lunes 17 de mayo de 2021
ECOLOGíA TIPS ECO HOUSE
21-10-2020 12:13

5 pasos para tener un hogar más amigable con el ambiente

Las decisiones que tomamos día a día son la razón principal del deterioro ambiental: ¿Cómo llego al trabajo? ¿Cómo gestiono mis residuos? ¿Cómo ilumino mi hogar? ¿Dónde compro la comida? ¿Dónde dispongo los residuos orgánicos? Cinco consejos para hacer tu vida más ecofriendly.

21-10-2020 12:13

Si te proponés empezar a transitar el camino hacia una vida más sostenible y amigable con el ambiente, el mejor espacio para comenzar es tu hogar. Te damos 5 ejes por los que podés empezar:

1.Gestión de residuos. En Argentina generamos un promedio de 1,3 kg de residuos diarios por habitante. Si multiplicamos esa cantidad por los más de 44 millones de personas que somos, las cifras superan los 57.200.000 kilos diarios. Con pequeñas acciones podemos contribuir a reducir nuestros residuos en un 80% obteniendo algunos beneficios extra:

  • Reducí el consumo innecesario de bienes y servicios. Elegí productos con el menor packaging posible como los repuestos de productos de limpieza o la compra a granel llevando tus propios envases. Otro consejo es evitar el uso de descartables llevando siempre tu propia bolsa de tela o, en el caso que comas afuera, teniendo tu botella reutilizable, cubiertos de metal o bambú y tu propio tupper.
  • Reutilizá. Poné en juego tu creatividad dándole una segunda vida a los productos que descartás. Al reutilizar, evitás que se vuelva a extraer materia prima para la elaboración de un nuevo producto, ahorrando también el agua y la energía necesarias para producirlo y transportarlo.
  • Reciclá. Es importante que te primero te informes sobre dónde disponer los reciclables en tu municipio. Luego, separá en origen papel, cartón, plástico, vidrio, metal, tetrabrick y telgopor para llevarlo a un punto de acopio o campana verde. De esta forma podés recuperar hasta el 40% de tus residuos y fomentás la economía circular. Compostando tus restos orgánicos también podés reducir tu volumen de residuos diario en otro 40%. Finalmente, la botella de amor es una práctica sencilla y divertida para hacer en familia y sirve para recuperar los envoltorios plásticos difíciles de reciclar qué, tratamiento mediante, terminan convirtiéndose en madera plástica.

2.Consumo de energía. Casi todo lo que hacemos en nuestro día a día requiere de algún tipo de energía. En su mayoría, ésta proviene de combustibles fósiles como el gas o el petróleo que, además del impacto que generan, son recursos no renovables. De allí la importancia de incorporar hábitos de consumo eficiente y responsable. Algunos tips a tener en cuenta son:

  • Cocina. Cuando necesites cocinar tus alimentos haciendo uso de hornallas, elegí las más adecuadas según el tamaño de tu recipiente. Si además usas la tapa de la olla o aprovechás el calor residual del horno, consumirás menos energía y tu comida estará lista mucho más rápido.
  • Consumo vampiro. Aunque tus aparatos eléctricos y electrónicos estén apagados, mientras sigan enchufados tienen un pequeñísimo consumo de energía que parece imperceptible -aunque en realidad representa el 10% de tu factura-. La solución: desenchufá todo aquello que no estés utilizando hasta que lo necesites (microondas, cargador de celular, televisor, etc.). También podés centralizar varios enchufes en una zapatilla y apagarla cuando no los estés usando.
  • Electrodomésticos. Siempre que puedas, extendé la vida útil de tus electrodomésticos. Eso sí, a la hora de cambiar, elegí los de eficiencia energética A: ofrecen las mismas prestaciones que otros productos, pero consumen energía de forma mucho más eficiente, lo que al final se traduce en un ahorro muy significativo de tu consumo diario. Tip extra: los electrodomésticos modernos vienen con una etiqueta que se parece a un semáforo; mientras más cerca del verde y de la letra A se encuentre el artefacto, más eficiente será.
  • ¡Pasate a LED! Consumen un 90% menos de energía y tienen una vida útil mucho más larga.
  • Aire acondicionado a 24°. Cada grado de diferencia aumenta el consumo energético entre un 5 y un 8%. Por tanto, unos 6 grados más -o menos- implican un consumo de alrededor de un 50% más. Otra recomendación es la limpieza de los filtros cada 3 meses.
  • ¡Aprovechá la luz del día lo más que puedas y evitá encender lamparitas innecesarias!

