martes 06 de diciembre de 2022
ECONOMIA Críticas

Etiquetado frontal: qué piensan y qué cuestionan las entidades de la industria alimenticia

En general todos apoyan la ley, sin embargo tienen críticas puntuales. La COPAL, la cámara de comercio de Estados Unidos en Argentina, el Centro de Industrias Lecheras y la Sociedad Argentina de Nutrición son algunos de los que tienen algo para decir.

05-10-2021 13:14

La implementación de un Etiquetado Frontal, inspirado en el “modelo chileno” dentro de la la ley de “Promoción de la Alimentación Saludable” que el gobierno busca aprobar en cuanto la oposición le de quórum es resistida por distintas entidades, entre las que se destacan la industria alimenticia. 

En las últimas horas, la COPAL volvió a advertir sobre los perjuicios que puede ocasionar para el comercio intra Mercosur, al tiempo que la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham) mostró una mayor disconformidad con la norma. “Creemos que el gran obstáculo en el proyecto es que pretende imponer un sistema de advertencia que se transforma en un modelo punitivo, confuso, parcial e inequitativo”, dijeron en un comunicado.  

Por su parte, el Centro de Industrias Lecheras (CIL) también tiene sus reparos en la medida, tal cual está planteada "obligará a que el 70% de los quesos lleve sellos por exceso de sodio y exceso de grasas saturadas”.

Finalmente, viene al caso una entidad que no forma parte de la industria sino que proviene del área de la salud como la Sociedad Argentina de Nutrición, que también manifiesta su reparos en tanto la norma "puede ser motivo de interpretaciones incorrectas para muchos alimentos”. A continuación exponemos uno a uno sus planteos.

La COPAL y el riesgo de tener problemas en el Mercosur

Por caso, la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) expresó en un comunicado reciente su "profunda preocupación sobre la posición crítica en la que queda el país frente a sus pares del Mercosur".

Y explicó que "contrariamente a lo que se pretende hacer creer, la industria siempre apoyó la implementación de un sistema de Etiquetado Frontal en los alimentos y bebidas que se comercializan en el país".

Al respecto, Daniel Funes de Rioja, presidente de COPAL, aseguró: “Todo este proceso deja en evidencia la dificultad de mantener un debate con coherencia cuando hay un prejuicio ideológico por encima de la necesidad de informar certeramente al consumidor, lo que llevaría a una ley apresurada sin reales beneficios al propio consumidor”.

La entidad que dirige el también presidente de la Unión Industrial Argentina nuclea a 35 cámaras sectoriales que representan a más de 14.500 empresas pequeñas, medianas y grandes a lo largo de todo el país.

La COPAL sigue alertando sobre "el desconocimiento del impacto que esta norma generaría en el vínculo con la región, en caso de avanzar tal y como fue redactada, apartándose de los avances producidos para tener una norma Mercosur al respecto", expresaron.

Etiquetado Frontal | queda una chance de que esta noche se apruebe la ley

Tal como indicaron "se ha desestimado la visión del sector durante todo el proceso de debate, como también se han ignorado los avances en las discusiones paralelas dadas en la CONAL, constituyendo ello el avasallamiento de facultades que la Constitución le ha reservado a las provincias. Dicho espacio contempla el consenso a nivel provincial y presenta coincidencias en el ámbito Mercosur, punto fundamental para la industria a los efectos del intercambio comercial y de las negociaciones internacionales en curso.

Etiquetado frontal de alimentos 20211005

“Quienes debían preservar el vínculo con el Mercosur y consensuar con la mirada de la industria, no lo hicieron. Si bien es sabido que ese es el ámbito adecuado para la armonización normativa, en estos meses se han resuelto de manera unilateral cuestiones estratégicas para la integración productiva y la proyección de nuestros mercados”, afirmó al respecto Funes de Rioja.

Rechazo de las empresas de Estados Unidos en el país por la Ley de Etiquetado Frontal

Otra que quiso hacer escuchar su voz es la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (AmCham) que alertó que el proyecto que busca tratar el Congreso traerá aparejados “obstáculos al comercio y la producción”.

De igual manera, la entidad que viene mostrando su postura contraria desde que comenzaron los debates, cuestionó que impondrá un sistema “punitivo e inequitativo” en la comercialización de alimentos.

Para la entidad, “se puede legislar mediante una norma que cumpla con dichos objetivos, pero evitando la generación de obstáculos al comercio, a la producción y a las economías regionales afectadas”.

“Creemos que el gran obstáculo en el proyecto es que pretende imponer un sistema de advertencia que se transforma en un modelo punitivo, confuso, parcial e inequitativo”, dijo la entidad.

