lunes 03 de octubre de 2022
MODO FONTEVECCHIA REFUERZO BÉLICO

Rusia y China estrechan lazos

La Guerra en Ucrania le trajo problemas a todo el mundo, pero al país presidido por Vladimir Putin lo benefició, ya que logró tener un vínculo más cercano con Xi Jinping, máximo mandatario de China.

15-09-2022 08:31

Vladimir Putin y Xi Jinping se reunirán hoy y mañana en la ciudad de Samarcanda, Uzbekistán, por primera vez desde el comienzo de la guerra en Ucrania con el fin de reforzar su alianza bilateral.

La guerra ha reforzado los lazos entre Rusia y China frente a las sanciones impuestas por Occidente y la inminente crisis económica. Ambos mandatarios apuestan por un nuevo paradigma energético que sirva de alternativa al suministro ruso de hidrocarburos a Europa, permita capear la recesión y debilite la incidencia de las sanciones occidentales como represalia por las políticas exteriores de Rusia y China.

El régimen de Xi quiere trabajar con el de Putin en el desarrollo de un orden internacional más justo y racional, según el Partido Comunista Chino.

El Presidente de Ucrania visitó la ciudad recuperada de los rusos

El encuentro será en ocasión de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), integrada por China, Rusia, India, Pakistán y las repúblicas centroasiáticas de Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán. Asia Central es uno de los escenarios en los que se está fortaleciendo la cooperación entre Rusia y China.

En esa región, especialmente en la cuenca del mar Caspio, se concentran algunos de los mayores yacimientos de hidrocarburos más ricos del mundo. El principal cliente potencial era hasta hace poco Occidente, pero China e India se han convertido en los mercados con mejores perspectivas de desarrollo.

Cnina y los fantasmas del totalitarismo 

Si bien China ha mostrado cierta cautela a la hora de apoyar a Rusia y confiaba en la negociación, nunca condenó la guerra en sí.

El incremento de las tensiones con Estados Unidos por Taiwán y los problemas económicos derivados de la crisis inmobiliaria, la sequía y su política de covid cero reforzaron la necesidad de estrechar el vínculo con Rusia.

Los últimos reveses sufridos por Rusia en Ucrania, con una fuerte contraofensiva lanzada por las tropas del gobierno de Volodomir Zelenski y un eventual giro en la contienda, dejaron a Putin y la cúpula militar rusa en una posición compleja entre quienes demandan negociaciones de paz y quien abogan por endurecer la campaña militar.

Xi visitó antes Kazajistán, donde estuvo el papa Francisco, en su primer viaje exterior desde el comienzo de la pandemia, que aún mantiene en su país populosas ciudades confinadas.

Azerbaiyán y Armenia se cruzan en otra guerra

China firmó en los últimos días un acuerdo con el gigante estatal ruso Gazprom para que los pagos por el gas que esa compañía distribuye sean en yuanes y en rublos en lugar de dólares. Este paso reduce la dependencia de Rusia del sistema financiero de Estados Unidos y alivia la presión de las sanciones internacionales.

Ante la amenaza de la Unión Europea de imponer un precio tope al gas ruso, Putin lanzó su propia advertencia: si toma esa decisión, Europa no recibirá gas, petróleo o carbón rusos. Entonces China se beneficiaría.

En la cumbre de la OTAN celebrada en junio en Madrid, el concepto estratégico de la alianza atlántica definió a Rusia y China como contrincantes. En el caso ruso como una amenaza abierta y en el chino como un desafío para la estrategia comandada por Estados Unidos en la región de Asia Pacífico.

BL PAR