COLUMNISTAS
Análisis

La "operación despertador" de un gobierno que duerme plácidamente esperando la carroza

A contrapelo del espíritu neutralizador de Alberto, Massa dio el zarpazo cuando llegó el momento en que no le quedaba más margen para la duda.

Massa: unir a los argentinos 20220524
Sergio Massa: unir a los argentinos | Cedoc Perfil

Siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo” es un proverbio antiguo cuyo origen no es tan claro pero que destaca el valor de la paciencia y la calma ante situaciones complejas que presagian fracasos definitivos. Al igual que el proverbio klingon que inmortalizó la película Kill Bill que reza que “la venganza es un plato que se sirve mejor frío”, es algo frecuente en las máximas aconsejarnos que nos precipitemos ante los hechos a la hora de tomar decisiones.

Sergio Massa, que tras esa sonrisa picarona esconde el cálculo y la paciencia de un monje Shaolin, apostó todas sus cartas a estos proverbios y con la paciencia de Penélope supo tejer sus redes para quedarse con lo que hasta un mes parecía un pedido ridículo que generaba la burla del tigrense en los medios. A contrapelo del espíritu neutralizador de Alberto, Massa dio el zarpazo cuando llegó el momento en que no le quedaba más margen para la duda, entonces pudo aprovechar la crisis mal llevada y los silencios del ejecutivo y se jugó a doble o nada proponiendo que o daban lo que pedía o se iban del Frente de Todos

Parecía que los lazos con el ahora superministro estaban rotos y que solamente por una cuestión de decoro o responsabilidad política, el Frente Renovador se mantenía en el frente. Pero pese a que intentaron por todos los medios cerrarle las puertas a la carrera presidencial y parecía que lo humillaban trayendo a Daniel Scioli para revivir la campaña presidencial de 2015, Sergio Massa en realidad jugaba de callado mientras esperaba el inevitable colapso.

Encuesta: cuánto mide Sergio Massa frente a Alberto Fernández y Cristina Kirchner

Esto sucedió muy rápido porque la ministra Silvina Batakis evidentemente no estaba a la altura de las circunstancias. Estados Unidos fue la prueba de fuego que el amateurismo de la ministra no pudo superar y dejó a funcionarios y empresarios del país del norte tan sorprendidos como preocupados. La fugaz ministra no pudo despegarse de un discurso contaduril de poco vuelo que se limitaba a decir que iba a acomodar las cuentas igualando el debe y el haber ajustando, aunque nunca llegó a decir concretamente cómo ni con qué herramientas.

Pidió apoyo y no lo tuvo, a punto tal que el presidente se sorprendió de lo sucedido y quiso mantener una reunión con la ministra antes de formalizar la decisión para verificar lo que le habían dicho por teléfono del departamento de estado americano donde le bajaron el pulgar. Batakis por su parte quedó enojada y dolorida con un profundo sentimiento de injusticia porque la habían mandado a domar a los leones con una con un palo de escoba.

Ahora que todas estas intrigas palaciegas ahora son poco más que una anécdota pintoresca podemos ver con claridad que el problema persiste y crece a cada segundo y que esta sí parece serla última oportunidad que tiene este Frente para cumplir, o al menos sostener con claridad, un objetivo. El desafío que queda es monumental ya que debe sacar 1 peso por cada 2 para mantener una estructura monetaria razonable y evitar que la inflación anual alcance las tres cifras. 

Alberto Fernández Cristina Kirchner Sergio Massa

La operación de Massa el poder fue impulsada por diarios, banqueros, algunos gobernadores y algún que otro empresario (Jorge Brito, José Luis Manzano, Daniel Vila, Eduardo Eurnekian, Alejandro Bulgheroni entre otros).

Es curioso que se haya elegido finalmente como superministro salvador a alguien cuya imagen negativa, cercana al 70%, supera a la del presidente. Seguramente no lo eligieron por simpatía ni por su calidad ni porque lo crean el más capaz de resolver todos los problemas sino porque estaba decidido y desde hace tiempo insistía como la gota que horada la piedra. Y los diversos agentes de la realidad nacional acuerdan en que se necesita a alguien que se ocupe y que haga sin actuar de forma imprevisible pero actuando en algún sentido al menos. La operación Massa podría llamarse la operación despertador de un gobierno que duerme plácidamente esperando la carroza

Quién es Carlos Castagneto, el sucesor de Mercedes Marcó del Pont en AFIP

La inacción resulta intolerable no solo por parte de los ciudadanos y la oposición, sino también por parte de los accionistas de la alianza de gobierno. Se vienen momentos difíciles la semana que viene en torno de muchos juicios contra Cristina que la tendrán muy ocupada paseando por los tribunales. Por su parte el Presidente, que parece con más deseos que nunca de correrse de su rol de poder y el consecuente desafío de Massa, deberá utilizar todas sus artes para tratar de convencer que es capaz de hacerse cargo de la conducción del triunvirato del Frente de Todos. En un triunvirato donde Alberto Fernández finalmente claudica y pasa a ser una figura decorativa y la Vicepresidenta se dedica a pelear con la justicia, el poder lo va a tener entre Sergio Massa y Cristina Kirchner tal vez empezará a conducir desde lejos. 

