25th de February de 2021
OPINIóN Atracción peligrosa
31-12-2020 09:44

Pirotecnia: un festejo al cohete que se repite todos los años

Frente a la trágica estadística que deja anualmente el uso o el mal uso de elementos de pirotecnia, con el elevado número de víctimas fatales deseo aportar algunas reflexiones.

Dr. Jorge R Pedro*
31-12-2020 09:44

Llegan los festejos de fin de año y estamos viendo que a pesar de la pandemia y cierto distanciamiento social, continúa el uso de fuegos artificiales y objetos de pirotecnia aunque en menor cantidad con respecto a años anteriores. A diferencia de otros años, muchos municipios de Provincia de Buenos Aires y del interior del país decidieron prohibir la venta de estos fuegos y objetos de pirotecnia sonora o de alto estruendo. De esta forma se puso en juego la defensa de niños hipoacúsicos, autistas y de animales por su sensibilidad a los fuertes ruidos pero como especialista en Cirugía Plástica me quiero referir al grave daño de los tejidos por la onda expansiva y estruendo de estos objetos.

Frente a la trágica estadística que dejan anualmente las Fiestas de fin de año por el uso o el mal uso de elementos de pirotecnia, con el elevado número de víctimas fatales, heridos graves, mutilados, ciegos y discapacitados, con sus secuelas gravísimas —más el agravante de ser muchos de ellos tan sólo niños—, deseo aportar algunas reflexiones que pueden ser tenidas en cuenta por autoridades o legisladores, o simplemente por la comunidad en general, para terminar en forma efectiva con este flagelo que se repite todos los años.

Pirotecnia y autismo: el desafío de celebrar con respeto

El efecto espectacular que producen estos elementos se debe al choque de gases calientes contra la atmósfera. Los gases propulsores generados por la combustión rápida de la mezcla de pólvora a presión escapan a través de un pequeño orificio situado en el extremo de un cilindro. Estos simples conceptos nos hacen afirmar que todo objeto de pirotecnia produce combustión y fuego, por lo tanto quema, y su onda expansiva produce lesiones en los tejidos en contacto. Quienes sostengan lo contrario desconocen estos elementales principios sobre combustión y explosión, o simplemente mienten.

Engañar a la población con el falso concepto de pirotecnia legal o clandestina es darles vía libre a sus vendedores para difundir el uso, aun con la complicidad de distintos organismos oficiales y, a los padres, para despreocuparse de los objetos pirotécnicos presuntamente inocentes que dejan utilizar a sus hijos, dado que su uso está permitido. 

Alerta pirotecnia: lo que hay que saber en estas fiestas

Los artículos de pirotecnia y los fuegos de artificio deben ser manejados por especialistas en su uso responsable. Llegan a nuestros hospitales niños de corta edad con quemaduras o lesiones oftalmológicas producidas por las inocentes estrellitas o quemaduras en los muslos y los genitales por la combustión espontánea de fósforo cohete, jóvenes con lesiones graves producidas por la combustión espontánea o por la mezcla de distintos objetos explosivos de venta libre que suman su poder al utilizar libremente la imaginación y la creatividad, sin el control de los mayores.

Mientras tanto, es prioritario prevenir los daños por su uso masivo irresponsable. Se debe realizar una ardua y continua tarea de educación en prevención de estas consecuencias. Dichas campañas no deben ser fugaces, como ocurre habitualmente en nuestro país, que se limitan a tres semanas en el año y luego son olvidadas hasta el próximo. Deben elaborarse estratégicamente y ser permanentes en el tiempo; deben constituir un desafío que se encare en forma conjunta por autoridades sanitarias, sociedades intermedias y los medios masivos de comunicación, para que lleguen a todos los padres, quienes deben convertirse en sus verdaderos protagonistas. Es más difícil decirle "no" a tiempo a un hijo con un capricho que arrepentirnos por el dolor de ver secuelas en su rostro o cuerpo por su inmadurez o la falta de límites.

 

La industria de la pirotecnia plantea cambios para sostenerse

Si estas campañas son efectivas, en uno o dos años el que use pirotecnia de cualquier tipo deberá sentirse un paria que reciba el castigo moral y social de sus vecinos, familiares y de la sociedad en su conjunto. Sólo en ese momento se podrán instrumentar leyes para prohibir y castigar drásticamente su uso, pero sin educación y concientización previa de la población de las gravísimas lesiones y secuelas que produce su utilización, estas medidas pierden su eficacia.

Los que lucran con este negocio tienen una estrategia de marketing muy efectiva. Quienes somos sus potenciales víctimas no podemos dejar de tener nuestra propia estrategia para defendernos. De nosotros depende. Sólo resta ponernos en campaña o simplemente alarmarnos cada fin de año con la triste estadística y después arrepentirnos.

 

Dr. Jorge R Pedro. Médico Especialista en Cirugía Plástica. Comunicador en Salud. MN 69.163.