viernes 16 de abril del 2021
BLOOMBERG Internacional
17-11-2020 21:30

La diplomacia de las vacunas es la nueva "carrera espacial"

La carrera espacial fue el último símbolo de la competencia tecnológica de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Ahora, imagínese si esa carrera hubiera sido una cuestión de vida o muerte para millones de personas en todo el mundo. Esos son los riesgos involucrados en la producción y la distribución mundial de una vacuna contra el covid-19.

Henry Brands "Hal"
17-11-2020 21:30

La carrera espacial fue el último símbolo de la competencia tecnológica de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Ahora, imagínese si esa carrera hubiera sido una cuestión de vida o muerte para millones de personas en todo el mundo. Esos son los riesgos involucrados en la producción y la distribución mundial de una vacuna contra el covid-19.

Ese esfuerzo inevitablemente competitivo determinará en buena parte cómo el covid-19 finalmente afecta el equilibrio del poder global y el prestigio. Para la Administración entrante de Joe Biden, ofrece una oportunidad estratégica.

Las apuestas de la diplomacia de las vacunas se están enfocando a medida que las perspectivas se vuelven más claras. Varias vacunas chinas se encuentran actualmente en ensayos de etapa tardía. La semana pasada, Pfizer Inc., con sede en EE.UU., y su socio alemán BioNTech SE anunciaron que su vacuna había demostrado una efectividad del 90% en los ensayos de fase III. El lunes, otra compañía estadounidense, Moderna Inc., anunció una tasa de efectividad de 94,5% en un análisis provisional de su vacuna.

Existe, para EE.UU. y otros países ricos, una luz al final del túnel: la posibilidad de que la tecnología pueda reprimir la pandemia en algún momento de 2021.

Geopolítica de la vacuna

¿Pero qué pasa con el resto del mundo? Muchos países en desarrollo enfrentarán enormes desafíos en la compra y entrega de vacunas a sus poblaciones. Podría surgir una situación en la que el covid-19 se haya vuelto mucho menos amenazante en la mayoría de los países ricos y avanzados, que utilizan su poder económico para asegurarse los primeros suministros de vacunas, pero continúa en el llamado sur global.

Hacer que las vacunas estén disponibles a nivel mundial es, por lo tanto, un imperativo humanitario. También es un imperativo económico: no habrá una recuperación general si grandes franjas del mundo siguen plagadas por la pandemia. Y es un imperativo geopolítico, porque quien afirme que podría liderar podría obtener enormes ganancias en poder blando e influencia diplomática.

Pekín lo sabe, razón por la cual sus piratas informáticos han apuntado tan agresivamente a las compañías farmacéuticas occidentales y la investigación del covid-19, incluso mientras sus científicos trabajan para desarrollar sus propias vacunas. Xi Jinping ha anunciado que China tratará sus vacunas como un “bien público global” y se comprometió a prestar hasta US$2.000 millones para ayudar a los países en desarrollo a obtenerlas. Empresas chinas como Sinovac Biotech Co., CanSino Biologics Inc. y Sinopharm Group Co. están probando vacunas en Emiratos Árabes Unidos, Brasil, Pakistán y otros países; han cerrado acuerdos para proporcionar acceso temprano a Indonesia y Filipinas, entre otros.

China se esfuerza por cambiar su imagen, no como la autocracia irresponsable que inició la pandemia, sino como la superpotencia tecnológica que le puso fin. Su objetivo es extender el alcance de su Ruta de la Seda de la Salud, una parte de la iniciativa de la Franja y la Ruta, más grande, en todo el mundo en desarrollo. Y puede usar el atractivo de las vacunas para fines estratégicos más tangibles: recordar a los países vecinos los costos potenciales de la lucha con Pekín en el Mar de China Meridional.

Surgen dudas sobre la seguridad de las vacunas chinas contra el coronavirus

En este ámbito de la diplomacia de las vacunas, China cuenta con algunas ventajas importantes. Aunque la mayoría de las vacunas de fabricación china son relativamente poco sofisticadas, también se producen, almacenan y distribuyen con relativa facilidad. Y si bien las vacunas chinas probablemente no pueden pasar la reglamentación en Estados Unidos o Europa, ese es un problema menor en los países en desarrollo. Finalmente, dado que Pekín parece haber reducido significativamente la prevalencia del covid-19 internamente (según sus propias estadísticas), puede tener algo más de libertad para exportar vacunas desde el principio.

