MODO FONTEVECCHIA
Política y religión

Uriel Romano: "Einstein dijo que si su teoría era verdadera lo iban a considerar alemán y si eran falsas, judío; similar a Milei"

"El alineamiento tan público y notorio de Javier Milei con lo judío puede traer una consecuencia negativa a nuestra comunidad", advirtió el rabino.

Uriel Romano
Uriel Romano | Captura de video

El rabino Uriel Romano no cree que el acercamiento de Milei al judaísmo represente una estrategia política, sino una “búsqueda genuina de identidad y sentido de pertenencia”. Sin embargo, advierte que, al quedar muy asociado al judaísmo, el resultado de su gestión podría traer consecuencias hacia su comunidad. “Como Milei es un experimento social que todos los argentinos vamos a vivir en los próximos 4 años, las cosas pueden salir bien, y ojalá que así sea, o pueden salir muy mal”, analizó en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

El rabino Uriel Romano es magíster en Estudios Judaicos y licenciado en Ciencias Políticas. Fue rabino director de Educación Judía y Familia en el Hillcrest Jewish Center de Nueva York, docente del Talmud y coordinador de la juventud del Seminario Rabínico Latinoamericano.

Javier Milei evalúa convertirse al judaísmo porque asegura que su ley es La Torá | Caras

Tras el encuentro de Javier Milei con el rabino David Pinto, mostraste preocupación por la relación del nuevo presidente con el judaísmo. ¿A qué se debe esa preocupación?

Es miedo, preocupación, asombro, intriga. Creo que podría haber diferentes términos para expresarlo. Primero, el judaísmo como minoría, quizás no tan notoria en Argentina, que sale a la luz principalmente por películas o series de televisión donde se tocan tópicos, rituales o tradiciones. Esa es una forma de mostrar lo judío que creo muy oportuna, como cualquier diversidad, el hecho de poder mostrarse y narrar desde nuestra perspectiva quiénes somos, qué hacemos, qué practicamos.

Pero cuando tiene que ver con el presidente de la Nación, y del acercamiento que tuvo al judaísmo en los últimos años, sin ser él judío, me despierta cierto temor por las consecuencias que tiene. Me recuerda a esa cita de Einstein: “si mis teorías son correctas, para los alemanes voy a ser alemán, pero si resultan falsas, para los alemanes voy a ser judío”. Creo que en la historia se ha repetido esa sintomatología en la cual, si algo sale bien, se lo tolera y se le da un lugar al judío en el país de origen, pero cuando algo sale mal hay una gran persecución o violencia hacia nuestra comunidad. Como Milei es un experimento social que todos los argentinos vamos a vivir en los próximos 4 años, las cosas pueden salir bien, y ojalá que así sea, o pueden salir muy mal.

Javier Milei viaja a Estados Unidos con Caputo: visita a la tumba de un rabino y reuniones en Washington | Perfil

Creo el alineamiento tan público y notorio de Milei con lo judío puede traer una consecuencia negativa a nuestra comunidad. Ojalá me equivoque, pero es un miedo que quería compartir.

¿A qué atribuye esa búsqueda de Javier Milei de acercarse a la religión judía?

Habría que preguntárselo a él, pero creo que muchas personas, a lo largo de la vida, nos vemos inspirados a encontrar más sentido a nuestra experiencia, a nuestra vida, y nos acercamos a alguna cultura o religión que no era parte de cómo crecimos, y encontramos ahí espiritualidad, intelectualidad, una práctica, un sentido de comunidad o pertenencia que quizás no es con los que fuimos criados. Creo que sinceramente eso le pasó a él en los últimos años. Un acercamiento ideológico-intelectual a un sector de lo judío, no a todo el judaísmo en todas sus formas y diversidades. Él lo ha dicho más de una vez.

Javier Milei asistió este fin de semana a una tradicional celebración judía en el barrio porteño de Once.
Javier Milei asistió este fin de semana a una tradicional celebración judía en el barrio porteño de Once.

