Parcialmente nublado
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 20 de marzo de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / DESDOBLAMIENTO
domingo 27 enero, 2019

No hay Macri sin Vidal

Según encuestas que maneja la Casa Rosada si el Presidente va solo no gana Buenos Aires.

por Nelson Castro

Super Roberto, Roberto Lavagna. Foto: Pablo Temes

Lo del desdoblamiento electoral en la provincia de Buenos Aires es asunto terminado.” Así –con esa contundencia– una voz de Cambiemos daba por tierra con el sinfín de especulaciones que se tejieron –y se siguen tejiendo– acerca de un asunto que alentó fuertemente María Eugenia Vidal y que de igual manera disgustó a Mauricio Macri. A decir verdad, no solo a Macri sino también a uno de sus “ojos”: Marcos Peña.

Vidal y Peña hace tiempo que tienen una visión diferente y distante de la realidad; una relación ajada. La gobernadora tiene un contacto con la vida diaria de la gente del que el jefe de Gabinete carece. En esta pulseada que genera tanto de-sasosiego dentro del oficialismo, a Macri y a Peña hay que agregarle otro protagonista clave: Jaime Duran Barba.

De qué lado estás. Quienes militan por el desdoblamiento se ilusionan en conseguir algún apoyo por parte del consultor ecuatoriano que los habilite a seguir adelante con la idea. “Jaime ya no da un ‘No’ rotundo como respuesta; ahora se lo escucha decir ‘veremos, hay que estudiarlo’,” señala una voz del oficialismo provincial. El problema es que, mientras la definición se alarga, el tiempo corre. La fecha límite es el 15 de febrero. Para Vidal, el desdoblamiento tiene sentido si la fecha de la elección no va más allá del 30 de junio. Y para eso hace falta una ley que debería ser presentada ante la Legislatura bonaerense el 1° de marzo, para que fuera aprobada no mucho más allá del 15 de marzo y poder tener así 90 días para organizar y llevar adelante la elección.

Con encuestas que van y vienen, de varias de las que se manejan en la Casa Rosada, se desprende que hoy, si el Presidente va solo, la provincia de Buenos Aires la pierde. La necesidad que tiene de compartir boleta con Vidal es absoluta. Paradoja interesante –como lo son todas las paradojas– la que los une a Macri y a Cristina Fernández de Kirchner: a ella también la perjudicaría el desdoblamiento ya que muchos intendentes peronistas se verían liberados de verse obligados a compartir boleta con la ex presidenta y podrían escapar de la dura –y por momentos feroz– interna del PJ.

Entre tanta navegación por las procelosas aguas de la interna, hubo un hecho que le trajo sosiego al Gobierno: la reunión entre el Presidente y Elisa Carrió. La foto de ambos sonrientes es producto de la necesidad de Cambiemos. La unidad de la coalición es una condición indispensable para poder enfrentar la elección con alguna chance de éxito. Se acordó allí que las disidencias de Carrió seguirán –“son las propias de una coalición”– y que su participación en la campaña será muy activa. Se la verá acompañar a los candidatos de Cambiemos en todo el país. Y junto a ella estará el ex vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

Bolsonaro, una suerte para Macri​, por Jorge Fontevecchia

En este marco, hay un nombre que desvela tanto a opositores como a oficialistas: Roberto Lavagna. Un dato objetivo: el ex ministro de Economía ha elevado significativamente su actividad política y su posible candidatura ya no tiene la categoría del disparate. Y en Alternativa Federal la movida en favor de esa postulación crece.

Un primer análisis que se hace en ese espacio es que con Lavagna se puede ir hacia la conformación de una coalición electoral absolutamente imprescindible para aspirar a una buena elección. Y esto es así porque varios dirigentes importantes del radicalismo y del socialismo están dispuestos a apoyarlo. “Esta elección se definirá en segunda vuelta y si se tiene en cuenta que tanto Macri como Cristina tienen entre 60% y 70% de imagen negativa, eso nos da chances”, señala con entusiasmo un dirigente del Peronismo Federal.

Esto complica las aspiraciones presidenciales de Sergio Massa, quien el 4 de febrero tendrá una reunión en Mar del Plata con varios gobernadores. Será una continuidad de la que ya tuvo en Córdoba. Massa ha dicho que, si Lavagna decidiera ser candidato, debería haber una interna. Esta idea no es compartida por varios de los caciques del Alternativa Federal que, encuestas en  mano, piensan que hay que evitar ese proceso para evitar un desgaste innecesario y para colocarlo al ex intendente de Tigre como candidato a competir por la gobernación de la provincia de Buenos Aires. Allí las encuestas le dan muy bien. Por eso no se descarta que en el encuentro del lunes 4 en La Feliz, los mandatarios provinciales lo insten a Massa a resignar sus aspiraciones presidenciales y a enfocarse decididamente en la geografía electoral bonaerense.     

Aire oficial. La macroeconomía le viene dando al Gobierno un resuello. La estabilidad del precio del dólar más la felicitación que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recibió por parte de la Directora gerenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde llevaron tranquilidad a la Casa Rosada. Lagarde no se quedó ahí sino que vaticinó que, en caso de ganar las elecciones CFK, el espectro de la incertidumbre se abatirá nuevamente sobre nuestro país. Nada de esto tendrá ningún peso electoral si, para la mucha gente que hoy no llega a fin de mes, no aparecen mejoras concretas en su economía personal. Abril y marzo viene con más aumentos de tarifas.

Lavagnomics: la economía según Lavagna​, por Gustavo González

El plebiscito en La Rioja para aprobar o rechazar la re-reelección de su gobernador, Sergio Casas, obliga a dos lecturas. La primera, relacionada con la situación interna de la Corte Suprema. El muy controvertido fallo adverso al Gobierno fue otra muestra de la falta absoluta de poder de su presidente, Carlos Fernando Rosenkrantz. Su mandato tiene fecha de caducidad. La segunda, de índole político, nos retrotrae al intento que con igual fin hizo el entonces gobernador de Misiones, Carlos Rovira. Aquello ocurrió en 2006 y el rechazo a esa iniciativa frenó la oleada de re-reelecciones que hubieran intentado otros mandatarios provinciales. Fue el coraje cívico del obispo Joaquín Piña –el jesuita a quien mucho apoyó y ayudó el entonces cardenal Jorge Bergoglio– quien se puso al frente de la campaña que terminó rechazando esa medida que tenía como único objetivo la perpetuación en el poder de Rovira.

La idea feudal del poder es algo instalado en las provincias más empobrecidas de la Argentina. Es una simbiosis de nefastas consecuencias sociales, económicas y políticas. Y lo más penoso es observar cómo, a pesar del paso tiempo, los hechos se repiten a la manera de un sino.

“Lo que fue, eso será, y lo que se hizo, eso se hará; no hay nada nuevo bajo el sol” (Eclesiastés 1-9).

Producción periodística: Lucía Di Carlo.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4574

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard