OPINIóN
Elecciones PASO 2023

Juntos por el Cambio y Unión por la Patria no reaccionan ante el cachetazo de Javier Milei

El libertario se pasea avisando sin filtro lo que quiere hacer si es presidente, mientras, Juntos por el Cambio y Unión por la Patria permanecen en estado de shock.

Javier Milei
Javier Milei | CEDOC

Ajuste muy superior al que reclama el FMI. Cierre del Conicet. Fin de las empresas públicas. Plebiscito para derogar el aborto legal. A caballo de su triunfo en las PASO, por un resultado que hasta a él y a su gente tomó por sorpresa, Javier Milei se pasea por los micrófonos avisando sin filtro lo que quiere hacer si es presidente. Ya no es una locura. 

Mientras, Juntos por el Cambio y Unión por la Patria permanecen en estado de shock. Acaso logren despertarse en algún momento, pero las señales iniciales reflejan la misma lógica que abrazaron durante la campaña para las primarias. 

Recién tres días después de los comicios, Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta concretan un breve encuentro en el Jardín Botánico, junto a Luis Petri y Gerardo Morales. Evitan a la prensa. Y difunden una imagen de la reunión como muestra de unidad. 

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Habrá que preguntarse si sus votantes les creerán ese gesto. O si con él seducirán más votos de los que obtuvieron el domingo 13, necesarios para entrar al ballotage en octubre, como mínimo.

Voto en negro

Se ha insistido mucho en la aspereza que tuvo la pelea interna en JxC. Sobre todo, de Bullrich hacia Larreta. La ahora triunfadora podrá intentar dar vuelta atrás con los dardos para el derrotado.  

Lo que será más complicado es que tenga éxito si recurre al mismo esquema que ella criticó con acidez en Larreta: fotos con dirigentes como ejemplo de tirar para el mismo lado. Gran parte del electorado lo tomó como otro caso que desnuda el interés dirigencial por encima del de una sociedad angustiada, que dicen representar. 

En el oficialismo ocurre otro tanto, con el agravante de la responsabilidad que le cabe de seguir gobernando. 

El Presidente Alberto Fernández acentúa su fantasmagórica realidad, con viajes y actividades oficiales carentes de importancia.  

Patricia Bullrich y Rodríguez Larreta
Foto de unidad que compartieron Bullrich y Rodríguez Larreta post PASO.

La vicepresidenta Cristina Kirchner regresó de Santa Cruz, donde el kirchnerismo perdió el poder después de 32 años, y está sumida en el desconcierto. Tal vez menos por los resultados electorales que por el repetido coro de dirigentes de UxP que elogiaron que CFK ya había advertido que sería un comicio de tres tercios. La adulación no sabe de derrotas, ni siquiera ante la peor cosecha de sufragios del peronismo en su historia. 

Sergio Massa, el optimista del voto, sintió el golpe. Pero fiel a su estilo y conocedor del paño, le pidió a su equipo que le armaran varias planillas con el GPS de dónde no se lo cuidó en las urnas. Traducción: los intendentes (en especial del conurbano bonaerense) que obtuvieron mucho más respaldo que la boleta presidencial. 

En voz baja, como ya se había advertido durante la errática campaña de UxP, los intendentes peronistas vienen alertando que tienen mucho más apoyo que Axel Kicillof (que al menos quedó primero en la Provincia) y que Massa. “Ni logró que gane Malena, qué me va a decir a mí”, comenta un jefe comunal de peso. 

El tiro por elevación va directo a Tigre, donde Malena Galmarini, la esposa de Massa, intentó dejar sin reelección por el oficialismo al intendente Julio Zamora, ex aliado devenido en enemigo. Y eso que no era una competencia pareja: Zamora fue impedido de llevar en la papeleta a presidente a Massa y sólo le permitieron usar la de Juan Grabois. Ganó igual. 

Juan Grabois y Sergio Massa
Juan Grabois y Sergio Massa en el búnker del Frente de Todos, domingo 13 de agosto.

Para peor, por decisión propia, Massa debe seguir tomando decisiones como Ministro de Economía. A la fragilidad galopante por la inflación y la falta de dólares, se sumó el cisne negro del triunfo de Milei. Devaluación del peso del 22% el lunes y disparada de los diferentes tipos de dólar y de los precios. 

Massa viajaría la semana próxima a Washington a reunirse con el FMI, que efectivizaría los fondos para cubrir los pagos argentinos con el organismo. En este escenario de agravamiento de la situación financiera y  socioeconómica, resurgieron los rumores de que el ministro- candidato dejaría el Palacio de Hacienda tras esa visita a la capital norteamericana. 

Cerca de Massa suena una campana esperanzada respecto a que, dedicado de lleno a la campaña, puede revertir para las generales el panorama PASO. “Con algo más de un punto pasamos a JxC y vamos con Milei a la segunda vuelta”, argumenta la fuente. 

Sin embargo, dentro del equipo económico, de donde saldrá la sucesión de Massa, hay quienes creen que de acá a octubre emanarán escasas noticias positivas del Ministerio para la campaña oficialista. 

Como para calmar las aguas, durante su rally mediático de las últimas horas, Milei informó que va a estar preparado para asumir si el Gobierno deja el poder antes del 10 de diciembre. Otro que es fiel a su estilo. Mal no le fue. Al menos a él. 

Gi CP