martes 20 de agosto de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / VOTOS DECISIVOS
sábado 20 julio, 2019

Castillo de naipes electoral

Si las cuentas se parecen a las de 2015, sería difícil que no haya segunda vuelta. El voto joven y el bonaerense.

por Carlos De Angelis

Delicado equilibrio. Foto: Pablo Temes

Si se toman los promedios de las encuestas presidenciales de la última semana, las dos fórmulas principales, Macri-Pichetto y Fernández-Kirchner, capturan el 75% del electorado. El 25% restante se inclina por las alternativas de Lavagna, Espert, Del Caño, pero en el grupo todavía hay una tercera parte de indecisos.

Realismo numérico. Este siete u ocho por ciento de votantes sin candidato parece estratégico para que alguna de las dos boletas mayoritarias pueda ganar en primera vuelta, pero si se observa que en las PASO de 2015 el 6% votó en blanco o impugnó (que no se computa para el cálculo electoral), es probable que los indecisos se reduzcan al 2% o menos. Debe tomarse en cuenta que el padrón electoral para este año va a ser levemente superior a 34 millones de ciudadanos, pero si como sucedió en otras elecciones entre el 20 y el 25% históricamente no va a votar, los votantes efectivos se reducirán a 27 millones. Finalmente, todo se termina en medio millón de personas que están tironeadas entre las ofertas actuales. Si se proyecta linealmente este caudal de voto vacante entre las candidaturas difícilmente pueda inclinar la balanza. Así se comienza a intuir una probable segunda vuelta, porque se terminarían cristalizando los valores que se observan actualmente: 40% para el Frente de Todos y 36% para Juntos por el Cambio.

Encuestas: a cuánto llega el rechazo de Macri y Fernández, y por qué es clave en el balotaje

¿Podría ser diferente el panorama? En 2015 existieron dos hechos notables entre las PASO y las elecciones generales. En aquellas primarias el 25% del padrón decidió no ir a votar. Si bien no existe información al respecto, se estima que gran parte de los ausentes fueron mayores de 70 años y jóvenes entre 16 y 18 años empadronados, dos grupos para los cuales el voto es optativo. En cambio, para las generales y luego para la segunda vuelta el porcentaje de concurrencia subió en seis puntos. El hecho inverso ocurrió con el voto en blanco e impugnado, que bajó del casi 6% en las PASO al 3,22% en la general y al 2,46% en la segunda vuelta. Dos conclusiones indican que muchos ciudadanos no se sienten interpelados por las PASO, pero cuando la elección se pone tensa, se perciben obligados a elegir dentro de la polarización.

Volver al futuro. Hoy figura en un gran pizarrón de Juntos por el Cambio el recordatorio de lo ocurrido en 2015 cuando la fórmula Macri-Michetti ascendió casi seis puntos de las PASO a la general. La hipótesis más extendida es que gran parte del estirón se debió a la incorporación de la friolera suma de dos millones de votantes entre esas dos elecciones. Muchos creen que si se pudiera lograr que ahora estos votantes concurran a las primarias directamente, la elección podría virtualmente empatarse. Pero hay que observar el efecto contrario que ocurre entre los más jóvenes, donde Fernández aventaja cómodamente a Macri. El segmento de 16 a 30 años ya conforma un electorado de casi el tamaño de la provincia de Buenos Aires. También en este espacio José Luis Espert se ha transformado en una cuña para el macrismo, mientras los intentos para que el economista liberal desista se multiplican.

Desde las elecciones de 2015 hasta hoy “pasaron cosas”, y la ciudadanía tiene un panorama medianamente ajustado de lo que ofrece Juntos por el Cambio a la sociedad

Pero como dice el dicho “nadie puede bañarse dos veces en el mismo río”. Desde las elecciones de 2015 hasta hoy “pasaron cosas”, y la ciudadanía tiene un panorama medianamente ajustado de lo que ofrece Juntos por el Cambio a la sociedad. Es más, desde el acuerdo con el FMI del año pasado y el inicio de los programas de contracción monetaria y déficit cero, el frente Cambiemos + Pichetto ha dado un giro a la derecha al menos en términos discursivos, poniendo blanco sobre negro el programa 2019-2023 a diferencia de la campaña de cuatro años atrás, donde el proyecto era mucho más ambiguo y lábil. A caballo de esto se puede recordar que luego del ajustadísimo triunfo de Horacio Rodríguez Larreta sobre el actual asociado Martín Lousteau en la elección adelantada en CABA, Mauricio Macri hizo una fugaz aparición para explicar que iba a mantener YPF y Aerolíneas Argentinas en manos del Estado y que no iba a sacar la AUH, discurso incluso cuestionado por los propios.

Madre de batallas. Uno de los obstáculos de Macri para repetir la performance de 2015 se encuentra en la provincia de Buenos Aires, donde María Eugenia Vidal está en aprietos frente al candidato menos pensado, Axel Kicillof. Vidal ha encarado una campaña agresiva que por momentos parece transmitir esta debilidad. Sus spots recordando que los bonaerenses deben votar a alguien que viva en la Provincia –cuya finalidad es distanciarse del “porteño” Kicillof– se da de bruces con la evidencia de que ella fue vicejefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el segundo mandato de Macri.

Tras el cruce con Macri y Vidal, el intendente de San Martín le sonrió a Kicillof y Magario

Las fuertes diferencias en intención de voto a favor del ex ministro de Economía en la tercera sección electoral (34% del padrón provincial) no se compensa por la primera, donde la cosa está más pareja, y en el resto de Buenos Aires, donde el voto está muy atravesado por los problemas locales y por el impacto de la contracción económica, como sucede en ciudades grandes como La Plata, Mar del Plata o Bahía Blanca. ¿Podría Macri ganar en segunda vuelta aun si perdiera Vidal?

La contracara de las dificultades de la provincia más poblada del país la ofrece la Ciudad de Buenos Aires. Horacio Rodríguez Larreta se solidificó en estos días sincronizando la inauguración de obras con las elecciones, a lo que se debe sumar una campaña apabullante. También y contrariamente a lo que pasa en los cordones que circundan a la Capital Federal, aquí la población ha envejecido. Luego, José Luis Espert no tiene un candidato de peso en la Ciudad, Matías Tombolini no cuenta con la infraestructura para la envergadura de la batalla y finalmente Matías Lammens se plantea más como una apuesta a futuro que una intención de tensar la competencia en un posible ballottage.

Frente a este panorama ya no se ve imposible que la fórmula Larreta-Santilli gane en primera vuelta, lo que nunca pasó desde que se vota el puesto de alcalde en la Capital, y que significaría la emergencia de un liderazgo en el PRO con consecuencias de cara a 2023.

*Sociólogo (@cfdeangelis).


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4727

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard