jueves 22 de abril de 2021
DEPORTES Análisis
11-03-2021 19:32

La muerte del fútbol | Zona liberada (Undécima entrega)

En este episodio se describe el vaciamiento de poder del fútbol argentino en FIFA, causado por la sospechosa torpeza de Mauricio Macri, los aprietes de sus operadores y su nuevo vínculo con Gianni Infantino.

11-03-2021 19:32

Hace más de dos mil años el tesorero Judas Iscariote, por treinta monedas de plata, se transformó en el primer dirigente traidor. Al menos entre los registrados en los Evangelios Canónicos de la Iglesia católica, la misma que con un par de padrenuestros perdona los pecados que le confiesan personajes como el actual presidente de FIFA, el ítalo-suizo Gianni Infantino, y su último aliado, nuestro Mauricio Macri, ahora presidente ejecutivo de la Fundación FIFA.

Dos conspiradores ya mencionados en otra entrega de esta serie, quienes por su relevancia no son menos condenables que sus antecesores Joseph Blatter y Jérome Valcke, cuyas sanciones por los censurables actos cometidos en la casa mayor del fútbol mundial, también se describieron aquí.

Infantino, como vimos al abordar el corruptivo VAR, traicionó el cadáver todavía caliente de Julio Grondona y a todo el fútbol mundial, a su historia y a su tradición. Macri, como se sabe, lo hizo con los argentinos que depositaron su fe votándolo para el ejercicio de la presidencia de la república y, como no podía dejar de serlo, también confabuló contra el fútbol criollo, ayudando a vaciarlo internacionalmente tal como se verá líneas abajo.

Macri traicionó a los argentinos que lo votaron para presidente de la república y confabuló contra el fútbol criollo, ayudando a vaciarlo internacionalmente.

Si bien de la nueva y actual unión de ambos dirigentes, raros Doctor Jekyll y Mr. Hyde futboleros, se volverá a hablar en futuros capítulos, ahora es momento de detenernos individualmente en cada uno de ellos. Comenzando con el ‘hijo de don Franco’, el hombre que lo crió en Barrio Parque, entre lujos y riqueza y él le agradeció intentando limpiar los escombros que dejó en el Correo, o ‘Curreo’ como se conoce a esta causa popularmente.

El joven Mauricio, desde sus tiempos ‘noventistas’ en la presidencia de Boca Juniors, no aceptaba que un simple ferretero de Sarandí le cortase las ínfulas. Macri, que en su club se permitía reducir a un segundo lugar a Diego Maradona, en la AFA era condensado a su desconocida figura de ser ‘uno más’. Pasó a odiar a Julio Grondona y a todo su entorno. Seguramente con reciprocidad, pero también con diferencias. ‘Don Julio’ jamás haría algo que lastimase al fútbol, menos aún a su hijo putativo, el fútbol vernáculo. Macri, ombligo de su algodonado mundillo, con tal de devastar lo sembrado por Grondona consiguió, de la mano de Infantino, meterse últimamente en FIFA y desde allí, como antes desde la Casa Rosada, desmantelar lo que el dirigente líder de AFA construyó en largos años.

Hoy, nuestro fútbol no tiene peso en FIFA. El argentino, claro, y el de todo el subcontinente. Por eso, en estos días, los clubes sudamericanos debieron someterse a la decisión de los poderosos europeos que decidieron no prestar sus mejores jugadores para nuestras selecciones. La excusa es perfecta, la pandemia que por ‘aquí’, en su segunda onda, aunque no en todos lados, muestra matices más feroces que ‘allá’. La CONMEBOL bajó la cabeza, nunca alta, acató y suspendió la doble jornada eliminatoria. Nada de ello sucedería con Grondona vivo y, quizá, tampoco si su escaño lo ocupase Luis Segura o un connacional aceptable. Pero Macri, para matar al capitán del barco, hundió el navío y su flamante camarada, Infantino, lo llevó a la costa de la nada con un bote salvavidas que no se infla, mientras postergó el desembarque argentino, en FIFA, hasta el día del arquero.

