martes 22 de junio de 2021
BLOOMBERG
06-05-2020 20:15

Que COVID-19 no acabe con los campos de refugiados: Tracy Walsh

Un hecho peculiar sobre la catástrofe del coronavirus hasta ahora es que los más pobres del mundo se han librado, en gran medida, de lo peor. De los 10 países con más muertes hasta la fecha, casi todos pertenecen al grupo de los más ricos. No obstante, si el virus ha abrumado a lugares con hospitales modernos e infraestructura médica de clase mundial, como puede atestiguar cualquiera que haya estado en Nueva York o Milán recientemente, podría causar un daño aun más catastrófico en lugares donde

06-05-2020 20:15

Un hecho peculiar sobre la catástrofe del coronavirus hasta ahora es que los más pobres del mundo se han librado, en gran medida, de lo peor. De los 10 países con más muertes hasta la fecha, casi todos pertenecen al grupo de los más ricos. No obstante, si el virus ha abrumado a lugares con hospitales modernos e infraestructura médica de clase mundial, como puede atestiguar cualquiera que haya estado en Nueva York o Milán recientemente, podría causar un daño aun más catastrófico en lugares donde el sistema de atención médica es frágil. Quizás en ninguna parte es mayor el riesgo que en los campos de refugiados del mundo.

Unos 2,6 millones de refugiados viven en más de 100 de estos campamentos en todo el mundo. Aunque representan solo una pequeña fracción de la población de refugiados, que totaliza unos 26 millones, aquellos en campamentos se enfrentan a riesgos descomunales durante una pandemia. Al igual que los cruceros, infames por ser focos de COVID-19, los campos de refugiados generalmente están superpoblados (en muchos de ellos, la densidad de la población supera de lejos la de Manhattan en la ciudad de Nueva York). A diferencia de los cruceros, a menudo carecen de infraestructura sanitaria básica; varios cientos de personas, por ejemplo, podrían depender de una sola fuente de agua. Entretanto, la escasez de equipos de protección personal que ha atormentado al mundo rico es mucho peor en los campamentos, y la atención avanzada es “escasa a inexistente”, según el grupo de defensa Refugees International. Para manejar el coronavirus, algunos países han puesto los campamentos bajo llave, lo que hace que la atención médica esté aún más lejos del alcance.

Esas son las malas noticias. La buena noticia es que pocos de los campamentos del mundo están lidiando con un contagio a escala del de Diamond Princess (donde 17% de las personas a bordo se infectó), o de la correccional Marion en Ohio (donde, terriblemente, más de 80% de los reclusos están enfermos). El mundo tiene tiempo para prepararse y debe prepararse —por razones humanitarias, pero también de interés propio. Los brotes de coronavirus en los campamentos sembrarían inestabilidad y agitación en los países de acogida, interrumpirían el proceso de reubicación de refugiados y retrasarían el desarrollo económico en décadas. También podrían transmitir el virus a poblaciones nacionales más grandes. Como Singapur lo ha demostrado, incluso la mayoría de los sistemas de salud avanzados pueden fallar si permiten que los no ciudadanos se filtren por las grietas.

Afortunadamente, el mundo puede tomar medidas durante esta crisis, ayudando a los refugiados a mantener la distancia, mantenerse saludables antes de que el virus se desate y mantenerse informados.

Puede que el distanciamiento social tradicional sea imposible en los campamentos, como lo han señalado tanto trabajadores como refugiados, pero hay algunas soluciones disponibles. De manera más drástica, los Estados podrían “evacuar” sus instalaciones de refugiados hacinadas, como han insistido Médicos sin Fronteras y otros a Grecia. Si bien es poco probable que eso suceda a gran escala, Grecia ha comenzado a movilizar a niños no acompañados a Alemania y Luxemburgo, parte de una iniciativa más amplia de la UE, y se ha comprometido a trasladar a unos 2.400 de los refugiados más vulnerables.

Infortunadamente, la mayoría de los campamentos se encuentran en lugares que carecen de los recursos de la Unión Europea, o incluso de Grecia (que está lejos de ser un país anfitrión modelo). Allí donde los Estados no pueden o no quieren actuar, el resto del mundo debe hacerlo. Los países ricos que carecen de voluntad política para aceptar nuevos refugiados podrían, al menos, aumentar la financiación al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, que está construyendo unidades de cuarentena y aislamiento en los campamentos. La ONU y las ONG también están liderando para aliviar la congestión, con entregas de jabón puerta a puerta en burro, por ejemplo, como está sucediendo en campamentos del este de Sudán.

