INTERNACIONAL
"Un paquete tóxico de 30.000 toneladas"

"Gran crimen ambiental": Brasil hundirá en el océano un portaaviones con carga tóxica

Las autoridades del gigante sudamericano advirtieron que el hundimiento era inevitable, mientras que varias ONG criticaron la decisión por su impacto negativo en el ambiente y la salud humana.

Buque Foch 20230202
El portaaviones "Foch" resulta un peligro por sus desechos tóxicos. | AFP

Fuentes militares informaron este jueves que las autoridades brasileñas decidieron hundir el antiguo portaaviones "Foch", el cual está cargado de desechos tóxicos. El buque era una insignia de la Marina francesa, pero en el 2000 Brasil lo compró por 12 millones de dólares y desde hace unos meses se encontraba fuera de servicio deambulando en búsqueda de un puerto de permanencia.

Hace dos semanas, la Armada brasileña había anunciado que estaba amarrando el antiguo navío en un punto del océano Atlántico, a 315 kilómetros de la costa del país. Sin embargo, aclaró que no autorizaría su regreso a un puerto ni a aguas territoriales de Brasil.

Balanza con Brasil: advierten que en 2022 los números estuvieron "en rojo" y no mejoran

En ese sentido, las autoridades decidieron hundir el navío ya que era "el único proceder posible". "Ante el riesgo que implica el remolque y en virtud del deterioro de las condiciones de flotabilidad (...) el único proceder posible es abandonar el casco mediante un hundimiento planeado y controlado", explicaron la noche del miércoles en un comunicado conjunto la Marina y el Ministerio de Defensa de Brasil. Además, detallaron que "un hundimiento espontáneo" era inevitable.

Buque Foch 20230202
Según organizaciones ambientales, el portaaviones está lleno de amianto, pinturas y otros desechos tóxicos

Sumado a esto, la Marina informó que la empresa responsable del barco no tomó las medidas necesarias para obtener la autorización para remolcarlo a puerto, donde se intentaría reparar los graves daños que amenazan su capacidad de permanecer a flote.

La decisión generó polémica debido al impacto negativo que puede tener en el medioambiente el procedimiento. Según varias organizaciones ambientales, la vieja embarcación de 266 metros de eslora está llena de amianto, pinturas y otros desechos tóxicos.

Por ese motivo, distintas ONG manifestaron su temor de que Brasil cometa "un gran crimen ambiental en el mar". En esa línea, la asociación Robin des Bois describió a la vieja embarcación como "un paquete tóxico de 30.000 toneladas".

El comunicado de la Marina fue divulgado un día después de que la Fiscalía intentara impedir jurídicamente el hundimiento del barco debido al impacto negativo en el ambiente y en la salud pública que generarían las diez toneladas de amianto presentes en el buque. Sin embargo, su pedido fue negado este miércoles por un tribunal del estado de Pernambuco.

Problemas técnicos y accidentes: la historia y el estado del "Foch"

El portaaviones fue construido en los '50 en Saint-Nazaire, en el oeste de Francia, y durante 37 años estuvo al servicio de la Armada francesa. El buque era capaz de catapultar aviones de 12 a 15 toneladas a una velocidad de despegue de 278 kilómetros por hora. Además, formó parte de los primeros ensayos nucleares franceses en el Pacífico en la década de 1960, y en operaciones en África, Medio Oriente y la extinta Yugoslavia entre los 70 y los 90.

Buque Foch 20230202
En sus orígenes, la embarcación estaba al servicio de la Armada francesa.

Rebautizado desde que enarbola la bandera brasileña como "São Paulo", la embarcación estuvo más tiempo en puerto que en alta mar. En total, solo navegó 85.334 kilómetros durante 206 días de operación en quince años. Debido a su antigüedad, problemas técnicos y algunos accidentes, en especial un incendio con víctimas ocurrido en 2005, el gobierno decidió deshacerse de él. Asimismo, el costo de modernización era demasiado alto.

En abril de 2021, el astillero turco Sok Denizcilik lo compró para desguace y en junio de 2022 obtuvo el permiso de las autoridades brasileñas para llevar a cabo la operación. Sin embargo, a finales de agosto y cuando se encontraba a la altura del estrecho de Gibraltar, las autoridades ambientales turcas comunicaron que ya no era bienvenido. Por este motivo, tuvo que volver a Brasil, donde se le prohibió el ingreso a un puerto o a aguas territoriales.