 

Hoy, nuestro fútbol no tiene peso en FIFA

 

Por el vínculo que el segundo marido de Juliana Awada –su tercera esposa– estableció con el poliglota Infantino, los intereses de este en la Fundación FIFA llevaron al ‘Gato que aguanta’, Mauricio, a mirar ambiciosamente su hasta entonces desconocida África. Y en consecuencia a desatender su América Letrina natal (Macri es de aquellos que no pueden tomar mate y escuchar radio al mismo tiempo). De sus andanzas africanas se escribirá más específicamente otro día, pero del desmantelamiento de lo que ya estaba sólido y establecido en FIFA y favorecía a la Argentina, es preciso dejar asiento aquí y ahora. Porque esa plaga de langosta que alentó, es más que un descuido, hubo premeditación y alevosía.

La crítica al desmonte macrista de la estructura nacional en FIFA, que se desnudará a continuación, no tiene que ver con nombres u hombres, siempre pasajeros de la historia, ni con caros tickets en primera clase o intrusos del furgón de cola. No es problema de casta social ni de género. No. Mal importa si fulano o mengano fue usado y tampoco interesan las ideologías, derecha, izquierda, peronismo o anti-peronismo. Importan las posiciones ocupadas y los territorios conquistados que se perdieron. El malcriado ingeniero, como un Calígula moderno, arrasó con todo para quedarse sin nada. El imperio blanquiceleste perdió su verdadero poder en Zurich; lo cambió por su labor en la Fundación FIFA, que por las luces externas se parece más a un antro que a un patronato y de ella se dirá próximamente lo que deba decirse.

Volvamos a las primeras páginas. Cuando murió Grondona, diferente de su vicepresidencia, la silla que ocupaba en el Comité Ejecutivo de FIFA no era una dote personal, sino una posición argentina que él había logrado para el país, como otras que ya se mencionarán en este mismo texto.

Muerto el Nº 1 del país, pasó a ocuparla automáticamente el Nº 2 del momento, Luis Segura, ex titular de Argentinos Juniors cuando fue campeón en 2010, quien lo reemplazaba estatutariamente en la presidencia de AFA. Macri, ya intendente porteño pero luego más poderoso aún, mientras el país se le caía a pedazos sin saber qué hacer junto a su ineficaz grupo de ‘Cardenales’, entendió que era hora de pensar en su futuro... ¡En el fútbol! Y avanzó dos filas, en el tablero de ajedrez afista, a su operador de siempre, Daniel Angelici. O simplemente el ‘Tano’, su sucesor ideológico en Boca y quien siempre comió de su mano que, parece, hasta ahora es de las pocas que no mordió.

Argentina perdió su poder en Zurich; lo cambió por su labor en la Fundación FIFA, que por las luces externas se parece más a un antro que a un patronato.

Por aquellos tensos días, fogoneado por la diputada de Cambiemos, Graciela Ocaña, comenzó a denunciarse el ultraje a los fondos públicos ocurrido con el programa Fútbol Para Todos que aquí, a partir del libro ‘KARTELL’ de Marcelo López Masía, ya tratamos en la octava entrega. En esa cenagosa coyuntura fue cuando Angelici, que se decía su amigo, le juró a Segura, con palabra comprometida del rey Mauricio, que, si renunciaba a ambas entidades, AFA y FIFA, no se lo procesaría en esa causa que prometía más esquirlas de las que repartió hasta hoy.

Entre otros caprichos de entonces, Macri quería a Marcelo Tinelli en la AFA, para que el conductor de Bolívar le debiese el favor y se lo devolviese en solapados y políticos mensajes televisivos de sus programas. Además, había que sacar del medio a Luis Segura, un penitente ‘hombre de Grondona’, tal como se categorizan las relaciones más próximas en los absurdos códigos de estas malas copias mafiosas. Créase o no, por entonces, en medio de espurias negociaciones con el FMI, Mauricio, creyéndose Abraham Lincoln o Mahatma Gandhi, se grababa así mismo, tomando nota de su día a día, ya pensando en ‘Primer Tiempo’, el libro que desfachatadamente lanzará el 18 de marzo.

Luis Segura, todavía hoy sin conseguir ir a la cancha de su club porque es insultado (lo acusan de vaciamiento), por algún motivo se asustó. Y renunció. A la AFA, dejándola en manos de una Comisión Normalizadora que, a través de sus alfiles, Macri quería para sí, y también renunció al premio mayor, a FIFA.

