ACTUALIDAD
Ley ómnibus

La megaley abrió la interna entre el ala política y los ‘técnicos’ del Gobierno

La discusión por el proyecto “Bases” dejó expuestas las dificultades que tuvieron Francos y Menem para reunir los consensos; Posse y Sturzenegger ya fueron apodados “puristas”.

20230113_milei_cadena_nacional_dnu_na_g
La libertad avanza. Es un partido atípico con un liderazgo personalista. | NA

El ajetreado y extenso debate por la ley ómnibus ha dejado expuestas las dificultades que el “ala política” del gobierno de Javier Milei encuentra a la hora de cerrar acuerdos con la oposición dialoguista. 

En contrapartida, el “ala técnica” del oficialismo continúa avanzando en la readecuación del gasto con el objetivo de alcanzar el déficit cero, sin precisión alguna sobre cuándo se debatirá un nuevo pacto fiscal, objetivo por demás ambicioso. 

Los encargados de llevar adelante el ajuste son Nicolás Posse, quien tendrá a cargo el redireccionamiento de las partidas tras la prórroga presupuestaria y el ministro sin cartera, Federico Sturzenegger, a quienes con malicia apodaron “los puristas del NO”, puertas adentro del Gobierno. Luis Caputo es el tercer vértice de los recortes con el manejo de la botonera económica.   

En los días que transcurrieron durante el debate de la Ley Bases en la Cámara baja se vio desfilar a una larga lista de funcionarios con el objetivo de cerrar acuerdos y destrabar los capítulos de privatizaciones y facultades delegadas. Pese a ello, no faltaron las quejas en las filas de la oposición que pusieron el grito en el cielo por la falta de interlocutores válidos. 

Guillermo Francos 20240203

Desde el ministro Guillermo Francos, hasta el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, o Maximiliano Fariña (quien trabaja con Chirillo), o el segundo de Posse, José Rolandi, fueron parte de la comitiva de funcionarios que desfilaron por las pasillos del Congreso, manteniendo reuniones en el despacho de Martín Menem, quien también formó parte de las negociaciones.

La otra pieza que participó de las conversaciones es Eduardo “Lule” Menem, primo del titular de la Cámara baja, quien trabaja codo a codo con él. El jueves por la mañana, incluso se lo vio al titular del BCRA, Santiago Bausili. 

“Escuchan, anotan y se llevan las propuestas; tienen que consultarlo todo”, resumió una voz del Congreso para graficar las dificultades de los libertarios. Pero las críticas al ala política no solo fueron opositoras. “Impericia” fue el adjetivo que se utilizó puertas adentro del oficialismo. 

Posse avanzó ayer con la reducción del gasto: puso techo a la paritaria de empleados

Hasta el jueves, la única persona con poder decisorio que había visitado el Congreso era Santiago Caputo, quien el día previo a la sesión mantuvo diálogo con el titular del PRO, Cristian Ritondo, y hasta amagó con retirar el proyecto. Con todo, el asesor estrella no alcanzó los consensos.      

La irrupción de Karina Milei en la Cámara baja el jueves por la tarde expuso aún más a los interlocutores del Gobierno, quienes habían iniciado la semana con un desaguisado tras las versiones cruzadas con los gobernadores de JxC por la coparticipación del Impuesto PAIS. Karina mantuvo un diálogo con Ritondo. 

Nicolás Posse y Federico Sturzenegger 20240203
Nicolás Posse y Federico Sturzenegger.

Milei dio por concluida la negociación ayer por la tarde, cuando compartió un mensaje de la Oficina del Presidente. “Se tomaron las sugerencias, se hicieron las modificaciones, se eliminó el capítulo fiscal y hemos llegado a un proyecto de consenso. El momento del debate ha terminado”, sostiene el mensaje que agrega: “Es hora de que los representantes del pueblo decidan si están del lado de la libertad de los argentinos o del lado de los privilegios”. 

En paralelo, Posse avanza con la baja del gasto. Ayer, se publicó en el Boletín Oficial una medida que le pone techo a la paritaria de los empleados públicos. Las nuevas pautas salariales deberán definirse, en principio, con el mismo presupuesto del año pasado, lo que anticipa un frente conflictivo para el Gobierno teniendo en cuenta el pronóstico inflacionario para este año. 

Además, según supo PERFIL, se está evaluando la reducción o eliminación de las URS (unidad retributiva de servicios) que forman parte de los convenios colectivos de trabajo, aunque no son contributivos. Por ahora, los gremios estatales no están anoticiados de que se esté evaluando una medida de tamaño calibre.  

Posse continúa teniendo a cargo la “aprobación” de cada uno de los organigramas de los ministerios. Muchos funcionarios de segundas líneas continúan sin estar designados y más allá del argumento de la demora burocrática, la dilación comienza a despertar suspicacias.  

En tanto Sturzenegger ha elegido el bajo perfil en los últimos días, tal vez por el apuntamiento que tuvo Pichetto en los últimos días contra él. Sigue sin ser oficialmente nombrado, pero es junto con Posse quienes le imprimen la impronta a la reforma del Estado. Caputo ya había comenzado el año pasado con el retiro de subsidios a las tarifas energéticas y al transporte.