domingo 27 de noviembre de 2022
COLUMNISTAS contrastes

El acceso a la energía en América Latina

05-01-2019 00:45

Una de las historias de éxito en materia de desarrollo que más se pasa por alto en estos momentos es que la población sin acceso a la electricidad ha caído por debajo de los 1.000 millones por primera vez desde que se iniciaron los registros. Nuevos datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) muestran que en 2017, 120 millones de personas obtuvieron acceso a la electricidad, un número nunca antes alcanzado.

El acceso a la energía moderna transforma la vida de muchas maneras. La energía no solo alimenta las luces que permiten a los niños hacer sus tareas y alumbrar las calles para hacerlas más seguras, sino también los frigoríficos que mantienen los alimentos higiénicamente y las vacunas utilizables, la tecnología que lleva la atención de la salud y la educación a la era moderna, y permite el desarrollo económico que solo puede lograrse a través de la modernización de la agricultura, los emprendimientos comerciales y la industrialización.

Al permitir que los pobres dejen de cocinar y calentar con leña, cartón y estiércol, la energía moderna también ayuda a eliminar la contaminación atmosférica en el interior de las viviendas, el mayor asesino ambiental del mundo que se cobra 4,3 millones de vidas al año.

El número de personas sin acceso a instalaciones de cocción limpia ha comenzado a disminuir gradualmente. El suministro de energía moderna mediante la electrificación de la red y el suministro de gas licuado de petróleo y de cocinas más limpias debería haberse realizado hace tiempo. Pero este progreso se ve amenazado por un movimiento entre países ricos que amenaza con frenar el progreso.

Hay mil millones de personas en el mundo que todavía no tienen acceso a la electricidad. Es inmoral e hipócrita dejarlos en la oscuridad. 

La tendencia bien intencionada pero peligrosa es que los líderes de pensamiento del mundo rico declaren que las naciones pobres deben “saltarse” las viejas tecnologías que industrializaron el mundo desarrollado.

Esto se reduce a descuidar el acceso a la red total, que en casi todas partes depende de los combustibles fósiles, y en su lugar salpicar a los países con “micro-redes de suministro”, como pequeños paneles solares en los tejados. Estos pueden alimentar una bombilla y un cargador de teléfono móvil, pero no son suficientes para alimentar la cocina y la calefacción, por no hablar de la agricultura y la industria.

El ejemplo más prominente (y muy raro) de los saltos que realmente ocurren es con los teléfonos celulares. Esto se utiliza para ilustrar cómo los países pobres han eludido las incómodas líneas terrestres del mundo rico y han terminado con una comunicación mejor y más barata. Sin embargo, como metáfora de cómo la energía solar y el viento pueden ayudar, fracasa miserablemente: claro, usted puede cargar su teléfono celular con un panel solar, pero eso solo constituye alrededor del 1% del consumo de energía del teléfono celular.

La primera prueba rigurosa publicada sobre el impacto de los paneles solares en la vida de las personas pobres  reveló que recibían un poco más de electricidad, pero que por lo demás no había un impacto cuantificable en sus vidas: no aumentaban sus ahorros o gastos, no trabajaban más o iniciaban más negocios, y sus hijos no estudiaban más.

En contraste, un estudio en Bangladesh mostró que la electrificación de la red (que mayormente significa combustible fósil) tiene impactos positivos significativos en los ingresos, gastos y educación de los hogares. Los hogares electrificados experimentaron un aumento promedio del 21 por ciento en sus ingresos y una reducción del 1,5 por ciento en la pobreza por año.

Habiendo impulsado su propio desarrollo mediante combustibles fósiles, los países ricos sugieren ahora a los países pobres que se queden sin fuentes de energía más confiables en nombre del medio ambiente. Ese es el enfoque equivocado. Necesitamos hacer más avances en energía verde para que puedan reemplazar a los combustibles fósiles a escala.

Pero también tenemos que asegurarnos de que la electrificación que transforma la vida continúe. Hay mil millones de personas en el mundo que todavía no tienen acceso a la electricidad. Es inmoral e hipócrita dejarlos en la oscuridad.  

*Director del Copenhagen Consensus Center.