Estos pasos mal dados deja muchísimos heridos y esto recién comienza a nadie le gusta que le den un auto y un chofer aunque vuelva a Brasil o tenga un puesto más alto que el que dejó para ser ministra. A Sergio Massa tras un camino lleno de piedras, pozos, subidas y bajadas, no le queda otra que recostarse en Cristina que es la accionista mayoritaria y la verdadera jefa. 

Malena Galmarini y Sergio Massa
Malena Galmarini y Sergio Massa

Malena Galmarini con sus tuits reconoce la figura de Cristina pero muestra que atrás de la aparente tranquilidad, había sed de venganza y hambre de victoria presidencial y que están más que dispuestos a olvidar, al menos por el momento, el maltrato y ninguneo que sufrieron desde que se pinchó su candidatura a presidente halla por 2015. La izquierda del kirchnerismo está que arde, ya salieron a pegar y estaban enojados con su elegida Batakis por no ir por más plan social y gastos del Estado, viendo nuevamente corroborada la senda del ajuste con menos dinero y menos libertad para los movimientos sociales, en pos de la necesidad de generar dólares, bajar la inflación y achicar el estado. Prueba de ello una síntesis de algunos tweets de Alicia Castro:

"Quién está eligiendo los nombres en medio de la crisis? La Embajada? Los agrogarcas? De programa ni hablar, de proyecto nada, de consenso de partidos del Frente de Todos, te la debo, de pueblo CERO".

"Massismo. Los q esperan la reforma de la justicia y el finde los sótanos de la democracia con @sergiomassa el admirador de Stornelli y el socio de @gerardomorales tendrán que seguir esperando o construir una alternativa", fue otro de sus mensajes en las redes. 

Por su parte, Gabriel Mariotto escribió: "Deuda externa, servicios públicos, energía, comercio exterior y ley de Entidades Financieras, eso tenemos que debatir en el FdT para darle herramientas a la economía" "No podemos estar sin pensamientos. Hay que dejar de pulsear nombres y discutir rumbo".

Sumado a todo esto, la sucesión en diputados está bien complicada ya que los de la oposición no están dispuestos a aceptar a cualquier presidente (Cecilia Moreau seria la elegida parar presidir la Cámara de Diputados). Eso es algo más que se suma a la lista de cosas por negociar remando en dulce de leche intensamente este fin de semana. Seguramente se decidirán por un punto intermedio que no sea ni lo que quiere Massa ni lo que quiere Cristina sino algo intermedio que incluya la visión de la oposición. 

Fausto Spotorno: "Sergio Massa entiende el mercado y sabe lo que se necesita"

¿Y respecto del presidente qué podemos decir? Nada de lo que hizo fue bueno, nunca se pudo posicionar, nunca acabó de asumir el lugar de presidente ni demostró su capacidad. Cuando no fue un incapaz, timorato, y dubitativo, fingió serlo para no pelearse con nadie. No le queda nadie de su equipo y a los demás o bien los traicionó pare evitar peleas con otros, o bien les soltó la mano mientras se hacía el desentendido. La traición, como la venganza, no es un plato que se sirva recién hecho, sino que se madura lentamente con un vino de guarda y un buen día, como si fuera algo repentino, se ejecuta algún acto de traición no para cortar los vínculos sino para aclarar que ya estaban irrecuperablemente rotos, es decir, para enmendar las imágenes externas.

Sergio Massa fue jefe de gabinete de Fernández de Kirchner 2008 y 2009. Mas tarde cruzo de vereda y una de las muletillas que mas utilizó fue su amenaza de llevarla a la cárcel a ella y a toda La Cámpora corrupta. Hoy los une el espanto de un gobierno que llego a su fin y están tratando de resucitarlo desde las cenizas mientras Alberto Fernández ensayará una figura decorativa en tanto Sergio Massa y Cristina Kirchner deberán hacer equilibrio desde hoy mismo para poder reflotar la nave.

 

¡Mi venganza acaba de empezar! La esparciré a través de los siglos, y el tiempo está de mi lado (Bram Stoker)