3.Uso responsable de agua. El agua dulce es un recurso valioso y escaso, por esto es tan importante utilizarlo de la manera más responsable posible. Algunos hábitos para incorporar son:

  • Cerrá la canilla cuando laves los platos o te laves los dientes. Utilizá agua solo al momento del enjuague y ahorrá cientos de litros.
  • Duchate en ´5. Cuando abrís la ducha, se gastan aproximadamente unos 20 litros de agua por minuto. En cambio, si reducís tu ducha de 10 minutos a la mitad, estarás ahorrando más de 100 litros de agua en cada baño.
  • Inodoros doble descarga. Si tenés la posibilidad de elegir tus artefactos de baño, ésta es una gran elección para optimizar el uso del agua. Otra opción es colocar una botella de 1,5 lt. dentro de la mochila del inodoro. De esta forma reducirás ese mismo volumen en cada descarga. Recordá: la botella tiene que estar rellena con arena, agua o similar para que haga peso y no flote.
  • Evitá pérdidas. Revisá tus cañerías y grifería a diario para evitar el desperdicio de agua.
  • Aireadores. Si en tu hogar hay buena presión de agua, colocando aireadores en mangueras y canillas disminuís sustancialmente su uso y evitás su derroche.

4.Productos sustentables. Tus elecciones en productos también pueden marcar una gran diferencia. Procurá elegir aquellos que tengan un menor impacto ambiental tanto en su producción como en sus traslados y packaging. Algunos muy prácticos son:

  • Shampoo y acondicionador sólido. Vienen en pan y sin envase plástico. Además, son mucho más duraderos y dejan el pelo lindísimo. También hay una variante de pasta de dientes en frascos reutilizables.
  • Cepillo de dientes de bambú y/o afeitadora de metal. En ambos casos, los productos tradicionales son de un plástico difícil de reciclar que se estima tarda al menos unos 500 años en degradarse. En el caso del cepillo de bambú, su material lo vuelve biodegrable en un tiempo mucho más corto mientras que con la afeitadora sólo desechamos las hojas de metal al cambiarlas. Más beneficios, menos residuos.
  • Esponja vegetal. Con múltiples funcionalidades, la esponja vegetal o lufa es orgánica y compostable. Es decir, una vez que termines de usarla podés darle un destino final muy útil: ¡tu compost!
  • Discos desmaquillantes reutilizables, copita menstrual, toallitas, protectores y pañales de tela o envoltorios a base de cera para alimentos son otras opciones eco para reemplazar productos tradicionales de corta vida y gran impacto ambiental.

5. Alimentación. Lo que consumimos en términos alimenticios también tiene un gran impacto en la salud y en el ambiente.

  • Procurá elegir productos locales, frescos y orgánicos evitando los ultra procesados. También podés tener una huerta en casa.
  • Reducí tu consumo de carnes rojas y blancas y reemplazalas por alimentos a base de plantas o vegetales de estación en cualquiera de sus formas. Podés comenzar sumándote a la campaña #LunesSinCarne.

Imaginemos que cada hogar del país, la región y el planeta realmente incorpora hábitos sostenibles, es consciente de lo que compra/consume y conoce cuándo, dónde y cómo impacta su día a día en el entorno. ¿Cuánto tardaríamos en que el mundo realmente sea un lugar más limpio, sano, justo y sostenible? ¡Hagámoslo realidad!

Para más información sobre cómo hacer de tu hogar un espacio más consciente, consultá en www.ecohouse.org.ar/hogares

En esta Nota