfador después de la ruptura entre dos sectores del radicalismo, liderados por Ramón Mestre y Mario Negri. La provincia mediterránea es una particular preocupación para los headquarters del oficialismo. Allí el Presidente sacó los 930 mil votos demoledores de diferencia que sellaron la elección en 2015 y hoy, en cambio, se encuentra en apenas un empate técnico con Cristina Kirchner.

¿Sí o no? En el mar de dudas generalizado, la candidatura de la ex presidenta es otra incógnita en la ecuación presidencial. Quienes sospechan que no se presentará esgrimen tres motivos:

1) Podría perder el ballottage con Macri y le traería un amplio costo personal.
2) El próximo mandatario asumiría en una situación crítica que requeriría realizar un superajuste a la griega que no estaría dispuesta a hacer.
3) Las causas judiciales propias y de su familia serían insostenibles en plena campaña, amplificadas por los grandes medios.

El primer punto es controversial en torno a encuestas que la dan ganadora contra las que no. El segundo punto no parece verificarse en torno a la historia reciente; se trata de ganar y después ver cómo se gobierna, lo que corre para todos. Luego queda el tercer punto, el de las causas judiciales como un factótum para su declinación, que sería confirmado por el video en donde clama por su hija actualmente en Cuba a raíz de una enfermedad. Pero su situación judicial es también política: habrá que ver si realmente la afecta en medio de la conmoción interna provocada por las andanzas del polifacético Marcelo D’Alessio y sus declaradas conexiones con periodistas, congresistas, fiscales, ministros y altos jueces de la Nación.

*Sociólogo (@cfdeangelis).   

 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4638

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard