viernes 03 de febrero de 2023
MODO FONTEVECCHIA QATAR 2022

Argentina - Francia, la gran final con tintes de revancha

La máxima cita ya tiene a sus protagonistas. Francia que quiere ser bicampeón y Argentina que quiere conquistar el mundo después de 36 años y tomarse revancha de Rusia 2018.

La Copa del Mundo en Qatar tuvo sus particularidades y sus sorpresas. Sobre todo, en el plano que más les importa a los fanáticos, en los resultados de los partidos. Fue un certamen atípico donde varios equipos que en un principio fueron catalogados como inferiores mostraron que vinieron a competir y no a pasear por Medio Oriente.

La gran sorpresa del Mundial fue Marruecos que se metió en semifinales dejando en el camino a nada menos que Bélgica, España y Portugal, tres seleccionados que son potencias y que en la previa se perfilaban como candidatos.

Ahora bien, Marruecos, claro está, llegó a la semi de manera más que meritoria, jugando y utilizando al máximo sus herramientas y sabiendo sus limitaciones. Pese al gran trabajo realizado por el conjunto africano, llega un momento que las individualidades tienen un peso más que importante para definir este tipo de partidos.

Marruecos llegaba invicto a la semifinal con Francia, que si bien respeto al rival, trabajó de manera ordenada para afrontar el partido y aprovechó los momentos de vulnerabilidad para golpear. Así se llevó el decisivo cruce previo a la final por 2-0 y querrá ir por más gloria.

Es un mundial atípico para Francia también, porque llegaba como campeón defensor, mirando de reojo esa “maldición” de quedar afuera en primera ronda como suele suceder con el seleccionado que gritó campeón en la anterior cita mundialista.

Sumado a eso, tuvo varias bajas sensibles en el equipo: N´golo Kante, Paul Pogba, Karim Benzema, Presnel Kimpembe y Christopher Nkunku. Pese a todos esos malos augurios, Didier Deschamps condujo al seleccionado francés a una nueva final de una Copa del Mundo. Dejando en claro que es una verdadera potencia.

Qatar 2022: cuánto cuestan las entradas para la final entre Argentina y Francia

Le Bleus irán en búsqueda de una hazaña que lo puede meter en la historia grande del fútbol mundial: el bicampeonato. Un hecho que ocurrió tan solo dos veces con Italia gritando campeón en 1934 y 1938 y luego Brasil siendo el conquistador en 1958 y 1962.

Desde entonces ningún seleccionado pudo ganar de manera consecutiva un Mundial. Así, pese las situaciones en contra que tuvo y además de haber perdido un insólito partido con Túnez en la primera ronda, Francia llega a una nueva final en búsqueda de más gloria.

En la vereda de enfrente aparece Argentina. El equipo comandado por un Lionel Messi fuera de serie que deja en evidencia partido tras partido que quiere que este sea su turno se subirse al máximo escalón en una Copa del Mundo. No solo el responde dentro de la cancha, sino que sus compañeros lo acompañan y toman las riendas del partido en los momentos que es necesario.

Con un líder tanto dentro como fuera de la cancha, Argentina encontró un grupo consolidado en todos los ámbitos con el rosarino a la cabeza. Las apariciones de Enzo Fernández y de Julián Álvarez y la respuesta de "los de siempre", Nicolás Otamendi y Emiliano Martínez, entre tantos, llevaron a la Argentina, luego de un primer gran cachetazo ante Arabia Saudita que movió la estantería, a una nueva final del mundo tras ocho años.

El equipo de Lionel Scaloni arrancó de menor a mayor en la Copa del Mundo y se topo ante un escenario ideal para una final. Los rivales lo comentan, no es la misma Argentina que hace cuatro años, haciendo alusión a la victoria 4-3 por los octavos de final de Rusia 2018. El combinado albiceleste llega afianzado, con una identidad y con una armonía única entre hinchas y plantel.

Una revancha esperada

La final será un partido que justamente encuentra a los dos mejores del certamen y que desde la previa tenían puesto el traje de candidatos y no fallaron. Francia quiere ser bicampeón y Argentina quiere salir campeón luego de 36 años y poder ponerle esa sonrisa que tanto sueñan los hinchas en el rostro de Messi.

A su vez, si bien quedó atrás en el tiempo, hay tintes de revancha por la eliminación en Rusia 2018. En aquel entonces, si bien el equipo no funcionaba con solidez, por un  momento se sintió que se podía ganar. No fue así, Francia golpeó en los momentos justos y allí comenzó su recorrida hacia su segunda estrella en el pecho

Por último, en cuanto a los enfrentamientos entre ambos combinados, se midieron en 12 oportunidades con seis triunfos albiceleste, tres victorias de Francia y tres empates. En cuanto a los compromisos mundialistas estos fueron tres, con dos victorias argentinas y un éxito francés.

Hay que remontarse a 1930 para dar con el primer Argentina-Francia en mundiales. En la primera edición de la Copa del Mundo fue triunfo de Argentina por 1-0 con gol de Luis Monti en la Fase de Grupos de aquella competición. Ya el segundo cruce mundialista fue en 1978, también con triunfo argentino por 2-1. Daniel Passarella y Leopoldo Luque fueron los goleadores argentinos y Michel Platini aportó para el conjunto francés.

El último antecedente, el mencionado partido de octavos de final en Rusia 2018. En dicho encuentro fue victoria 4-3 para el equipo de Deschamps con goles de Kylian Mbappé por duplicado, Antoine Griezmann y Pavard, mientras que para Argentina anotaron Di María, Mercado y Agüero.

Lionel Scaloni, emocionado: "Esta Selección juega para la gente, por el honor, no por el dinero"

En consecuencia, será una final única en Qatar 2022. Se topan dos de los pesos pesados de la historia del fútbol en una cita máxima con varios sentimientos encontrados.

Lo mencionado, Francia querrá seguir haciendo su historia aun más grande, obtener el bicampeonato y colocar la tercera estrella en su escudo, justamente despojando a su próximo rival en el medallero ya que ambos llegan con dos campeonatos mundiales. Luego aparece la Argentina de Messi que a toda costa quiere que este sea su año y poder sacarse esa espina que tanto tiempo duró. Con sed de revancha con Francia, pero también de las otras finales que no se dio. 

ADP PAR