INTERNACIONAL
Tensión diplomática

Islas Chagos: una ley de Mauricio amenaza con 10 años de cárcel para quienes digan que son británicas

La normativa del país africano fue tildada por expertos del Reino Unido como un "descarado acto de intimidación disfrazado de política exterior" que busca "cerrar el debate legítimo" sobre el futuro del territorio.

Islas Chagos
En el territorio se encuentra la base militar Diego García, apodada el "portaaviones insumergible del Océano Índico". | Wikipedia

Una ley de Mauricio en torno a la soberanía de las islas Chagos, ubicadas en el Océano Índico Central, generó polémica en Reino Unido. En ese sentido, la normativa contempla una pena de prisión para quienes digan que las islas son británicas en lugar de formar parte del territorio africano, lo cual motivó a que un grupo de expertos instaran a que Reino Unido deje de enviar ayuda financiera a dicho país.

La legislación condena con diez años de cárcel por “tergiversar la soberanía de Mauricio sobre cualquier parte de su territorio”. Si bien no se trata de una ley nueva, debido a que fue sancionada en 2021, generó revuelo en Reino Unido luego de que el think tank de centroderecha Policy Exchange haya advertido en un nuevo informe que dicha normativa pone a ministros y parlamentarios en riesgo potencial por la creciente disputa sobre las Islas Chagos.

Malvinas: Reino Unido ofrece "términos comerciales favorables" para que Javier Milei "afloje" con el reclamo de soberanía

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

En ese sentido, los expertos consideraron que el Primer Ministro Rishi Sunak debería considerar la medida como parte de una reducción de las relaciones en respuesta a “tácticas de matones”. Al respecto, sostuvieron que el funcionario debería contemplar cortar con la financiación de ayuda exterior a Mauricio, lo que significaría retener alrededor de 3 millones de libras esterlinas (casi 4 millones de dólares).

En el prólogo al informe, Robert Buckland, exsecretario de Justicia, indicó que la normativa se trataba de un “claro intento de cerrar el debate legítimo sobre el futuro de las Islas Chagos” y de "un descarado acto de intimidación disfrazado de política exterior". En esa línea, la comparó con las duras leyes de seguridad aprobadas por el Gobierno chino para limitar la democracia en Hong Kong.

Islas Chagos

"Representa una amenaza a la libertad de expresión, incluida la libertad de expresión dentro del Parlamento de Westminster, y es un ejemplo monstruoso de extralimitación", escribió. “Espero que el Reino Unido se mantenga firme ante este descarado intento de sofocar el debate e intimidar a quienes expresan una opinión diferente a la de Mauricio. Para que se reanuden las relaciones normales, esa legislación debe ser derogada”, añadió.

Sumado a esto, opinó que la recuperación de la soberanía "no redunda en interés de los chagosianos", además de apelar a los intereses ambientales, justificando que "Reino Unido actualmente protege 250.000 millas cuadradas de océano alrededor de las islas". "Y ciertamente no redunda en interés de la seguridad internacional en esta importante región", remarcó.

La “novedosa” propuesta al estilo Hong Kong para Malvinas

Por su parte, Yuan Yi Zhu, profesor asistente de derecho internacional en la Universidad de Leiden, instó a Sunak en su parte del reporte a “limitar los contactos de alto nivel con Mauricio en relación con las Islas Chagos, incluidos, entre otros, los contactos en relación con las conversaciones en curso sobre la soberanía de las Chagos”.

Sumado a esto, solicitó medidas alternativas, tales como el recorte de 3 millones de libras en pagos de ayuda exterior. Al respecto, llamó al Gobierno a "considerar medidas adicionales, como la convocatoria del Alto Comisionado británico a Mauricio para consultas y la suspensión de la ayuda exterior británica a Mauricio, que asciende a 3,11 millones de libras esterlinas para el año fiscal 2023/2024".

Islas Chagos

En cuanto a la ley, la tildó de "un esfuerzo audaz y ofensivo para intimidar a los funcionarios y parlamentarios del Reino Unido, así como a los activistas chagosianos, muchos de los cuales son ciudadanos del Reino Unido que se oponen a las ambiciones territoriales de Mauricio sobre las Islas Chagos". "Mientras no se cuestione, la ley de Mauricio proporciona un modelo para otros gobiernos extranjeros que reclaman activamente territorios bajo la soberanía del Reino Unido", remarcó.

Además, en sintonía con el análisis de Buckland, la comparó con la legislación china: "Al igual que la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, busca silenciar tanto dentro como fuera del país cualquier crítica al reclamo de soberanía de su gobierno sobre las islas Chagos, un reclamo que el Reino Unido rechaza con razón por considerarlo incompatible con los acuerdos alcanzados para separar a los Chagos de Mauricio en 1965".

La discusión en torno a la soberanía de las Islas Chagos

El caso de Chagos encuentra paralelismos con el reclamo argentino de soberanía en Malvinas, islas que Reino Unido usurpó en 1833. En ese sentido, Mauricio reclama la soberanía del archipiélago y rechaza la decisión de Reino Unido de separar ambos territorios en 1965 a cambio de la independencia del país.

La decisión de Londres implicó el traslado de la totalidad de la población de Chagos a Mauricio por parte de Reino Unido y a petición de Estados Unidos para la construcción de su base militar en la isla de Diego García, la más grande del archipiélago y apodada el "portaaviones insumergible del Océano Índico".

El 1 de enero de 2023, los residentes de Chagos recibieron una buena noticia: el primer ministro de Mauricio, Pravind Jagnauth, anunció el inicio de las negociaciones sobre la soberanía del territorio de 60 kilómetros cuadrados y unos 4 mil habitantes. Al respecto, el pasado septiembre se reveló que se estaban llevando a cabo conversaciones para entregar el grupo de islas al país africano, manteniendo al mismo tiempo el control de la base de Diego García, lo que encendió las alarmas debido a la estrecha relación de Mauricio con China.

Milei con el Wall Street Journal: dijo que buscará una "relación adulta" con el Reino Unido y que por ahora no puede convertirse al judaísmo

Sin embargo, este mes el nuevo secretario de Asuntos Exteriores, Lord Cameron, pareció frenar los rumores sobre una transferencia de soberanía. En esa línea, afirmó ante el Comité de Asuntos Exteriores: "Con cualquier resultado negociado, tiene que estar fuera de toda duda que no existe peligro para este activo nacional vital de Estados Unidos y el Reino Unido de no poder funcionar y operar adecuadamente. Ya sea la influencia china o lo que podría suceder en el futuro con Mauricio, o lo que podría suceder con otros estados y las islas exteriores, todas esas preguntas están absolutamente en el centro de mi mente al analizar este tema".

En sintonía con esa postura, Grant Shapps, el Secretario de Defensa, también se opuso a ceder el control de las islas a Mauricio. Sumado a esto, Boris Johnson, el ex primer ministro, advirtió que renunciar al archipiélago dañaría los vínculos de seguridad con la Casa Blanca.

MB / ED