ECONOMIA
FINANZAS

Los bancos privados tienen su propio plan de desarme para las leliqs: qué proponen

Luego de ser electo presidente, el libertario planteó que estas son un problema de carácter urgente, que se debe solucionar previo a la salida del cepo cambiario. Sin embargo, para ADEBA "no son una bomba destinada a explotar".

BANCO CENTRAL
BANCO CENTRAL. Subió la tasa seis veces en el año. | Néstor Grassi

En las casi 72 horas posteriores a imponerse en el balotaje ante Sergio Massa, el presidente electo Javier Milei remarcó, en varias oportunidades, que antes de salir del cepo actual, y unificar los distintos tipos de cambio existentes, se debe solucionar "el problema de las Leliqs".

Algunos analistas vienen anticipando esta situación con las leliqs e incluso llegaron a señalarlas como una "bomba" difícil de desarticular. 

Sin embargo, los bancos privados aseguraron en un trabajo de septiembre pasado que "no son una bomba"; e incluso presentaron una propuesta para abordarlas "sin aceleración inflacionaria".

"No se puede resolver el problema del cepo cambiario si no se resuelve el problema de las Leliqs. Es la otra cara de la moneda. Si no lo haces, te vas a una hiperinflación", señaló el referente de La Libertad Avanza en declaraciones a Radio Rivadavia.

¿Qué son las leliqs?

Cabe remarcar que las letras de liquidez (LELIQ) son emitidos por el Banco Central y solo están disponible para los bancos. Este instrumento de deuda en pesos se coloca a una tasa fijada y son adquiridas por las entidades, que luego les ofrecen a los ahorristas plazos fijos como contraparte de esta inversión. Esto evita que dichos fondos vayan al dólar y se mantenga estable la emisión.

Banco Central

Fueron creadas en enero del 2018, durante la presidencia de Federico Sturzenegger, quién hoy suena como posible ministro de Economía de Milei, al frente de la entidad monetaria.

La problemática a la que hace referencia el libertario tiene que ver con los pasivos remunerados que éstas generan, que a comienzos de octubre superó los 22 mil millones de pesos. Esto representa, aproximadamente, el 10% del PBI, tres veces la base monetaria o el equivalente al total de reservas brutas, al tipo de cambio Contado con Liquidación, del BCRA.

Y aunque Milei aseguró que existe un peligro inflacionario al desarmarse parte de este stock negativo, la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), en un informe publicado recientemente, sostuvo que "las Leliqs podrían normalizarse sin necesidad de ninguna medida extrema, que implique aceleración inflacionaria o incumplimiento de contratos".

El Gobierno aumentó el valor de referencia de la harina: ¿Se viene una nueva suba del pan?

La cámara, que agrupa a los bancos privados de capital nacional, argumentó a su vez que éstas "no son una bomba destinada a explotar ni una bola de nieve que crece automáticamente". Sin embargo, y dándole la derecha a Milei, afirmaron que "su manejo es uno de los desafíos que enfrentará el próximo gobierno a la hora de diseñar su programa económico".

"Para ello, se necesita un programa económico creíble, renunciar a todo tipo de financiamiento al Tesoro con emisión monetaria y pericia técnica. Este desafío no se debe afrontar con atajos o soluciones creativas, ya que atrás de las Leliqs están los depositantes y la confianza en el sistema financiero", agregó el trabajo divulgado.

Las propuestas de ADEBA para desarmar las Leliqs

Entre las medidas presentadas por la entidad, se resaltan:

  1. Venta de títulos del TN de la cartera del BCRA: argumentan que la compra generó emisión de pesos que debió ser esterilizada mediante Leliqs, por lo que la venta de los mismos, una vez que surja apetito del mercado, generaría el proceso inverso: absorción de pesos y reducción del stock de Leliqs
  2. Remonetización de la economía: sostienen que reestablecer la confianza y aumentar la demanda de dinero permitirá una baja en el stock de las letras
  3. Baja del rendimiento de las Leliqs: una suba del tipo de cambio y una fuerte baja del gasto público, que impulse la tasa de interés de los plazos fijos más hacia la devaluación esperada que por la inflación, reduciría, afirman, el valor real del mondo de la herramienta.

RS / LR