jueves 19 de mayo de 2022
ECONOMIA Guerra a la inflación
17-03-2022 10:02

Para Myriam Bregman, las medidas contra la inflación "son un parche tras otro y vienen fracasando"

La diputada nacional por el Frente de Izquierda Unidad (FITU) acercó su postura sobre los temas que más preocupan hoy, entre ellos, inflación, precios y salario.

17-03-2022 10:02

Luego de que el presidente Alberto Fernández afirmara en su discurso que el viernes arranca la guerra contra la inflación, la diputada Myriam Bregman respondió que difícilmente se le declare la guerra a la inflación cuando el acuerdo que pactó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es un modelo de alta inflación.

Y declaró que la suba de precios es el mecanismo para ajustar el presupuesto, partidas como salud, educación, jubilaciones y los ingresos de las mayorías trabajadoras.

Entre otras cosas, la diputada nacional por el Frente de Izquierda Unidad (FITU) consideró, en referencia al presidente, que “no se lo ve dispuesto a tomar ninguna medida que afecte los intereses de quienes influyen en la formación de precios internos, ni para regular el comercio exterior quitando el manejo a un grupo de exportadoras”.

Precios Cuidados como medida para contrarrestar la inflación

Tras la consulta a Myriam Bregman respecto a las políticas adoptadas por el secretario de comercio interior, Roberto Feletti, para contener la inflación -como ser el programa Precios Cuidados- no dudó es responder categóricamente que “las medidas del Gobierno son un parche tras otro parche y vienen fracasando”.

También cuestionó el hecho de no atacar al poder concentrado que tienen las grandes empresas, según la Diputada, y explicó que se llega al punto de que dos o tres pueden repartirse la casi totalidad de las ventas en el sector.

La “canasta básica de alimentos” de la Ciudad de Buenos Aires aumentó casi 3% en lo que va de marzo

“Por ejemplo, tres firmas acaparan el 75% de la facturación total en la producción láctea. En el rubro de Bebidas sin Alcohol, la misma cantidad de marcas se quedan con el 85% de las ventas totales”, aseguró Bregman.

Y agregó que “son verdaderos monopolios y oligopolios a los que no se puede enfrentar con palabras y con medidas parciales”.

Cuál es la salida para esta problemática

Se necesitan medidas de otra clase para combatir la inflación, aseguró Myriam Bregman a Perfil, y propuso, de manera conjunta, medidas de emergencia que garanticen el nivel de vida del conjunto de las mayorías trabajadoras, entre ellas:

  • Un aumento salarial de emergencia para trabajadores y jubilados
  • El control de precios por medio de comités de trabajadores y consumidores.
  • En el caso de las empresas que no cotizan en la Bolsa, es necesario imponer la apertura de sus registros contables.

“Estas y otras medidas de fondo son esenciales para atacar las causas de la inflación y enfrentar las maniobras de los grandes empresarios que buscando garantizar sus ganancias no tienen problema en hambrear a las mayorías populares. El Gobierno con las patronales no pasa de los discursos, como quedó demostrado en Vicentín” propuso la diputada del FITU.

Qué dice la Ley de Abastecimiento que podría aplicar el gobierno para garantizar cortes a precios rebajados

El salario mínimo aumentaría un 40%

El Consejo del Salario se reunió ayer con el Gobierno y se llevaría el salario mínimo a $46.200 pesos, es decir, un aumento del 40%. En consecuencia Bregman dejó en claro que no está de acuerdo con dicho aumento por dos motivos que considera centrales.

“En primer lugar, porque el salario mínimo constituye una referencia para el resto de los sectores tanto público como privado, en cuanto a las paritarias y la propuesta del Gobierno es de una suma que no llega ni a empatar a la inflación” afirmó.

Y explicó que en diciembre de 2021, el poder de compra del salario en el sector registrado privado se encontraba 20% por debajo de su nivel de octubre de 2015 y en el sector público el retroceso fue del 27%. Y por el lado de los trabajadores y trabajadoras informales, comparado diciembre de 2021 con octubre de 2016, la baja del poder de compra del salario era de casi 28%.

El otro motivo por el cual Myriam Bregman consideró inadecuado el aumento salarial a $46.200 pesos, porque implica prácticamente la mitad de la canasta de pobreza. Y aseguró que mucho menos alcanza para una canasta de consumos mínimos para un hogar como la que calcula ATE INDEC, que está en alrededor de $128.000 pesos.

“Peor aún: la mitad del salario mínimo es lo que perciben las familias que cobran planes sociales como el Potenciar Trabajo, o sea se convalida un ingreso de indigencia para más de un millón de familias”, concluyó la diputada del FITU.

SR / LR