Pero, entonces y previsiblemente, Macri no tenía un plan ‘B’ pronto, sustitutivo para FIFA. Típica falta de los ineptos políticos nativos. Así, absurdamente y por culpa de Macri, ese mismo día se perdió la cotizada silla en el Comité Ejecutivo de la casa madre del fútbol en Zúrich, que recuperó Europa. Ese asiento difícilmente se reintegrará algún día si no nace otro Julio Grondona. ‘A la carga Barracas’ no suele ser una buena estrategia, lo demuestra que tampoco Tinelli asumió en AFA sino el yerno del sindicalista Hugo Moyano, también titular de Independiente, Claudio ‘Chiqui’ Tapia, presidente de Barracas Central, quien según su suegro lo traicionó...

Por culpa de Mauricio Macri, ese mismo día se perdió la cotizada silla en el Comité Ejecutivo de la casa madre del fútbol en Zúrich, que recuperó Europa

Bueno es recordar también que Luis Segura, obviamente y pese a la falsa promesa de Angelici-Macri, fue procesado en la causa FPT, junto a todos los tesoreros de AFA de ese ciclo y a los ex jefes de Gabinete kirchneristas, Aníbal Fernández y Jorge Capitanich, y al ex vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto. En el revoleo se incluyeron en ese proceso el viejo sanlorencista Rafael Savino, que estuvo menos de un mes en el cargo y el vicepresidente de Arsenal de Sarandi, Miguel Ángel Silva, solo por ser del mismo club de Grondona y Secretario de AFA, sin ligamen con el tema. Más... no cayó un único tesorero afista de todo ese periodo, el azulgrana Matías Lammens. No solo jamás fue llamado a indagatoria ni pisó Tribunales, en el firulete de este tango, terminó libre y Ministro de Turismo y Deportes del actual gobierno.

Lammens, por estos avatares, luego de ser llamado ‘clon de Marcelo Tinelli’ en el club de sus amores, recibió el bautismo de ‘buchón’ por parte de sus colegas de AFA. Según ellos entregó a todos los otros para ser excluido del proceso... Nada puede aceptarse ciento por ciento y nada puede descartarse ciento por ciento, aunque si hay que elegir una u otra opción, ya sabemos cuál es la más apropiada a escogerse, especialmente cuando se trata de toda esta linda gente. Sin olvidar que, Pablo Moyano, hijo del camionero Hugo, dedicado al mundo de la pelota, exclama públicamente que Lammens es un caradura, sin que nadie diga lo contrario.

 

Pablo Moyano, hijo del camionero Hugo, dedicado al mundo de la pelota, exclama públicamente que Lammens es un caradura, sin que nadie diga lo contrario.

¿Qué se le imputa a Segura? Que debía conocer el destino que los clubes daban a los cheques librados en AFA por Fútbol para Todos. Absurdo. “Una acusación que tenían preparada para Julio y la heredó Luis”, dicen mis buenas fuentes afistas. Cierto. Tanto cuanto es cierto que el mismísimo ‘Tano’ Angelici, luego Secretario General de AFA, como una extensión de su promesa incumplida, ‘le puso’ los abogados al aterrado Segura, a esta altura también ingenuo. Los doctores Dario Richarte y su subalterno Diego Pirotta, ambos ex SIDE y defensores del vicepresidente de la nación, Amado Boudou, en la causa Ciccone, ya lo abandonaron. Estos abogados, conocidos ex miembros del ‘grupo sushi’ en tiempos presidenciales del anodino Fernando De la Rúa y del dudoso clan del más dudoso aún banquero metido a editor, Sergio Spolsky, no son ajenos al fútbol.

Un tiempo atrás, ambos estuvieron en CONMEBOL (Pirota, suplió a Ricardo Gil Lavedra en el Tribunal de Disciplina sudamericano) y Richarte era vicepresidente tercero de Boca Juniors en tiempos de Angelici y amigo del polémico Gustavo Arribas, en esa época titular de la SIDE y con alguna participación en el pase del delantero boquense Jonathan Calleri... Dicen que fue su labia la que consiguió que ‘Chiqui’ Tapia fuese aceptado como uno de los seis representes de CONMEBOL en FIFA, entre los 37 de todo el planeta, que no es la posición que ocupaba Grondona, sino la que alguna vez, en los años setenta, le correspondió al Almirante Carlos Lacoste. Pero poco le duró: lo sustituyó el uruguayo Ignacio Alonso. Por más que se muevan las perillas, el reloj del averno siempre da la misma hora.

Hoy, envejecido, Luis Segura, se fue del fútbol, está más pobre, embargado en 50 millones de pesos, y va a juicio público por ‘administración fraudulenta’. Solo espera que Alberto Fernández, su amigo de los tiempos de Argentinos Juniors, club del cual es fanático el actual presidente del país, lo ayude... En tanto el buen soldado macrista, Daniel Angelici ya no es el presidente de Boca, pero continúa oficiando de intermediario en la Justicia, conserva sus nexos con lo que sobró de los servicios de Inteligencia y asesora, a quien lo pida, en temas relacionados con el juego, su verdadera y original fuente de ingresos: ¿Algo que ver con las casas de apuestas que enriquecen con el VAR? De Villa Soldati, donde nació, al mundo. ¿Por qué no?

Luis Segura va a juicio público por ‘administración fraudulenta’. Solo espera que Alberto Fernández, su amigo de los tiempos de Argentinos Juniors lo ayude

Un detalle interesante: el día en el que Luis Segura renunció en AFA y perdió su privilegio en FIFA, no solo fue el siguiente a la tercera derrota de la Selección en una final de Copa América, en este caso la del Centenario; ese lunes, 26 de junio de 2016, hubo una amenaza de bomba en el edificio de la calle Viamonte... Fuera la presión de FIFA de desafiliar a la AFA si no se llamaba a elecciones inmediatamente. Le habían construido tal caos que el directivo no volvió a pisar la AFA. Se dedicó a sus farmacias sampedrinas y a vender alfajores Amalfi desde Pilar, donde vive, en un country, con la hermana del rubio ex volante de los ‘Bichos Colorados’, Gastón Machin.

En medio de toda esa promiscuidad, Macri y Tinelli también se distanciaron porque el conductor televisivo se habría aproximado a Daniel Scioli en momentos de campaña electoral. Solo Grondona podía mantener en equilibrio esa balanza que de un lado coloca a los corruptos y traidores y del otro a los lelos y cipayos. Podrían exterminarse entre ellos que pocos lo lamentarían, el problema es que todos maman de la teta del fútbol, lacerando su ubre. Lo usan, lo pisan, lo estrujan, lo escupen, lo que haga falta con tal de ‘salirse con la suya’, de responder a sus otros intereses y de satisfacer sus ambiciones. Y después, cuando metafóricamente tienen sangre en sus manos y rodillas, dicen que se cayeron de la bicicleta, solo porque sabemos que ‘pedalean’. Y también dicen que el fútbol no se muere, que vive un gran momento.

El fútbol argentino, gracias a Grondona, había conseguido más posiciones en FIFA, algunas inimaginables como la presidencia de la Comisión de Apelaciones, que equivale al más alto cargo judicial del fútbol mundial. El abogado y escribano porteño Fernando Mitjans la ocupó por una década (2006-2017). Nunca antes, en la historia, otro sudamericano había tenido tamaño puesto y tan enorme poder de decisión, a la hora de los conflictos. Posición que, tal como había sucedido siempre, antes de ‘Don Julio’, volvió a manos de un europeo, Thomas Bodstrom, ex ministro de Justicia de Suecia, hijo Lennart Bodstrom, conocido canciller del primer ministro, asesinado en 1986, Olof Palme.

 

Nunca antes de Julio Grondona, en la historia, otro sudamericano había tenido tamaño puesto y tan enorme poder de decisión, a la hora de los conflictos.

Infantino compensó las pérdidas vitales del fútbol argentino con pastillas mentoladas FIFA. Le dio cuatro cargos menores a nuestros compatriotas. El abogado de ‘Chiqui’ Tapia, Andrés ‘Patón’ Urich, ex arquero de Colegiales, Argentino de Merlo y Excursionistas, asesor legal de la AFA, se convirtió en un miembro más del Comité de Apelaciones (no tiene poder para decidir nada de todo lo que decidía Mitjans). El doctor Donato Villani, a cargo de la salud de la Selección Argentina en el Mundial de 1994, en Estados Unidos, cuando ‘le cortaron las piernas a Maradona’, hoy al frente del departamento médico de AFA, desde la época de Grondona, participa de la Comisión de Medicina de la FIFA.

