MODO FONTEVECCHIA
Apertura de Modo Fontevecchia

Día 57: Impasse

A pesar de la aprobación en diputados de la Ley Ómnibus en términos generales, la discusión artículo por artículo y su posterior debate en Senadores plantea desafíos. Un Impasse previo a que se reanude la tormenta. 

Se votó en general la ley ómnibus en el Congreso
Se votó en general la ley ómnibus en el Congreso | NA

El viernes, a última hora de la tarde, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley Bases después de tres intensas jornadas de sesión. Al término de esta votación, que quedó 144 a 109, una nueva mayoría acordó un cuarto intermedio hasta el martes, en una maniobra que deja a la vista que para la votación en particular el oficialismo parece no contar con los votos suficientes para avanzar en las reformas previstas. Si bien el gobierno festejó los resultados del debate, aún queda mucho por decidir. Estamos frente a una calma que seguramente antecede a tormentas. Por eso, la producción eligió Cuando pase el temblor, de Soda Stéreo, como símbolo de este momento intermedio lleno de rosca política.

Según el diccionario, una impasse es una “situación de difícil o imposible resolución, o en la que no se produce ningún avance”.  Si bien Milei logró que se apruebe la Ley Ómnibus, la discusión artículo por artículo parece ser tan problemática como la votación de la ley en general. De 632 artículos quedaron 382 y probablemente varios aspectos centrales de la ley también sean eliminados a partir del martes. Además, luego viene Senadores que si hace modificaciones, algo bastante probable, volverá al Congreso. Todo ese proceso se desarrollará mientras la imagen positiva de Milei, según varias encuestas, cae rápidamente.

Mientras esto se desarrolla dentro del Congreso, afuera la represión a los manifestaciones fue un hilo conductor de las tres jornadas de debate en el recinto. Algo que lamentablemente parece haber llegado para quedarse. También es interesante tener en cuenta la extravagancia en los discursos. La diputada de La Libertad Avanza, Lila Lemoine, denominó como terroristas a quienes se concentran afuera del Congreso contra la Ley Ómnibus. 

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Pidió que al terminar la sesión la “escolten hacia el anexo”, haciendo responsables a Miryam Bregman y Nicolás del Caño de su integridad física. “Si hay heridos es por culpa de ellos”, expresó en la Cámara de Diputados, y criticó a los diputados de Unión por la Patria: “No sé como llamarlos, porque me dijeron que kirchnerista era despectivo, pero de derecha no son, así que los voy a llamar izquierda, y peronistas tampoco son, porque Perón no estaba con los terroristas”.

Este argumento de que las acciones del Gobierno deben apoyarse porque representan la voluntad popular, es el más utilizado por el Gobierno y que repite permanentemente. 

Juliana Santillán, otra diputada de La Libertad Avanza, argumentó a favor del pedido de facultades extraordinarias para Milei, explicando que “a Alberto Fernández le otorgaron facultades extraordinarias por todo su mandato, no por un año como estamos pidiendo para Javier Milei, sino por todo su mandato, así que no se hagan los pícaros”.

Esta dependencia de citar permanentemente el apoyo popular, puede volverse como un boomerang en pocas semanas si el proceso de caída de la imagen del Gobierno continúa al mismo ritmo. 

Entre quienes tienen reparos y anunciaron que habrá aspectos de la ley que no votarán, se encuentra la Coalición Cívica. Juan Manuel López, en diálogo con la prensa, dijo que “siguen quedando facultades delegadas que no vamos a acompañar”. Vale aclarar que la Coalición Cívica nunca votó afirmativamente para aprobar delegación de cualidades a ningún presidente.

El diputado también afirmó que apoyarán los artículos referentes a la desregulación económica, y que apoyarán las privatizaciones en las empresas que “no tienen una cuestión estratégica” o donde “no hay mercados en competencia”.

Pablo Juliano, de la Unión Cívica Radical, en diálogo con AM750, afirmó que “ningún gobierno sembrando miedo va a obtener resultados positivos”. “Si desde el Poder Ejecutivo generás un mal clima estás empezando mal”. 

Pablo Juliano es uno de los diputados de la UCR que, junto con Facundo Manes, votaron en contra de la ley. 