Según la cámara, los dos principales problemas están en los siguientes puntos:

1) El criterio del perfil nutricional establecido es el pautado por la Organización Panamericana de la salud (OPS). Para la entidad, "ningún país ha establecido dicho perfil, ni siquiera como referencia, sino que, aplicado en forma directa a productos individuales, lleva a inconsistencias que confunden al consumidor y resultaran absolutamente inequitativos" Como ejemplo citan el caso de los lácteos enteros y descremados que llevan los mismos sellos de “exceso de azúcar” y “exceso de grasa” cuando los descremados tienen 50% menos; o los jugos naturales sin añadido de ningún ingrediente llevan sello de “exceso de azúcares”; versiones regulares y bajas en calorías llevan los mismos sellos; las recetas domesticas de uso cotidiano, pasadas por este perfil llevarían dos o tres sellos.

Paula Español insiste en que "no hay razones para que aumenten los precios de alimentos"

2) El otro factor absolutamente equivocado al considerar taxativamente el perfil de la OPS, es que deberían expresarlos en grados de concentración (g/mg por 100 g/100 ml). A modo de ejemplo, explican que una bebida con solo 1 gr de azúcar va a tener 4 kcal (cada gramo de azúcar aporta 4 kcal). Esto, según la OPS, seria “alto en azúcar” (a pesar de tener solo 1 g y 4 kcal) y por lo tanto requeriría la colocación de 1 sello negro. Por lo tanto, desde la Cámara explican que "los sellos negros no permiten conocer la cantidad concreta de nutrientes del producto en cuestión, ni ofrecen la posibilidad de establecer una gradualidad, algo que dificultará la comparación entre productos por parte del consumidor. En resumen, hay una simplificación en la cual se busca el no consumo de ciertos alimentos, dejando de lado la posibilidad de educar en torno a la temática en cuestión", detallaron en un comunicado.

El Centro de Industrias Lecheras

Desde el Centro de la Industria Lechera (CIL), asociación que representa a pequeñas, medianas y grandes empresas del sector, también han manifestado sus reparos frente al proyecto de etiquetado frontal. 

La entidad planteó que el proyecto obligará a que “el 70 % de los quesos lleve sellos por exceso de sodio y exceso de grasas saturadas” y que el mismo, “generará asimetrías, problemas legales, productivos y logísticos en el Mercosur al impactar negativamente en las exportaciones de productos lácteos de Argentina”, tal cual es la posición de la COPAL. 

La entidad sostiene que considerando la contribución nutricional a la salud y la buena alimentación de los lácteos, “lo más apropiado sería que tengan un tratamiento particular, basado en la necesidad de promover su consumo dentro de una dieta equilibrada y, al mismo tiempo, establecer límites especiales de los nutrientes críticos, con el objeto de estimular la reformulación e incentivar el consumo de estos alimentos, facilitando el cumplimiento de las recomendaciones de las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA)”.

El precio de los alimentos se aceleró en septiembre, según consultoras

Por otro lado, el Centro de la Industria Lechera Argentina destacó que el perfil de Nutrientes recomendado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el que se basa el proyecto de ley, “establece límites de nutrientes críticos tan exigentes que hace muy difícil y, en algunos casos imposible, la reformulación de los alimentos industrializados para evitar colocar uno o más sellos. Esto llevará a que la gran mayoría de los alimentos lácteos lleven advertencias, generando mayor confusión en el consumidor que entiende que los productos lácteos son saludables, quedando sin opciones al momento de la compra”.

Sociedad Argentina de Nutrición

La Sociedad Argentina de Nutrición cuestionó el proyecto del sistema de etiquetado frontal de alimentos actualmente en tratamiento en el Congreso de la Nación, porque “puede ser motivo de interpretaciones incorrectas para muchos alimentos” y enfatizó que “muchos consumidores se verían desalentados para consumir alimentos de buena calidad nutricional como vegetales congelados, legumbres envasadas, lácteos o alimentos reducidos en calorías, azúcar o grasas ya que sus características especiales no podrían ser exhibidas en forma diferencial en el etiquetado frontal”.

Los profesionales de la nutrición subrayaron, entre otras cosas, que la principal limitante que se encuentra en la adopción del sistema de perfil de nutrientes de OPS “es su criterio de umbrales móviles basados en la relación entre nutrientes críticos a energía, en contraposición con otros sistemas basados en umbrales fijos (Chile, Brasil, Uruguay, Perú, Canadá, Israel) o bien aquellos que combinan nutrientes críticos con otros esenciales (en uso en varios países de Europa)”.

En un extenso documento público de 19 páginas (http://www.sanutricion.org.ar/files/upload/files/Posicion_EFA_SAN.pdf) la entidad establece que “los alimentos envasados, foco principal de estrategias de etiquetado frontal, no representan más del 35 % del volumen físico (algo más en energía) de la dieta promedio de la población. Más aún, dentro de ese universo, los alimentos con mayores contenidos de nutrientes críticos —el segmento que algunos identifican con el nombre de ultra-procesados", explican.

cp