Todavía con menos importancia que ellos, están nombrados Rodolfo D´Onofrio, titular de River, quien integra la inocua Comisión de Grupos de Interés del Fútbol. Y la abogada Carolina Cristinziano, única dama, que sueña en alcanzar la presidencia de Rosario Central, con presencia en el Comité de Regularización de AFA entre 2016 y 2017, es miembra de la Comisión de las Federaciones (es esposa del ex goleador ‘Canalla’, Gonzalo ‘Pejerrey’ Belloso, actual Director de Desarrollo y Secretario General Adjunto de la CONMEBOL, mano derecha del presidente Alejandro Domínguez). Entre todos no suman el 10% de lo que se perdió al morir Grondona y Macri al destronar a Luis Segura.

Javier Zanetti también está en FIFA pero no por AFA, sino como vicepresidente del Inter de Milán, cargo que le permite integrar la Comisión Organizadora de Competiciones. Asimismo, en algún fugaz momento estuvo por desembarcar otro ‘monje negro’ afista, el cordobés –del club Belgrano– Armando Valentín Pérez, postulado por Macri para la Comisión de Desarrollo del Jugador. Los informes que llegaron desde Argentina del ex presidente de la Comisión de Regularización de la AFA, derribaron al fabricante de cosméticos ‘Tsu’ que quería maquillar al fútbol con un gerenciamiento empresarial, tipo el de su propia compañía... La que en 2019 cerró su planta de Villa Lynch y despidió a 150 empleados, tal vez confirmando que la fórmula de Pérez no era ni parece ser la mejor.

Armando Pérez fue postulado por Macri para la Comisión de Desarrollo del Jugador pero los informes que llegaron desde Argentina del ex presidente de la Comisión de Regularización de la AFA, derribaron al fabricante de cosméticos ‘Tsu

Todo lo relatado es una muestra clara de la ineficiencia macrista, también manifiesta en el fútbol, especialmente cuando se hace la voluntad del propio Mauricio Macri. Males que no terminan allí, porque entre otras cosas que marcan la gravedad del caso, sobresale que en ese período pos-Grondona se tercerizó el doping del fútbol argentino. Llevado a España, se sabe que hasta poco tiempo se pagaba por el envío y análisis de 44 frascos por fecha disputada, cuando en realidad se mandaban once envases. ¿Y los otros 33? Nunca se supo bien cuál es el camino de los 10 mil dólares semanales que cuesta esa operación, solo se sabe que se liquidó, en el país, la Comisión Antidoping. ¿Por qué? Nadie lo explicó nunca.

No solo Segura fue víctima de las 'tramoyas' de Macri en FIFA, el escribano Fernando Mitjans, que alguna vez gozó de su apoyo, también. Hombre de fútbol, merecidamente se había ganado la confianza de toda la organización mundial. No solo porque Grondona ponía las manos en el fuego por él, también porque trabajaba ad honorem, sin cualquier interés que no fuese el bien del fútbol (como debe ser, pero algo poco usual en la vidriada casa de Zurich). Mitjans heredó virtudes morales y capacidades dirigenciales de su homónimo padre, aquel santafesino –de Colonia Margarita– hincha de Newell’s Old Boys y luego dirigente boquense que en su breve e impecable paso por la presidencia de AFA, la ‘desintervino’ en 1974.

Pero, José López Rega, el ‘brujo’ y Ministro de Bienestar Social de Juan Domingo Perón y su sucesora Isabel Perón, que amaba el poder y las tinieblas, lo reemplazó por el médico y sindicalista David Bracutto, además de perseguirlo y obligarlo a exilarse, con toda su familia y durante un semestre, en Uruguay. No fue la única vez que los Mitjans estuvieron en peligro. Cuando Fernando nació, en 1955, su progenitor estaba detenido porque la Revolución Libertadora lo acusaba de la autoría de los estatutos de la Fundación Eva Peróny por su labor presidiendo la Confederación General Universitaria, la Universidad Justicialista que editaba el periódico ‘Actitud’ y, en teoría, pretendía ser apolítica.