Las personas cuyas necesidades de alimentos, agua y saneamiento básico no están cubiertas también son vulnerables a todo tipo de enfermedades, incluido el coronavirus. Así que abarcar esas necesidades básicas es una medida preventiva crucial. El ACNUR, a su favor, ha priorizado la mejora de la infraestructura de agua e higiene en los campamentos, al igual que muchas ONG. Lamentablemente, debido a un déficit de financiación relacionado con el coronavirus, el Programa Mundial de Alimentos ha reducido las raciones de alimentos para los refugiados en Uganda en 30%. De hecho, las raciones no son abundantes, por lo que los fuertes recortes podrían conducir a la desnutrición, lo que debilitaría el sistema inmunológico de los refugiados en el peor momento posible.

Los países que luchan con sus propias crisis de COVID-19 se verán tentados a recortar fondos a las agencias y ONG que brindan servicios básicos a los refugiados. Es una idea terrible. La economía global puede no estar en su mejor momento, pero invertir en nutrición y saneamiento evitaría catástrofes globales aún más costosas en el futuro. Además, cerrar sus hospitales a los refugiados también sería un error: excluir a los no ciudadanos podría tener consecuencias desastrosas para la salud pública. Si los países ricos se preocupan por sus propios intereses, deberían ser inclusivos y acabar con su lamentable tradición de escatimar en ayuda durante las recesiones. Porque, como todos sabemos, el coronavirus no respeta frontera alguna.

Otra cosa clave que el mundo puede hacer es mejorar las comunicaciones y la conectividad en los campos de refugiados. Bangladesh ofrece un caso de estudio sobre qué no hacer. Hogar del mayor complejo de campos de refugiados del mundo, Bangladesh alberga a unos 900.000 refugiados rohingya de Myanmar. Desde el otoño pasado, ha prohibido internet en campamentos y restringido el acceso a teléfonos móviles para los refugiados. Como resultado, la información errónea sobre lo que los residentes llaman el “moronavirus” o “virus moribundo” en rohingya es desenfrenada. Los trabajadores de apoyo dicen que no pueden difundir información importante de salud; los defensores de los derechos humanos dicen que las restricciones ponen vidas en riesgo.

En el caso de Bangladesh, las campañas de presión global podrían tener éxito. “La manera de avanzar es hacer que altos funcionarios del gobierno internacional y extranjero se involucren con los líderes de Bangladesh e intenten argumentar que este tipo de restricciones no sirven a los intereses del Gobierno de Bangladesh”, dice Eric Schwartz, presidente de Refugees International. Los rumores aumentan la probabilidad de pánico, con consecuencias potencialmente terribles. La presión tras bambalinas y las expresiones públicas de preocupación podrían incitar a Bangladesh a reconsiderar su decisión.

En otros países, las ONG están adoptando enfoques creativos para mejorar las comunicaciones, ampliando las plataformas en línea existentes para llegar a más refugiados o enviando mensajes de texto con información de salud en los idiomas locales. Es cierto que no todos los campamentos están en lugares con una fuerte infraestructura de comunicaciones. En esos casos, y en otros, las campañas de información sobre la salud pueden adoptar formas más tradicionales, como por ejemplo en México donde tienen carteles pintados a mano.

Proteger a las personas más vulnerables del mundo de una pandemia cuesta dinero. Lamentablemente, el mundo no se ha apresurado a “dar”. Las Naciones Unidas han pedido US$2.000 millones adicionales para hacer frente a las necesidades humanitarias relacionadas con COVID-19 y han recibido menos de la mitad de esta suma, incluidos unos exiguos US$95 millones de Estados Unidos (Alemania, con una cuarta parte de la población, ha contribuido con cerca de US$50 millones más). Schwartz señala que el Congreso ha asignado unos US$900 millones para apoyo humanitario como parte de sus paquetes de ayuda para hacer frente al coronavirus, lo que representa solo 0,03% del total de aproximadamente US$3 billones.

En marzo, la ONU y la Organización Internacional para las Migraciones suspendieron el reasentamiento de refugiados en todo el mundo. Esa decisión podría reflejar tanto la precaución médica como el reconocimiento de las realidades políticas en los países de reasentamiento. Pero cerrar las salidas a algunas de las personas más indefensas del mundo y luego dejarlas más vulnerables a una pandemia en la que no tuvieron nada que ver no es solo un acto de indiferencia insensible. También es un posible error estratégico: algunos de los campos de refugiados más grandes del mundo se encuentran en Estados que lidian con amenazas terroristas (Kenia, Jordania y Pakistán) o las réplicas de guerras civiles y atrocidades (Sudán del Sur y Bangladesh). No deberían debilitarse más al tener que hacer frente a un virus cuya propagación sería aún más difícil de detener en lugares tan congestionados y desesperados. “Sabemos cómo lidiar con estos problemas, pero la pieza crítica que falta es la dotación adecuada de recursos”, dice Schwartz. Aunque solo sea por interés propio, es una brecha que el mundo rico puede permitirse llenar.