POLITICA
propuesta de bullrich que genera internas

El uso de las FFAA ya generaba tensiones entre equipos de JxC

Bullrich Larreta 20230303
Cruces. El tema narcotráfico en Rosario volvió a mostrar diferencias entre Bullrich y Larreta. | Prensa PRO/Télam

Las diferentes posturas sobre cómo atacar la problemática del narcotráfico en Rosario abrió un nuevo capítulo de las internas en Juntos por el Cambio, algo que en realidad ya había tenido un primer llamado de atención a fines del año pasado cuando una declaración de Patricia Bullrich sobre el uso de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interior generó debates y repercusiones en la mesa de los equipos técnicos que avanzan en acuerdos programáticos del espacio opositor.

Este jueves, con la noticia de la balacera al supermercado de la familia política de Lionel Messi inundando las pantallas, sendos tuits de Horacio Rodríguez Larreta y Bullrich dejaron en evidencia las diferencias que existen entre los precandidatos presidenciales del PRO sobre el rol de las FFAA. Sin embargo, puertas adentro estas rencillas no son novedosas.

En octubre de 2022, la titular del PRO ya había planteado mediáticamente que su propuesta era modificar la ley para “entrar” con los soldados tanto a Rosario como a la zona de la Patagonia asediada por el conflicto con los sectores que se presentan como mapuches. Esa declaración replicó automáticamente en la siguiente reunión de la mesa de seguridad donde representantes de las fundaciones de los cuatro partidos centrales de JxC debaten sobre diagnóstico de la situación y propuestas de políticas públicas. 

Allí se sientan periódicamente Eugenio Burzaco y Martín Verrier (por el PRO), Alejandro Salomón y María Laura Velasco (UCR), Mónica Frade y René Squetino (Coalición Cívica) y Miguel Ángel Toma y Raúl Rozas (Encuentro Federal, de Miguel Pichetto). Fue el dirigente del radicalismo, según diversas fuentes consultadas, quien se encargó de plantearlo en la mesa, porque hasta ese momento nunca había sido puesta en consideración una propuesta en ese sentido.

La coincidencia está en cambiar el rol de los militares, pero no coinciden en el para qué

UCR y CC fueron los que mayor resistencia plantearon a sumar a las FFAA al combate contra la inseguridad y el narcotráfico. Del lado opuesto, Toma fue de los más fuertes en plantear la necesidad de plantear cambios en la legislación actual para permitir que los militares tuvieran un rol distinto al actual, con mayor intervención en determinadas cuestiones. Algo a lo que también se sumaron los referentes del PRO, aunque coincidiendo con Toma en que no debería ser para funcionar como fuerza policial. Finalmente, hubo acuerdo en que la reforma a la ley es necesaria pero solo para permitir, por ejemplo, que el ejército se pueda sumar a tareas de vigilancia en las fronteras terrestres -tareas que en realidad hoy ya realiza la Marina y la Fuerza Aérea en el mar y en el cielo, respectivamente. 

El problema es que los dos representantes del PRO en esa mesa no responden a Bullrich. Burzaco fue su número dos en el ministerio y Verrier fue subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico, pero en el armado interno del partido están trabajando con Rodríguez Larreta. En la Fundación Pensar, conducida por Franco Moccia, también del espacio del jefe de Gobierno porteño, conviven dirigentes de las diferentes facciones, ya sean larretistas, bullrichistas o cercanos a Mauricio Macri o María Eugenia Vidal. Pero no todos tienen dirigentes en todas las comisiones. Y la propia Bullrich empezó hace tiempo a marcar distancia de ese armado ya que considera que cada uno de los candidatos tiene que tener su propio armado programático. 

“No participamos orgánicamente de las reuniones. Siempre planteamos que hay que tener equipos propios. Lo de las fundaciones es valioso, pero es un contenido de base, un piso, después cada uno le agrega su impronta”, explican cerca de Bullrich. Su propio equipo de seguridad es coordinado por Diego Fleitas, ex funcionario también de su cartera, quien ha participado de encuentros en la Fundación Pensar, pero el armado de la titular del PRO va por afuera. 

“Por qué se sobregiró Patricia, no sé, creo que tiene que ver con la lógica de campaña, porque hasta ahora se venía trabajando con el consenso de modificar la ley de Defensa y de Seguridad Interior, pero no para darles poder de policía”, replican desde el larretismo. Y agregan: “Le gusta generar conflicto a Patricia, así hace política”.

Mientras unos aseguran que los militares no están entrenados para hacer tareas policiales y que la experiencia en otros países fue negativa, los bullrichistas argumentan que depende de los roles que se asignen en el terreno y que los cuerpos de paz, por ejemplo, están entrenados en ejercicios policiales. Otro debate interno que seguirá haciendo ruido interno.