lunes 03 de octubre de 2022

Ruido por lúmpenes

El Gobierno insiste en ver una conspiración detrás del atentado a Cristina para no hablar de economía.

17-09-2022 23:55

Para ser claros: el principal problema –pero no el único– que afecta a la sociedad argentina en su totalidad es el incontrolable nivel de inflación. Y para este problema –así como para los otros– el Gobierno viene demostrando no tener ninguna solución.

Sergio Massa hizo bien los deberes con el Fondo Monetario Internacional y regresó al país con una palmada en la espalda –una ansiada palmada– de Washington. Allí se valoró el cambio de actitud política que explicó con detalle el ministro de Economía.  A decir verdad, se trata de un fuerte cambio en lo discursivo que llevó algo de tranquilidad a la cúpula del FMI, que todavía le reprocha a Kristalina Georgieva su mano blanda con la Argentina. Una fuente que conoce el clima de lo que se vivió en esas reuniones lo describió así: “Los tipos no lo podían creer. Por primera vez en lo que va de este gobierno alguien llegó desde la Argentina para hablar un idioma similar al de ellos con cierta coherencia y en línea con los intereses del Fondo. No es poco: en la Casa Blanca ya no había paciencia para los berrinches revolucionarios y los discursos berretas. No son tontos, saben que el volantazo es abrupto y por imperio de la necesidad, pero consideran un avance que, al menos por ahora, se hable el mismo idioma”.

El reino del parche

Traducido: las cosas estaban tan mal que ante el primer atisbo de razonabilidad, en cuanto a correcciones de los desajustes fiscales, desde el norte aplaudieron de pie.

A pesar de esto, Massa no se llevó un cheque en blanco. Aun cuando dio un paso fundamental para permitirle al FMI anunciar que la Argentina viene cumpliendo con las metas, los deberes que debe completar son muchos y de alto costo político en relación con el frente interno del Frente de Todos contra Todos.  

“Subsiste un estado de duda permanente. Eso lo genera la figura de Cristina. Todos acá saben que la que manda es ella, por lo que todos se preguntan hasta cuándo aguantará sin quejarse por las consecuencias de este inevitable gran ajuste que debe hacer”, señalaba otra voz del Fondo desde una de sus oficinas en el caluroso mediodía del último viernes en  Washington.

El 7% de inflación fue un mazazo. Lo fue para el Gobierno en lo político y para la gente; en especial, para los más pobres. Los promedios de aumentos de los precios de alimentos en distintas zonas del Gran Buenos Aires, en donde la pobreza y la marginalidad se vienen enseñoreando desde años, fueron todavía mayores que la general.     

Un exministro de Economía lo puso en estos términos: “Es lógico que se haya dado un paso adelante, pero, atención, solo se compró tiempo a cuenta. ¿Cuánto? Dos meses en términos económicos. Pero caemos en el cuento de la frazada corta. Lo que se pagó ahora faltará a fin de año. Igual festejan el paso a paso, el día a día, pero la situación sigue siendo agobiante”.

Sabor a poco

En el ámbito legislativo le escucharon decir con sorna al propio Massa: “¿De qué se preocupan? Estamos haciendo lo que hay que hacer. El cambio de discurso es clave. ¿Qué esperaban que haga? ¿Qué querían que dijera?”(sic).

Para un referente de la oposición acostumbrado a los vaivenes discursivos del kirchnerismo, el volantazo es tan grande que tendrá consecuencias. “Lo que ayer era un elefante hoy es una tortuga y te lo dicen con total convicción. Ese cambio de discurso tendrá costos. Una parte de La Cámpora y del Instituto Patria no lo va a digerir”.

Los pronósticos para este mes en curso no son mejores. Los guarismos de las dos primeras semanas de septiembre no son buenos. El aumento de los precios trae augurios sombríos. Los productores venden soja y liquidan dólares, pero el dólar “blue” no baja de 270. “Muchos reciben pesos y, al instante, los cambian en dólares”.

En virtud de la necesidad de desplazar a la grave crisis socioeconómica del centro de la agenda, el Gobierno viene desplegando un arsenal de acciones ruidosas vinculadas con el atentado que puso a Cristina Fernández de

Kirchner a centímetros de la muerte. El oficialismo pretende hacer de un hecho grave llevado adelante por personas propias del lumpen una conspiración terrorista de alto vuelo en la que, de paso, intenta asociar al macrismo. Nada que sorprenda: la mentira y el relato son la esencia del kirchnerismo. Es algo que está en su génesis. Todo es puesta en escena: la fallida misa en la Basílica de Luján que generó una oleada de críticas y pases de facturas entre curas y obispos que aún no cesa. La reunión con trazos de teatralidad de la expresidenta en funciones con un grupo ultraminoritario de curas y laicas que han hecho de su devoción por ella un credo.

La calle está diciéndole al oficialismo que este plan no está dando resultados. El nivel de incredulidad sobre el atentado crece a medida que se le van aditando detalles que parecen extraídos del Día del chacal, la célebre novela del famoso escritor Frederick Forsyth.    

Se acabaron las fichas

La supuesta intención de gestar un diálogo con la oposición que incluya una reunión entre CFK y Mauricio Macri. La promesa de otras convocatorias hechas por el ministro de Desarrollo de la provincia de Buenos Aires, Andrés Larroque, una voz de CFK.

En medio de este humo, avanza a paso firme la idea de supresión de las primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). La excusa que se utiliza prende en muchos sectores de la población: son muy costosas. Con ese criterio, en el futuro podrían peligrar las elecciones. Lo curioso –pero no sorprendente– es que las PASO fueron una creación de CFK luego de la traumática derrota electoral de 2009, en la que, en la provincia de Buenos Aires, el trío Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa fue vencido por Felipe Solá, Francisco de Narváez y Mauricio Macri. El objetivo es claro y burdo: complicar a la oposición y  aprovechar para reinstalar en muchos distritos la ley de lemas, una distorsión grave y aberrante del voto.       

La oposición tuvo ocasión de festejar una victoria de alto valor simbólico en la elección municipal de la pujante ciudad de Marcos Juárez, ubicada en el sur de la provincia de Córdoba. Sin embargo, todo lo que transmite hasta aquí es estar envuelta en una maraña de rencillas internas interminables. Mauricio Macri quiere ser candidato. Su voluntad es esa. A ello se opone Juliana Awada, su esposa. Habrá que ver cuánto pesa eso a la hora de las decisiones del expresidente.