4th de March de 2021
PROTAGONISTAS La pandemia mirada por una diva
10-05-2020 02:03

"Si Sergio Moro viene y quiere casarse, lo acepto"

Susana Vieira, figura de la Red Globo, describe cómo el coronavirus afectó la salud y la política de Brasil.

10-05-2020 02:03

Científicos, médicos, epidemiólogos y sanitaristas explican la pandemia del coronavirus en todas las geografías e idiomas. También presidentes, primeros ministros y líderes políticos. Desde hace poco, la abstinencia de pantalla dio lugar a que reaparecieran economistas –al menos en Argentina– reclamando una centralidad perdida como “referentes” de la realidad. Y hay otros personajes sociales que permiten conocer desde otro punto de vista y en un lenguaje más llano –no exento de subjetividad– cómo el coronavirus irrumpió en la cotidianeidad de millones de personas. Tal es el caso de Susana Vieira, una famosa actriz y presentadora de la Red Globo, quien aportó pinceladas de la situación del Covid-19 en Brasil. Para graficar qué representa Susana Vieira en el país vecino, se podría decir que es la combinación de Graciela Borges como la más famosa actriz de cine, y de Susana Giménez como la famosa actriz de televisión. Para Vieira, incluso Buenos Aires no le es ajena ya que vivió en el país de los 3 a los 13 años. Su padre fue funcionario en la Embajada de Brasil en Argentina y su madre también trabajaba en el Consulado. E incluso siendo una de las pocas actrices brasileñas contratadas por la televisión mexicana, en 1983 compartió cartel protagónico con Leonor Benedetto en una telenovela que se llamó Profesión: Señora. 

“Estoy en mi casa desde hace más de 45 días. Y quienes trabajamos y estamos contratados en Globo podemos quedarnos en nuestra casa, pero hay millones de personas que están en la calle. Y yo estoy en contra, pero cómo hacer para que eso no suceda”, dice Susana Vieira a Jorge Fontevecchia en el ciclo Pensando el coronavirus, en Radio Perfil. “Vivo en Río de Janeiro y los hospitales públicos, la salud pública de Brasil está muerta desde hace ya muchos años. Y para enfrentar una pandemia hay que ser un país rico. Y nosotros somos un país rico pero no somos un pueblo rico”.

Vivir en shock. En los últimos días, el número de casos positivos y de muertos por coronavirus en Brasil fue en aumento. Incluso en el momento de la entrevista esa cifra había ubicado a ese país ya en una situación crítica. Y si bien Vieira afirma que descree de algunas informaciones que salen sobre todo de China, reconoce que “están en shock”. Y ese estado hizo que en Brasil, como en Argentina, subiera el encendido televisivo. La cadena Globo, por ejemplo, tuvo un aumento ostensible del rating. Y Susana Vieira lo explica así: “Esta novedad monstruosa del coronavirus te mantiene preso de la televisión. Yo misma me quedo todo el día mirando. Por supuesto, más nerviosa, más ansiosa, pero yo quiero saber lo que pasa, lo que tenemos que hacer. Yo estoy en la tercera edad y tengo leucemia linfocítica. Y soy paciente de riesgo. Puedo trabajar, puedo respirar, puedo amar, puedo tener una vida normal… pero no con un coronavirus suelto como loco en el mundo. Y lo que me preocupa más es, en caso de que me enferme, no tener los equipamientos necesarios y que me digan que no hay respirador para mí porque soy vieja y que se lo van a dar a alguien más joven. Eso obviamente me asusta. Yo viví mucho y tengo mucho por vivir.”  

También ese rating de Globo algunos lo atribuyen a la posición crítica que tomaron algunos de sus programas periodísticos respecto de Jair Bolsonaro. “La verdad es que empezaron a hablar peor de lo que ya hablaban”, opina Susana Vieira. “Se dan cuenta de eso los que apoyan a Bolsonaro y los que no. Pero no solo por eso, porque también tiene gente que empieza a hablar mal de Globo porque habla mal del presidente, entonces dicen que no la van a ver más, que no van a ver sus telenovelas. Pero creo que nadie vive sin una tele. Yo no vivo sin una”. Sin meterse en política, igualmente Vieira desliza una mirada respecto de las encuestas que dan cuenta de la baja en la imagen presidencial. Así como ella no cree en ciertas informaciones que vienen de China, tampoco se fía mucho de las encuestas que se publican porque “son direccionadas y lo que vale es que Bolsonaro ganó con una gran diferencia. Y ellos y nosotros, todos, tenemos que respetar eso”. Sí le parece pueril que Bolsonaro se niegue a entregar los resultados del test para saber si tuvo o no coronavirus. También, que uno de sus hijos lo minimice repitiendo que es una “gripecita” porque “esas declaraciones son provocadoras, molestan… pero fueron en marzo y estamos en mayo”.

Incondicional. Por eso, del escenario político actual de Brasil, al único que rescata es a Sergio Moro, el ex juez que hace unos días renunció como ministro de Justicia. “Para mí, el único hombre de carácter y que tiene un pasado impoluto es Sergio Moro. Por eso, yo seré Sergio Moro el resto de mi vida. Es un gran juez. Imaginate, un hombre que enfrentó al PT, a todos políticos ladrones, los puso en prisión y tomó el asunto de Petrobras, las valijas con dinero… Por eso, si quiere venir a mi casa a casarse conmigo, yo lo acepto”. 

De Argentina, ella sabe que Lula es querido “porque hay un gobierno socialista” y también apunta que respecto del coronavirus el presidente (Alberto Fernández) tuvo una actitud más rápida y los argentinos siguieron sus indicaciones y las de la OMS. “Los felicito, creo que es un gran país que está empezando y tiene un presidente simpático, con carisma, y tuvo mano fuerte para tomar una decisión aunque tenga que pagar por eso después por el tema de la economía”.

En esta Nota