 

Se sabe que hasta poco tiempo se pagaba por el envío y análisis de 44 frascos por fecha disputada, cuando en realidad se mandaban once envases. ¿Y los otros 33? Nunca se supo bien cuál es el camino de los 10 mil dólares semanales que cuesta esa operación, solo se sabe que se liquidó, en el país, la Comisión Antidoping. ¿Por qué? Nadie lo explicó nunca.

 

Hoy, 65 años después, Fernando Mitjans, hijo, es el titular desde hace más de una década del Tribunal de Disciplina de AFA, adonde llegó, a fines del siglo pasado, recomendado por Mauricio Macri... El ex alumno de Cardenal Newman lo había descubierto en su paso por Boca, club donde Mitjans recaló por herencia paterna; su padre, quien en 1973 también comandó la Comisión Pro Mundial ‘78, fue vice de Alberto J. Armando, histórico mejor presidente de la vida xeneize y socio de Franco Macri en el negocio de importación y venta de automóviles.

Por sus capacidades de conducción e integridad, en el ambiente del fútbol mundial no extrañó que Mitjans (hijo) fuese uno de los cuatro salvadores de la entidad, cuando el 27 de mayo de 2015 explotó el famoso ‘FIFAgate’ dejando acéfala a la entidad. Junto al español Ángel María Villar, más un representante de Singapur y otro de Italia, integró la Junta Electoral que recondujo ese caos a buen puerto, en un momento en que parecía que FIFA iría a desaparecer. La coronación de este ciclo fue el 26 de febrero de 2016, cuando el argentino Mitjans y no otro, le hizo firmar a Gianni Infantino el acta de asunción, recomponiendo la integridad del ente rector del mundo futbolístico.

Infantino, inicialmente limpio de culpa y cargo en todo ese convulsionado periodo, luego –una vez empoderado– entró en un cono de sombras. No solo aumentó sueldos que ya transgredían el reglamento de las asociaciones civiles y violaban los estatutos de quien está obligado a funcionar sin fines de lucro, como es el caso de FIFA, en definitiva actuando contra la ley, sino que adjudicó altos emolumentos a posiciones que hasta allí nunca habían sido remuneradas. No se trata de pagos simbólicos, sino de sueldos mensuales de 50 mil euros o bonos anuales de 250 mil dólares, cifras que no se justifican como viáticos y no condicen con la histórica función del Tribunal de Ética y Justicia.

Infantino, inicialmente limpio de culpa y cargo en todo ese convulsionado periodo, luego –una vez empoderado– entró en un cono de sombras

Esta actitud de ‘mano abierta’ con la caja de la institución, mínimamente lo vuelve sospechoso de ‘inducir’ apoyo a sus decisiones, comprometiendo la autonomía de los órganos internos que deberían controlarlo. Un quebrantamiento grave que cualquier auditoría independiente sancionaría, además de impedir la continuidad de ese despilfarro negándole su firma en el balance del ejercicio anual.

Infantino se justifica con los resultados económicos que crecieron en su ciclo: sumó ingresos de 6.421 millones de dólares, ascendiendo sus activos a 4.389 millones (el 50 % más que el período anterior), con aumento de reservas a 2.745 millones. Es un banco. Sin los controles de los bancos... Un negocio que seguirá creciendo económicamente con proyectos como, por ejemplo, 48 países jugando la fase final de los Mundiales. El fútbol, su nivel y la alta competitividad, que se jodan.

Mientras contaba dinero, al conectarse con Macri, en el paso de 2017 a 2018, Infantino le pidió la renuncia a Mitjans de modo sorpresivo y sin motivo aparente que no otro que el de dominar esa preponderante área y atender el pedido de su nuevo amigo, suspicaz vínculo del que se hablará en otro episodio. Es curioso que eso haya ocurrido poco después que Mitjans consiguiera una vaticana audiencia privada, solo para él e Infantino, con el Papa hincha de San Lorenzo.

