jueves 23 de septiembre de 2021
REPERFILAR Opinión

CGT+piqueteros: el peronismo profundo quiere recuperar la calle

La columna fue tomada del formato audiovisual del programa "RePerfilAR", de NetTV.

28-08-2020 12:49

Con el apoyo de la Iglesia, un guiñito del Papa Francisco y el impulso -aunque sin demasiado ruido- por parte del Gobierno Nacional, ayer a la tarde se reunieron los principales gremios de la CGT y los movimientos sociales de perfil más kirchnerista, digamos. Nunca se había llegado a semejante nivel de acercamiento y entre sindicatos de los grandes y movimientos sociales.

El anfitrión fue Gerardo Martínez, secretario general de la UOCRA. Estuvo la conducción cegetista, estuvieron los gordos, los no tan gordos, participaron los piqueteros de Juan Grabois -él faltó por “razones personales” sin más datos-, el Movimiento Evita y Barrios de Pie, que tienen funcionarios en ministerios nacionales, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Darío Santillán y alguno más. La reunión tuvo que ver con el lanzamiento de un plan para la creación de 4 millones de empleos que van a reclamar y que, según estiman, costaría para arrancar 750.000 millones de pesos al año. Claro que también tuvo que ver este encuentro con movilizar a los sectores populares, mientras en el Gobierno hay mucha preocupación porque el peronismo perdió la calle y la ganó la oposición. En ese sentido, a los gremios y grupos piqueteros se les suma la competencia con la izquierda, siempre tan movediza y callejera.

Alberto Fernández pidió la unidad del sindicalismo


La post pandemia, especulan, va a estar caracterizada por dos temas muy ruidosos: la pobreza y el desempleo como principales emergentes de la crisis y las elecciones del año que viene. Todo indica que la calle va a volver a ser un escenario central. Hay unas ganas bárbaras de estrenar esta todavía virtual alianza, inédita en la política argentina, con una gran marcha multitudinaria por el centro porteño. Pero se estudian los tiempos y las formas de algo así, para no complicar ni entorpecer el mensaje sanitario de cuidados preventivos y distanciamiento social que pregona el gobierno de Alberto Fernández.

Estas demostración de fuerza también tienen que ver con dar pasos hacia la formación del Consejo Económico y Social, que la Casa Rosada viene postergando y donde los sectores sociales se deberían encontrar cara a cara con los empresarios, en las sillas principales.

Nunca hasta ahora se había dado un acercamiento tan orgánico entre gremios y piqueteros, aunque para lograrlo estos últimos congelaron su reclamo de ser reconocidos en la CGT como una especie de sindicatos de los desocupados.

La agenda está abierta y van a ser noticia más de una vez.