jueves 08 de diciembre de 2022
POLICIA el policía acusado por el crimen se negó a declarar

Miramar: la autopsia reveló que la bala le perforó el corazón a Luciano

El informe forense detalló también que el proyectil le atravesó el pulmón derecho en la parte inferior. Tras el estudio, el cuerpo fue entregado a sus familiares para el último adiós.

12-12-2021 04:54

La camioneta de traslado de detenidos estacionó a unos pocos metros del acceso a los tribunales de Mar del Plata. El oficial Maximiliano González (25), principal acusado por el asesinato de Luciano Olivera (16), la nueva víctima de gatillo fácil, caminó unos cien pasos con las manos esposadas y la ayuda de dos compañeros que lo llevaron hasta la fiscalía y lo asistieron para que nadie pudiera verle la cara. 

González está acusado por “homicidio agravado por su condición de funcionario policial”, un delito gravísimo que prevé una condena a prisión perpetua. Por consejo de sus abogados, Lautaro Resúa y Carla Medina, se negó a declarar ante la fiscal Ana María Caro, quien después solicitó que continúe detenido y sea alojado en la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán, a unos 15 kilómetros de Mar del Plata. 

El policía es el único detenido por el crimen de Luciano, el adolescente de 16 años que fue herido de un balazo en el pecho este viernes 10 de diciembre en la ciudad de Miramar cuando esquivó un control policial. 

El resultado de la operación de autopsia, que se conoció este sábado, reveló que el chico tenía un orificio de bala de entrada y salida. El proyectil, que supuestamente disparó el oficial González, “le perforó el corazón y el pulmón derecho en la parte inferior”, detalló la fiscal Caro. “La muerte fue inmediata por un shock hipovolémico producido por el proyectil que ingresó en su cuerpo”, amplió la funcionaria judicial en una conferencia de prensa que se realizó en el hall de los tribunales marplatenses ubicados en Tucumán y Almirante Brown.

En cuanto a las pericias que restan, Caro aseguró que aguarda los estudios histopatológicos y toxicológicos que determinarán si el policía acusado por el crimen actuó bajo los efectos de alcohol o algún estupefaciente. “Se han mandado y tomado todas las muestras necesarias. También se hizo la extracción sanguínea y estamos a la espera de lo que dictaminen las pericias”, señaló la fiscal.

Por estas horas, los investigadores trabajan para reconstruir cómo fue el ataque que terminó con la vida de Luciano y qué pasó en los minutos previos. Para ello, buscan más cámaras de seguridad en la zona con el objetivo de establecer el recorrido que hizo el chico con la moto y los policías que lo demoraron. 

De acuerdo a los voceros, los pesquisas cuentan con una cámara de seguridad que filmó el momento del ataque. “Hay una cámara en la que se puede observar un poco mejor toda la secuencia del hecho”, reconoció la fiscal, quien calificó a esta prueba “como provisoria”. 

Caso Luciano Olivera: marcha por justicia se tornó violenta en Miramar

Además, serán citados en las próximas horas otros amigos de Luciano que estuvieron con él en la noche en la que fue asesinado y también convocarán a sus familiares más cercanos. La tía del chico, por ejemplo, hizo correr una versión que indica que el policía conocía del barrio a Luciano.  

Ayer, la fiscal dispuso la entrega del cuerpo a los familiares para que sean velados en la casa de sepelios Diagonal. (Ver aparte).

Sobre el episodio, que generó una enorme indignación en la ciudad, Caro dijo que “es muy difícil describir lo que se siente como sociedad cuando pasa un hecho de esta naturaleza. “Es muy triste para todos realmente”, señaló. 

Luciano fue asesinado a las 4 de la madrugada del viernes cuando una patrulla de la policía bonaerense, en la que iban cuatro agentes, quiso identificar al joven que se trasladaba en una moto Yamaha YBR 125 roja. Según fuentes del caso, esto ocurrió en la avenida 9, entre las calles 32 y 34. 

Los efectivos que participaron del operativo manifestaron que el joven se detuvo con su moto pero cuando el chico se acercó al oficial Maximiliano González, a éste se le disparó el arma y una impactó en el pecho de Luciano Olivera provocándole la muerte casi de manera instantánea. 

Los amigos que estaban con la víctima contaron que Luciano “se asustó y se fue” cuando lo quisieron parar en la calle, y que hubo una corta persecución. La tía del menor, por su parte, señaló que el chico “no tenía registro porque era menor” y que ese habría sido el motivo por el cual salió corriendo de la policía, y que ellos “lo mataron de la nada”.

Luego de enterarse del hecho, los familiares y vecinos del menor se manifestaron frente a la dependencia policial en reclamo de Justicia y a manifestar su enojo, lo que generó un enfrentamiento con piedras que recibió la respuesta de balas de goma por parte de los efectivos de la fuerza.

El caso

◆ Este viernes 10 de diciembre Luciano Olivera (16) recibió un disparo policial en la avenida 9 entre 32 y 34, en la ciudad de Miramar.

◆ El oficial que lo mató, identificado como Maximiliano González, fue detenido el mismo día y ayer se negó a declarar.  

Despiden los restos

R.P.

Tras la operación de autopsia, el cuerpo de Luciano Olivera fue entregado a sus padres para el último adiós. 

El velatorio comenzó ayer cerca de las 16 en la casa de sepelios Diagonal, ubicada en la diagonal Fortunato de la Plaza 1661, en el centro de dicha ciudad.

De la ceremonia participaban los familiares de Olivera y amigos, en su mayoría adolescentes.

Con una absoluta tranquilidad y muestras de dolor se velaban los restos, mientras que afuera de la sala velatoria se vivía un clima de respeto, con poca gente en los alrededores.

Ayer, hubo serios incidentes durante todo el día. Por la noche, incluso, se produjo un fuerte cruce entre manifestantes y efectivos de la Policía frente a a la Municipalidad. De acuerdo a las fuentes, lanzaron tres neumáticos que habían prendido fuego, lo que provocó destrozos también en el Concejo Deliberante, ubicado al lado.

A su vez, un grupo se desprendió de la concentración y comenzó a arrojarles piedras y hasta una bomba molotov a los uniformados, quienes se agruparon con sus escudos.

En esta Nota