MODO FONTEVECCHIA
INSEGURIDAD

Pablo Javkin: "El 95% de los delitos graves tiene origen en las cárceles, y nadie hace inteligencia ahí"

Para intendente de Rosario, es un despropósito la decisión del ENACOM de colocar fibra óptica en las cárceles para mejorar la conectividad, y aseguró que el crimen organizado se está extendiendo "a todo el país".

Pablo Javkin
Pablo Javkin | Télam

Pablo Javkin, candidato a gobernador de Santa Fe, sostuvo que mejorar la conectividad en los penales favorece el aumento de la criminalidad, y afirmó que Rosario no es el epicentro del crimen organizado. "Esto se está extendiendo a toda la Nación", indicó en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9).

¿Por qué criticaste la medida del Gobierno de mejorar la conectividad en las cárceles  de Rosario?

Es una decisión que está tomada de una base teórica pero que contrasta con la realidad: el 95% de los delitos graves tiene origen en las cárceles, y nadie hace inteligencia ahí. Esto lo plantean los mismos fiscales y no sólo en esta ciudad.

El servicio penitenciario carece de un área de inteligencia, por eso los detenidos acceden a telefonía celular o, incluso, usan los smart tv para entrar a redes sociales y elucubrar delitos. 

Narcos y poder: Rosario, tierra de nadie

Favorecer la conectividad es darle más herramientas para que delinquen, el decreto mismo habla de facilitarle la comunicación con los “allegados”. Y no hay que olvidar que muchas veces hablamos de narcos con “allegados” que se dedican a la misma actividad. 

La tecnología hizo que la geografía desapareciera. Esto, en relación a la idea de exclusión del afuera que presupone la reclusión, ¿es contradictorio con el propósito de la cárcel? 

Nosotros tenemos un sistema judicial que para llegar a la condena de una persona, atraviesa varias instancias. Pero esa condena que lleva a la detención no es el impedimento para cometer delitos o seguir conduciendo su organización. 

Hay que discutir esto si buscamos la efectividad en la lucha contra el crimen complejo y organizado vinculado a una economía delictiva. 

Claro, llevado a un extremo, sería más castigo llevarlo a su casa y que se le controlara la actividad comunicacional a que esté en una cárcel. 

Además, en varios penales federales tenemos una gran concentración de líderes de bandas narcos. 

Pablo Javkin:  "La cárcel no debe ser un home office, un co-working del delito"

En el último tiempo se plantea a Rosario como si fuera un lugar exclusivo de delitos. Y no es así. Se tiende a municipalizar esta discusión, cuando es un fenómeno a nivel nacional. 

Obviamente se debe, en parte, a nuestra ubicación logística  y a las características de que acá terminan todas las rutas nacionales que conectan el norte y el nordeste del país con el centro de la Argentina.  Ahora bien, para entrar armas o drogas a Rosario hay que atravesar miles de kilómetros del país. Nosotros no lo fabricamos. Pagamos la consecuencia de la distribución de los negocios y de la disputa violenta territorial. Pero esto se está extendiendo a todo el país. 

Hay dos informes elaborados por la PROCUNAR (Procuraduría de Narcocriminalidad ) sobre las acciones desde el muy contundentes.

Las Fuerzas Armadas en la seguridad interna

Alejandro Gomel (AG): Patricia Bullrich dijo que cambiaría las leyes para que el Ejército se ocupe de la seguridad en Rosario. ¿Que opina de esta propuesta?

Estoy convencido que hacer foco territorial acá no va a solucionar el problema.  Además las experiencias de las Fuerzas Armadas metidas en asuntos internos hay que mirarlos con mucha lupa, el ejemplo mexicano da cuenta de los riesgos que esto conlleva. 

Tras las disculpas de Florencia Arietto, Patricia Bullrich reafirmó su postura: "Si soy presidenta, el orden va a ser la regla"

En segundo término, deberíamos poder controlar las fronteras, para que no lleguen hasta acá. 

Se lo hemos planteado a todos los funcionarios estos temas, aunque no al ministro de Justicia de la Nación ya que no le conozco ni la voz. Pensemos que la cárcel controla la calle, por eso hay que poner foco ahí, si no, no lo vamos a poder parar nunca. 

AO FM