Ricardo Alfonsín le pidió a Facundo Manes "persuadir" a los radicales para que voten contra las facultades extraordinarias | Perfil

La cuestión es que aún hay dudas acerca de cómo se planteará el debate en el Senado. El mismo presidente provisional, Bartolomé Abdala reconoció que aún hay mucho por debatir y discutir. “Haremos nuestros esfuerzos, pero no puedo garantizar que la ley salga rápido”, afirmó el senador de la fuerza gobernante.

Un abordaje aparte merece la participación del diputado Miguel Angel Pichetto. El titular del bloque de Hacemos Coalición Federal fue clave en la aprobación de la Ley Ómnibus y de buscar consensos que le permitan llevar adelante los puntos que él considera correctos de la ley. Además, Pichetto se mostró preocupado por el prestigio institucional del Congreso, que según él se ve vulnerado por el accionar del oficialismo. 

En una de sus intervenciones, Pichetto criticó la dinámica del Congreso actual. El diputado criticó la dilación de la discusión, “hay un montón de discursos dogmáticos enfrentados, pocos hablan de la ley”, criticó. “En mi época había disciplina, ahí no hablaban todos, hablaba el que sabe del tema específicamente”.

Pichetto
"No aplaudan", el reto de Pichetto a la tribuna libertaria en el Congreso.

Pichetto es probablemente uno de los diputados con más experiencia. Se mostró, durante el debate, como el garante de sostener ciertas formas del Congreso que sostengan su investidura como poder del Estado.

En otro momento, Pichetto se mostró enojado con el oficialismo por la arenga constante de los militantes libertarios. “No hay nada para aplaudir, díganle a la barra que no aplaudan, dejen de aplaudir, no sean pelotudos, parece que están en una fiesta”.

Pichetto está jugando un rol muy interesante. No es exactamente un diputado opositor, más bien se ubica como un tutor del oficialismo que los guía y los reta por su inexperiencia. El líder de Hacemos Coalición Federal es además un político profesional en el sentido estricto del término y defiende, como lo escuchábamos en el Congreso, completamente el valor de la política. 

Evidentemente, la antipolítica pudo servir para ganar elecciones, pero a la hora de gobernar, el gobierno libertario termina recurriendo a quienes criticaron siempre

Nicolás Massot: “No se votaron cuestiones urgentes, mi balance tiene un gusto amargo” | Perfil

Otro caso interesante es el de Nicolás Massot, que estuvo en una entrevista con Iván Schadgrovsky e hizo una síntesis muy concreta de cómo afectó este proceso de discusión en el Congreso a la imagen del Presidente. "Qué mala suerte que tuvimos en el reparto de líderes liberales", dijo. “Los agravios del presidente hablan mal de él, que se sigue ufanando de que no negocia y no cede, pero hay funcionarios de él que vivieron las últimas tres semanas negociando artículos. El que queda mal es el presidente, la realidad va por otro lado”, explicó. 

¿Tuvimos mala suerte en el reparto de líderes liberales? ¿Son liberales Macri, Menem, Milei? ¿Fueron liberales los militares y Alsogaray? Casualmente quienes utilizan la palabra liberal deberían trascender la cuestión económica y buscar el origen del término.

Probablemente haya habido otros más hábiles políticamente y con más capacidad para defender la investidura del cargo que les toca ocupar. Ahora, tenemos un problema de definición. Se utiliza la palabra liberal para definir a políticos que, desde mi perspectiva, no tienen nada de liberal.

Tal vez el contenido de las decisiones que se toman tienen consecuencias similares en todo el mundo. El fin de semana salió en Periodismo Puro una entrevista a George Monbiot, escritor y columnista semanal del periódico inglés The Guardian. Monbiot tiene la tesis que lo que está haciendo Milei en Argentina es lo mismo que hicieron los conservadores desde Margaret Thatcher en el Reino Unido en los últimos 45 años. Vamos a escuchar un fragmento de la entrevista. 