¿Nos podría explicar quién es Menachem Mendel Schneerson, la tumba que va a visitar Milei a Nueva York? Usted mencionaba que hay muchas formas de ser judío, ¿cuál es esta?

Como dentro de toda comunidad o religión, hay diversidad. Hoy el judaísmo se divide en, por lo menos, tres grandes sectores: el judaísmo ortodoxo, conservador y reformista. Dentro del judaísmo ortodoxo hay a su vez dos grandes sectores, jasídico y no jasídico. Dentro del no jasídico, que nace a fines del siglo XVIII como una de las reacciones posibles ante la modernidad (como el reformismo fue otra). Nace como un movimiento anti-establishment. Se generan varios centros en Europa del Este, mayoritariamente, en donde había personalidades carismáticas y líderes populares con los cuales los judíos, mayoritariamente empobrecidos, del territorio de Polonia, Ucrania, Lituania y más tarde Rusia, que encontraron un líder carismático que les hablaba al corazón y no tanto a la mente, por decirlo así.

Algunos rabinos pasaban a ser una suerte de conexión entre sus seguidores y dios. Dentro de todos los reves que había, que eran cientos, pero la mayoría perecieron en el holocausto nazi en la década del 40 del siglo pasado, una de esas ramas, en el territorio de Lubavitch, allí nace la dinastía de los Lubavitch, que se desarrolla durante más de un siglo y medio y luego se traslada a Nueva York. Menachem Mendel Schneerson es el séptimo rebe de Lubavitch, que expandió y multiplicó esta dinastía jasídica a todo el mundo, casi como una franquicia. Tiene influencia en todo el mundo, y algunos de sus seguidores lo consideran un mesías. Desde su muerte, en 1994, muchos peregrinan a su tumba, le piden y le rezan. Milei visitó su tumba antes de las elecciones, y también dijo que, si ganaba, iba a volver a agradecerle.

Milei afirmó que convocará a sesiones extraordinarias para tratar un paquete de reformas del Estado | Perfil

¿Usted cree que Netanyahu también se siente representado por Menachem Mendel Schneerson?

No necesariamente. Es un líder político y, como tal, se une circunstancialmente con diferentes líderes de diferentes comunidades, algunos con cuales sus planteamientos ideológicos se alinean y otros no. Netanyahu no es un judío observante, no es de los que estudian el Torá o la biblia a diario, ni respeta las reglas de la dieta judía kosher, ni respeta el sabbath. Otras líneas judías, como hacia la que se acerca Milei, sí piden la observancia, pero hay relación histórica. Por ejemplo, yo no pertenezco a esa rama, pero aún así hay conexiones familiares, de amistad, circunstanciales, que de alguna forma nos unen.

Dada la fama que tienen los partidos de extrema derecha de ser simpatizantes del neo nazismo, ¿no puede ser que él, para diferenciarse de ese calificativo insultante elija sobreactuar o mostrar su simpatía con el judaísmo?

No concuerdo. No creo que sea un alineamiento estratégico en este caso, hay otros que no coinciden conmigo. Creo que es una búsqueda genuina de identidad y sentido de pertenencia. Creo que hay un problema en sectores de la ultraderecha europea, e incluso lo vimos con algunos seguidores de Trump. Pero en cada uno de los partidos políticos y movimientos sociales hay sectores diversos.

Milei y su relación con el judaísmo: "fanatismo" por el pueblo judío, lectura diaria del Torá y promesas con Israel

Claramente, hay un sector de la ultraderecha que representa un supremacismo ario, pseudo nazi, ario, cristiano, pero no diría que es la mayor parte del movimiento, ni siquiera del liderazgo de esta ultraderecha. Me parece que Milei es otro ejemplo de eso. Puede ser que algunos de sus seguidores y demás, pero lo mismo vas a encontrar en sectores del peronismo, de la izquierda o de otros movimientos. Al ser movimientos heterogéneos, vas a encontrar este tipo de grupos. Creo que es responsabilidad de los líderes controlarlos, y echarlos llegado el caso, o hacerlos marginales.

FM JL