No obstante, Pekín enfrenta serios desafíos. Tiene un historial de promesas excesivas y de bajo rendimiento en programas de ayuda aparentemente magnánimos. Las vacunas más débiles, o las que se apresuran a producir, pueden resultar menos efectivas o más peligrosas de lo que se anuncia.

El gobierno de Xi también podría exagerar su demanda, exigiendo explícitamente fidelidad o concesiones a cambio de vacunas, una tentación que, a pesar de las afirmaciones contrarias, puede ser difícil de resistir para un régimen autoritario y hostigador.

¿Qué pasa con EE.UU.? Con los prometedores resultados de las pruebas de las empresas estadounidenses, es probable que Washington evite el escenario de pesadilla: un largo período en el que China tiene una o más vacunas en funcionamiento y Estados Unidos ninguna. Y aunque el gobierno de EE.UU., guiado por el nacionalismo de la vacuna de suma cero del presidente Donald Trump, ha rechazado en su mayoría los esfuerzos multilaterales para asegurar y distribuir las vacunas a nivel mundial, eso no significa que el país esté ausente del esfuerzo.

Crece discordia en Estados Unidos por las vacunas y la inmunidad al virus

Empresas con sede en EE.UU. han acordado entregar algunos de los miles de millones de dosis de vacuna que se necesitarán para proteger a las poblaciones de todo el mundo. Organizaciones filantrópicas estadounidenses, en particular la Fundación Gates, están ayudando a financiar el esfuerzo.

Aun así, EE.UU. se ha puesto en una situación difícil desde el punto de vista diplomático. Simplemente no obtendrá muchos beneficios geopolíticos de las acciones de sus filántropos y sus compañías farmacéuticas, dado que Trump ha adoptado de manera tan explícita un enfoque tan agresivo para el covid-19. Tal vez EE.UU. no pueda ayudar al mundo hasta que domestique su propia epidemia resurgente, y Operation Warp Speed de la Administración Trump puede finalmente tener un beneficio global, al facilitar el camino regulatorio y financiero hacia el desarrollo de vacunas en EE.UU. No obstante, Washington pagará un precio geopolítico si no demuestra que puede ser el catalizador de la acción colectiva en el desafío más apremiante del mundo.

El paso más fácil para la Administración entrante de Biden sería volver a comprometerse con la Organización Mundial de la Salud y comenzar a apoyar plenamente a Covax Facility, una asociación global público-privada que tiene como objetivo desalentar el acaparamiento de vacunas y entregar 2.000 millones de dosis en todo el mundo para fines de 2021.

De manera más ambiciosa, Biden podría tratar de forjar una coalición de democracias avanzadas comprometidas con facilitar el desarrollo, la distribución equitativa y el financiamiento generoso de las vacunas. Esto también implicaría trabajar en estrecha colaboración con India, que es un país en desarrollo clave y una potencia de fabricación de vacunas. China podría ser invitado a unirse. Si está de acuerdo, la lucha contra el covid-19 podría convertirse en un área de cooperación de grandes potencias. Si se niega, corre el riesgo de aislarse.

President-Elect Joe Biden Delivers Remarks On Coronavirus And US Economy
El presidente electo Joe Biden junto a su compañera de fórmula y vicepresidenta Kamala Harris

Tal programa bien podría pagarse solo. The RAND Corporation estima que el suministro de la vacuna contra el covid-19 a los países de bajos ingresos costaría US$25.000 millones, pero que EE.UU. y otros países ricos podrían perder US$119.000 millones al año en pérdida de productividad si la economía mundial sigue en dificultades porque el covid-19 persiste en el mundo en desarrollo.

Esa es solo la ecuación económica. La iniciativa humanitaria más exitosa de EE.UU. de este siglo, el Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA, salvó millones de vidas en África y fortaleció la imagen de Estados Unidos durante el gobierno de George W. Bush. Hoy, liderar un ambicioso programa de vacunación global sería una inversión en la influencia estadounidense.

Puede parecer una locura pensar en la lucha contra el covid-19 en términos de política de poder, pero esa es la fría realidad de un mundo competitivo. Si la Administración entrante de Biden busca restaurar el prestigio estadounidense y salvar vidas en el proceso, una diplomacia de vacunas vigorizada podría ser el lugar para comenzar.