George Monbiot: Milei y Bullrich vistos como imitación de las políticas inglesas conservadoras | Perfil

Él dice que particularmente en la Ley Ómnibus, Milei pareciese querer hacer en una sola medida lo que los liberales ingleses hicieron en todo ese tiempo. Entonces, le pregunté cuáles eran los efectos de esa política 45 años después en Inglaterra. Voy a citar en extenso lo que me contestó porque vale la pena que escuchen todo el testimonio.  

“El resultado es apenas creíble para las personas que no han visitado el Reino Unido desde hace mucho tiempo. Vienen aquí esperando un país limpio, bien gestionado, donde todo funciona, y ven un país efectivamente en ruinas. Nuestros ríos, por ejemplo, están llenos de mierda. Ahora son cloacas a cielo abierto porque las compañías de agua privatizadas, en lugar de invertir en un alcantarillado adecuado, se limitan a verter la mierda directamente en los ríos. Nuestros trenes no funcionan, se averían constantemente, se cancelan constantemente porque las compañías ferroviarias privatizadas no invierten dinero en mejorar el sistema. Nuestros hospitales están en estado de colapso cada invierno, no pueden acoger a los pacientes que lo necesitan. La gente muere en las ambulancias, que esperan afuera, intentando descargar a sus pacientes. Las ambulancias no pueden ir a recoger a nadie más porque se han convertido en una extensión del hospital. La gente se arranca los dientes, se pega dentaduras postizas caseras con pegamento. Están tomando sobredosis de analgésicos porque no pueden acceder a la odontología. Es decir, todas las funciones más básicas del Estado se están desmoronando, y en lugar de abordar estos problemas, el gobierno pretende criminalizar a las víctimas de esta crisis. Así que ahora mismo, pasando por el Parlamento, tenemos un nuevo proyecto de ley que dice que las personas que duermen en la calle serán encarceladas o multadas con dos mil quinientas libras. En otras palabras, el gobierno está dispuesto a proporcionar celdas de prisión para las personas sin hogar, pero no casas”.

Según él, este es el resultado de las medidas que Milei quiere tomar en una sola ley, pero aplicadas durante 45 años. Además, imaginen estos resultados pero no partiendo de la Inglaterra potencia mundial de los ‘80. Sino, que todas estas medidas se van a aplicar en un país en el que casi la mitad de los argentinos son pobres, y uno de cada diez son indigentes. El resultado es cualitativamente peor. 

Quien nos puede dejar un poco más tranquilo, diciéndolo con humor, es Nayib Bukele, presidente del Salvador. Él mandatario dijo que el remedio que se aplica en Argentina es más leve que el del Salvador y le ofreció asesoría a Patricia Bullrich en materia de seguridad. Vamos a escuchar el fragmento de Bukele. 

“El Salvador no es el Reino Unido, ni tampoco es Argentina. El problema de seguridad que existe en Argentina no es tan apremiante como lo era en El Salvador, por ende, las medidas que pueden ser compartidas y puedan ser aplicadas allí, quizás no tengan que ser tan drásticas, pero hay similitudes”, afirmó el presidente de El Salvador, y agregó: “hemos ofrecido asesoramiento a la ministra Bullrich en temas de seguridad”.

Bukele confirmó que le ofreció "colaboración" a Milei para luchar contra el narcotráfico y habló sobre Rosario | Perfil

El Salvador es un país muy pequeño en comparación a la Argentina. Bukele, con su excentricidad, logró ser reelecto con el 85%, en una época que cada día le da la razón a Guy Debord y su célebre obra, “La sociedad del espectáculo”. Lo que fue realidad se convierte en representación.

La diputada Lourdes Arrieta cerró su discurso arengando “Viva Cristo, viva la Patria, viva Malvinas y viva la libertad”. Con esa emocionalidad, me recordó a cuando fue el impeachment a Dilma Rousseff en Brasil. Allí hablaban distintos diputados de lugares remotos del país (que cuenta con 500 representantes en la Cámara), algunos con planteos directamente esotéricos. Me llamaba la atención la calidad de los discursos en contraste con la mayor politización en Argentina. Los discursos de esta semana me hacen reflexionar que quizás atravesemos un proceso mundial en el cual la representación, como se quejaba el propio Pichetto, va perdiendo el “aura” que ostentaban en otro momento quienes integraban el cuerpo legislativo

FM