martes 05 de julio de 2022
INTERNACIONAL en el sur

Rusia se apoderó de la acería de Mariupol y refuerza su ataque en el este

El ministerio de Defensa de Moscú anunció que los combatientes ucranianos que resistieron casi tres meses se rindieron. Ahora se espera que sus tropas se concentren en la ofensiva en la región del Donbás.

21-05-2022 00:08

Rusia anunció ayer la rendición de los últimos combatientes ucranianos atrincherados desde hacía casi tres meses en la acería Azovstal de la ciudad de Mariupol, en el sureste del país, un paso clave en la estrategia de conquistar el este del país.

“Desde el 16 de mayo de 2016, 2.439 nazis del batallón Azov y militares ucranianos bloqueados en la acería se rindieron. Hoy, 20 de mayo, el último grupo de 531 combatientes se entregó”, dijo el portavoz del ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, comunicó al presidente Vladimir Putin “el fin de la operación y la liberación total del complejo de Azovstal y de la ciudad de Mariupol”, agregó.

Las autoridades ucranianas habían ordenado por la mañana a sus tropas deponer las armas, a fin de “salvar las vidas” de los soldados que aún se ocultaban en los túneles del complejo industrial, último reducto de resistencia en Mariupol, devastada por meses de bombardeos.

La evacuación permitirá igualmente sacar a los muertos. “Espero que pronto las familias y todos en Ucrania puedan enterrar a sus combatientes con honores”, dijo el comandante del batallón ucraniano Azov, Denys Prokopenko.

Ucrania desea intercambiar soldados de Azovstal por prisioneros rusos, pero las autoridades prorrusas de la región de Donetsk afirmaron que algunos podrían ser juzgados. “Esperamos que todos los prisioneros de guerra sean tratados de acuerdo con la Convención de Ginebra y el derecho de la guerra”, declaró el portavoz del Departamento estadounidense de Defensa, John Kirby.

El asedio y los bombardeos de esta estratégica ciudad portuaria del mar de Azov ha dado lugar a numerosas acusaciones de crímenes de guerra, incluyendo la de un ataque contra una maternidad.

Controlar Mariupol permitiría a Rusia crear un puente terrestre que conecte el territorio con Crimea, anexionada por Moscú en 2014.

En Ucrania, el primer militar ruso juzgado por crímenes de guerra pidió “perdón” ante un tribunal de Kiev, al detallar cómo mató a un civil al inicio de la invasión rusa, hace casi tres meses. “Realmente lo siento”, declaró Vadim Shishimarin, un sargento de 21 años.

El asedio a la ciudad del mar de Azov generó denuncias de crímenes de guerra

La conquista de Lugansk “cerca de completarse”. Rusia centra actualmente su ofensiva en el este y el sur de Ucrania, después de una tentativa frustrada de conquistar la capital, Kiev. Los combates arrecian en la región oriental del Donbás, una zona de habla rusa parcialmente controlada por separatistas desde 2014, que incluye las regiones de Lugansk y Donetsk.

“La liberación de la República Popular de Lugansk está cerca de completarse”, declaró el ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu. 

“Las fuerzas de ocupación rusas están llevando a cabo intensos bombardeos a lo largo de toda la línea de contacto y tratan de golpear con su artillería en lo más profundo de las defensas de las tropas ucranianas”, reportó el portavoz del ministerio ucraniano de Defensa, Oleksandr Motuzyanyk.

Doce personas murieron y cuarenta resultaron heridas el jueves en un bombardeo en la ciudad de Severodonetsk (este), informó el gobernador regional. Las fuerzas rusas están rodeando esa ciudad y la vecina Lysychansk, separadas por el río Donets, que representan el último reducto de resistencia ucraniana en la región.

Más al oeste, al menos siete personas, entre ellas un niño, resultaron heridas en un bombardeo ruso sobre un centro cultural recientemente reconstruido en Lozova, informó el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. “Los ocupantes consideran a la cultura, la educación y la humanidad como sus enemigos. Y no escatiman misiles para ello”, denunció. 

“Estamos cansados”. La ofensiva lanzada por Rusia el 24 de febrero encontró una feroz resistencia de las tropas ucranianas, que cuentan con un fuerte respaldo financiero y militar de Estados Unidos y la Unión Europea (UE). El jueves, el Congreso de Estados Unidos aprobó un paquete de ayuda valorado en 40 mil millones de dólares. Y el G7, que agrupa a los países más industrializados, prometió 19.800 millones de dólares para apoyar a Ucrania.

En Járkov, la segunda ciudad del país, las tropas rusas tuvieron que replegarse tras una contraofensiva ucraniana. Aun así, muchos habitantes temen salir del metro, donde se refugiaron en las últimas semanas. “Estamos cansados. Pueden ver qué tipo de comodidad tenemos”, dice Kateryna Talpa, de 35 años, señalando los colchones y sábanas colocadas en el suelo al lado de una caja de cartón con un poco de comida. 

El conflicto amenaza con desatar una grave crisis energética y alimentaria mundial. Rusia y Ucrania aseguran el 30% de las exportaciones mundiales de trigo y la guerra ha hecho que los precios del grano se disparen. Rusia también es un importante exportador de energía.  

Después de que los países occidentales impusieron una serie de sanciones a Rusia, el Kremlin advirtió de que se les cortaría el suministro de gas, a menos que lo pagasen en rublos, y ya no en euros. Eso es lo que ocurrirá en Finlandia a partir de hoy , debido a que este país se niega a acatar la nueva norma, confirmaron ayer el grupo energético estatal finlandés Gasum y el ruso Gazprom.

El anuncio se produce dos días después de que Finlandia y Suecia, dos países históricamente no alineados militarmente, solicitaran ingresar a la OTAN, ante los temores regionales provocados por la invasión rusa de Ucrania. Shoigu advirtió que el Kremlin respondería a una expansión de la OTAN creando más bases militares en el oeste de Rusia.