Allí, don Gianni no besó a Jesús en el Huerto de Getsemaní, como Judas, pero besó a Francisco en la casa Pontificia de San Pedro, en Roma, y de ‘contrabando’ llevó a su esposa y a su madre, que no estaban previstas, abriéndosele un sumario en el Tribunal de Ética, salvado por Mitjans que mintió diciendo que Bergoglio lo había aprobado de antemano, lo que no era verdad. Doble favor que nunca dejó de agradecerle el titular de la FIFA, quién hasta hoy se llena la boca con las virtudes de ‘mi amigo Fernando’... ¿Que por honesto es mejor mantenerlo lejos? ¿De dónde lo ‘agarró’ Macri para que Infantino le haga tanto caso? Extraño. Se averiguará.

 

Infantino se justifica con los resultados económicos que crecieron en su ciclo. Es un banco. Sin los controles de los bancos... Un negocio que seguirá creciendo económicamente con, por ejemplo, 48 países jugando el Mundial. El fútbol, su nivel y la alta competitividad, que se jodan.

Un ex miembro del Tribunal de Disciplina de AFA, que aprecia tanto a su colega como lo distinguía Grondona cuando lo llamaba ‘Profesor’, intentando entender la rara situación, se pregunta con sorna: ¿Macri se habrá enterado que Mitjans cursó el colegio con Alberto Fernández, desde hace 40 años socio de su esposa en el estudio jurídico, la recién renunciada ministra de Justicia, Marcela Losardo?”. Todo puede ser... Aunque la tesis que mejor cierra en AFA es la de que Mitjans no es comprable.

Ese dirigente de club del interior, también recuerda que ‘Don Julio’, casi paternalmente, lo embromaba al ‘Profesor’ por sus años de escribano en los concursos de Canal 9 (específicamente, en el programa de Flavia Palmiero, quien en el remolino de la vida terminó en los brazos de Franco Macri...). Fernando Mitjans era el escribano personal del dueño del canal ‘Libertad’, Alejandro Saúl Romay, y fue por pedido del famoso ‘Zar’ que aceptó aparecer en pantalla y controlar que los concursos fuesen ‘sin tongo’.

Parece mentira tener que escribir que Diego Maradona tenía razón en algo, pero a veces el diez la ponía en el ángulo también fuera de las canchas. Como cuando, dos meses antes de morir en inciertas circunstancias, declaró en televisión los motivos de su renuncia como embajador de la entidad y también como capitán del equipo de las Leyendas, dos cargos honorarios en FIFA: “Infantino me decepcionó; está premiando a Macri que se robó todo en el gobierno, junto a un montón de amigos suyos que se hicieron millonarios negociando con el Estado nacional. Es simple, tiene que ir a la cárcel con todos sus secuaces y no a la FIFA".

 

Fernando Mitjans era el escribano de Alejandro Romay, y fue por pedido del ‘Zar’,aceptó controlar que los concursos de Canal 9 fuesen ‘sin tongo’.

A esta altura del campeonato, cuando uno recuerda que el propio Maradona le decía ‘Cartonero Báez’ a Mauricio Macri, se debe revisar la interpretación del mote y hacerse una relectura. Asociándolo al impugnado testigo del caso Carlos Monzón (por el femicidio de su cónyuge Alicia Muñíz, en Mar del Plata), donde Rafael Cristiano Báez acomodaba su testimonio a gusto del consumidor, ahora se comprende que "El 10’ no intentaba rebajar al presidente de Boca al nivel básico del cartonero, sino equiparar al indigente en el nivel también veleta de Macri...

En definitiva, todo ese guiso infiel, felón y desleal, recalentado una y otra vez desde los tiempos de Judas Iscariote, de mediocre conspiración política, anti-país y anti-fútbol, apartó a la Argentina de la mesa de decisiones de FIFA y hasta de CONMEBOL, dejando una AFA en ese momento diezmada e intervenida. Más todo lo que vino después y tenemos hoy que es sospechoso, desconcertante y mortífero en el largo plazo. Porque vaciar es matar. Equivale a la tradicional ‘zona liberada’ policial, que asesina sin que los uniformados disparen un solo tiro. Pobre pelota. Disculpe ‘Don Julio’. Despierte Infantino. Ese es el legado futbolero y local de Malricio Malcri, como lo llama un conocido de sus días de distractivo golf. Dos veces mal.

Continuará...

* Ex director asociado de ‘Diario Perfil’ y creador de la icónica revista ‘Solo Fútbol’.