domingo 29 de enero de 2023
COLUMNISTAS todo puede pasar

El reino del revés

Falta de planificación, impericia, negligencia, cosas que condicionan la realidad de Argentina.

21-01-2023 23:55

Como si la Argentina no tuviera suficientes frentes internos de conflicto –inflación galopante, dólar libre que sigue subiendo, escasas reservas en el Banco Central, un Congreso de la Nación paralizado y dividido por el intento de Juicio Político a los miembros de la Corte Suprema, más un año electoral que promete numerosos conflictos político partidarios– el martes nuestro país será la sede de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) la organización creada por Hugo Chávez y Luiz Inácio Lula da Silva en 2010.

Alberto Fernández prestó conformidad como anfitrión, para el regreso a los escenarios internacionales del dictador venezolano Nicolás Maduro quien venía limitando sus movimientos entre naciones amigas como Nicaragua y el régimen cubano. Su presencia aún no ha sido confirmada, pero el Presidente ve allí una nueva oportunidad para enviar señales al kirchnerismo duro que, haga lo que haga, lo desprecia. La portavoz presidencial Gabriela Cerruti ya confirmó la reunión con el dictador cubano Díaz Canel el miércoles en la Casa Rosada, un día después de la cumbre. Vale recordar que Díaz Canel fue el primer presidente al que  Alberto Fernández recibió el día posterior a su asunción, el 11 de diciembre de 2019.

El brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el colombiano Gustavo Petro y el chileno Gabriel Boric ya aseguraron su presencia. Para Fernández es imprescindible la foto con “su amigo” Lula para demostrar un supuesto aval a su candidatura presidencial que tanto irrita al kirchnerismo. No faltarán los gestos importados, los abrazos y la confianza excesiva a la que nos tiene acostumbrados el Presidente.

El Foro Argentino por la Democracia en la Región (Fader) presentó una denuncia ante la Justicia Federal contra los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; Cuba, Miguel Díaz Canel; y Nicaragua, Daniel Ortega por violaciones a los derechos humanos. Del otro lado, agrupaciones de izquierda y simpatizantes del kirchnerismo duro prometen su presencia en las calles para “asegurar” que todo se desarrolle de acuerdo a lo planeado. La grieta en su máxima expresión. “Va a estar lindo Buenos Aires” –dijeron con ironía cerca del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. Todos buscarán sacar provecho político de un evento que promete convertir la Ciudad en un infierno. Más allá de las chicanas y los pases de factura, se trata de una peligrosa muestra más del alineamiento geopolítico del Gobierno detrás del eje bolivariano y de espaldas a las democracias occidentales.

El primer papa emérito

La oposición aprovechará el río revuelto para disimular sus propias desavenencias internas. No tan Juntos por el Cambio mantiene conflictos latentes que ponen en riesgo la unidad en Mendoza, Neuquén, Río Negro y Chubut. El caso más resonante se da en la provincia de Río Negro donde es casi un hecho que la UCR compartirá alianza electoral con La Cámpora. El partido oficialista Juntos Somos Río Negro y el frente “Nos Une Río Negro”, que cobija a buena parte del kirchnerismo, acordaron una alianza de cara a las elecciones que se realizarán el próximo 16 de abril para gobernador, legisladores provinciales e intendentes. El oficialismo de esa provincia ya ultimó detalles del acuerdo con una parte importante del radicalismo, que se prepara para abandonar Juntos por el Cambio y compartir frente con La Cámpora. Increíble, pero real. Todavía hay dirigentes que no entienden la gravedad de la crisis social e institucional que atraviesa la Argentina.

A río revuelto ganancia de pescador.

El Gobierno comenzó un plan de recompra de la deuda externa argentina. De acuerdo a la información que trascendió de fuentes del Ministerio de Economía que comanda Sergio Massa, el proceso se puso en marcha con la intención de mejorar el perfil de los vencimientos, reducir el riesgo país y facilitar las condiciones de financiamiento.

El martes –día previo al anuncio– algunos de los bonos registraron un volumen récord de operaciones, entre ellos el GD30, uno de los más utilizados para la compra de dólares financieros. El mercado no fue indiferente ante estos movimientos y la oposición señaló la posibilidad de que allegados al Gobierno aprovecharan el conocimiento de información privilegiada para beneficiarse de la suba de los bonos.

Massa ordenó que se investiguen posibles “maniobras especulativas” en las operaciones con bonos antes del anuncio e instruyó a la CNV para que indague sobre la existencia de “posibles beneficiarios”. La oposición permanece indiferente y con cierta razón: “Pusieron al lobo a cuidar las ovejas y nosotros nos tenemos que creer los resultados de una investigación llevada adelante por el propio Gobierno que pudo haber filtrado la información” –se quejó un diputado nacional. Más allá del incidente hay algunas preguntas de sentido común que no encuentran respuesta. La primera pregunta es obvia. En momentos en donde las importaciones se restringen por falta de dólares, desde productos terminados hasta insumos médicos ¿era necesaria esta operación de recompra?

En segundo lugar, el déficit fiscal sigue siendo un problema más allá de su reducción. El Gobierno adujo que se espera una mayor disposición de reservas por las menores compras de GNL en el invierno, pero la sequía podría pulverizar esta “ventaja”. Desde el agro estiman que la pérdida de ingresos podría llegar a ser mayor a los 15 mil millones de dólares.

¿Falta de planificación, impericia o negligencia? Todo puede pasar en esta Argentina del reino del revés.