lunes 21 de mayo de 2018 | Suscribite
INTERNACIONAL / UNA CARTA REVELADORA
martes 6 febrero, 2018

Acusan al Papa Francisco de encubrir abuso sexual de menores

Nuevas revelaciones confirman que el pontífice tuvo claras evidencias de las acusaciones al obispo chileno Juan Barros.

Darío Silva D'Andrea

El Papa Francisco recibió el testimonio de víctima chilena en 2015. Foto: AFP

Apenas aterrizó en Chile, en su viaje pastoral en enero, el Papa Francisco pidió perdón por los abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica. Horas después, sin embargo, Francisco dijo que no había “ni una sola prueba” para acusar al obispo de Osorno, Juan Barros, de encubrir los abusos de otro sacerdote, Fernando Karadima. Sin embargo, nuevas revelaciones confirman que el Papa sí tenía evidencias de las acusaciones entregadas por sus propios asesores.

Barros es acusado de tener conocimiento de los abusos que Karadima cometía en su iglesia pero nunca dijo nada. Por eso, cuando el Papa lo nombró obispo de Osorno en 2015, decenas de chilenos protestaron. Uno de los denunciantes es Juan Carlos Cruz, quien, según la agencia estadounidense de noticias Associated Press, redactó ese año una carta destinada al papa Francisco en la que detallaba gráficamente los abusos de Karadima, en la que acusaba a Barros de presenciar estas violaciones.

Tras su viaje a Chile, en el avión de vuelta al Vaticano, luego de ser cuestionado por un periodista, el papa dijo: “Usted me dice con buena voluntad que existen las víctimas. Pero yo no las he visto, no se han presentado”. Sin embargo, miembros de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores afirman que en abril de 2015 enviaron una delegación a Roma específicamente para entregar al Papa la carta de Juan Carlos Cruz sobre Barros.

Juan Barros negó en reiteradas ocasiones que presenciara o encubriera cualquier abuso. “Jamás tuve conocimiento ni imaginé nunca de aquellos graves abusos que este sacerdote (Karadima) cometía con sus víctimas”, dijo el obispo. “No he aprobado ni participado en esos hechos gravemente deshonestos y jamás he sido sancionado por un tribunal al respecto”. En enero fue recibido con abrazos por el pontífice.

El relato de una víctima

Cruz llegó a la comunidad de Karadima en 1980 cuando era adolescente y acababa de perder a su padre. Karadima le dijo que sería como un padre espiritual para él, pero en lugar de eso abusó sexualmente de él. Basándose en el testimonio de Cruz y de otros miembros de la parroquia, el Vaticano retiró en 2011 a Karadima del sacerdocio y le condenó a una vida de “penitencia y oración” por sus crímenes. Ahora tiene 87 años y vive en un asilo para sacerdotes ancianos en Santiago de Chile.

Las víctimas también declararon ante la justicia chilena, que abrió una investigación contra Karadima en 2010. La fiscalía chilena tuvo que abandonar el caso porque había prescrito, pero el juez destacó que no se debía a falta de pruebas. Aunque tanto los fiscales chilenos como el Vaticano consideraron creíbles los testimonios de las víctimas, la jerarquía eclesiástica chilena claramente no les creyó, lo que podría haber influido en la opinión de Francisco.

Para cuando logró que se entregara su carta en 2015, Cruz ya había enviado otras versiones de la misiva a muchas personas y había tratado durante meses de conseguir una cita con el embajador del Vaticano. El correo electrónico que le envió la embajada el 15 de diciembre de 2014, un mes antes del nombramiento de Barros, era breve y directo, indicando que su petición no había sido aceptada.

Podría alegarse que Francisco no prestó atención a la carta de Cruz, ya que recibe miles de misivas al día de fieles de todo el mundo”, dice el informe de AP, firmado por los periodistas Nicole Winfield y Eva Vergara. “No es posible que las lea todas, ni mucho menos que recuerde su contenido años más tarde. Podría haber estado cansado tras una semana de viaje por Sudamérica cuando dijo en una rueda de prensa a bordo del avión que las víctimas nunca habían acusado a Barros de encubrimiento. Pero no se trataba de una carta corriente, ni tampoco lo eran las circunstancias en las que llegó al Vaticano”.

Encubrimiento en el Vaticano

Según Anne Barrett Doyle, codirectora de la ONG “Bishop Accountability”, que denuncia casos de abusos sexuales en todo el mundo, las revelaciones muestran “que el encubrimiento en la Iglesia Católica continúa y que todavía comienza desde lo más alto”.

Según Barret Doyle, el papa pudo haberse olvidado de leer la carta de Juan Carlos Cruz, pero aunque esto hubiera sido así hubo otros informes que Francisco habría ignorado y detallaban los abusos de Fernando Karadima, el mayor cura pedófilo de la historia chilena. Sin embargo, esto supondría “que el Vaticano no tiene un sistema en marcha para responder a las acusaciones a pesar de 15 años de escándalos”.

Para la directora de la ONG esta explicación sería poco plausible debido al interés personal del papa en gestionar el escándalo sobre Barros. “La explicación más posible y dolorosa es que el Papa mintió, que fue deliberadamente deshonesto en Chile y durante su conferencia de prensa en el vuelo, cuando afirmó que no había visto evidencia de la complicidad de Barros”, señaló.

“(La carta) vuelve no sólo a poner en duda sino a finiquitar este discurso de la tolerancia cero, porque para abusadores y encubridores la tolerancia del Vaticano es infinita”, dijo Juan Carlos Claret, vocero de los Laicos de Osorno, un grupo de católicos que lucha contra Barros desde que fue nombrado obispo hace tres años. “Lo que la AP reveló”, agrega, “viene a confirmar lo que nosotros desde el año 2015 venimos denunciando, que finalmente es el conocimiento del papa sobre no sólo quién era Juan Barros, sino de las consecuencias nefastas que iba a traer su nombramiento”.

La carta de una víctima de abuso sexual al Papa Francisco


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4271

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.