lunes 26 de septiembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL

Festival de Venecia: Ricardo Darín ovacionado y en contra del odio

El actor se encuentra presentando la película "Argentina, 1985" en uno de los eventos cinematográficos más reconocidos del mundo. La importancia que tiene la historia del Juicio a las Juntas y su opinión sobre la violencia en nuestro país.

Argentina vuelve a decir presente en uno de los festivales más importantes de cine. De la mano del film Argentina, 1985, el reconocido actor Ricardo Darín pisa la alfombra roja junto su hijo y uno de los productores de la película, el “Chino”, Victoria Alonso (productora), Peter Lanzani, protagonista, y Santiago Mitre, director.

Mientras transitaban por la red carpet extendieron la bandera argentina recibiendo decenas de flashes y el público alentando a este gran equipo. En su mano, Darín tenía una imagen con el texto Nunca más haciendo referencia a la última dictadura militar de nuestro país.

Santiago Mitre llevó al cine un hecho clave de la historia argentina: el Juicio a las Juntas

Antes de su estreno en todas las salas, el próximo 29 de septiembre, el largometraje, el quinto de Mitre (El estudiante, La patota, La cordillera y Pequeña flor), dio su primer paso en el Festival de Venecia y recibió una de las ovaciones más largas: diez minutos de aplausos.

Para las personas que no vayan al cine, la película luego estará disponible en Prime Video. Recordemos que la trama aborda el Juicio a las Juntas Militares que gobernaron el país entre 1976 y 1983. Está inspirada en el trabajo clave de los fiscales Julio Strassera y Luis Moreno Ocampo, cuando la democracia aún no estaba del todo estable.

“Argentina, 1985”, la película que lleva el Juicio a las Juntas al cine competirá por el León de Oro

Tras la emoción vivida en la sala, Ricardo habló con la prensa sobre esta importante historia argentina y todas sus palabras coincidían con lo que viene sucediendo en el presente nacional. “Cada uno hace lo que puede. Es importantísimo revisar la violencia propia, la interna. Hay que ver lo que nos pasa adentro. A veces sin darnos cuenta podemos contribuir a esa violencia generalizada. Si uno tiene una sensibilidad humanista, nuestro primer deber es ponernos en el lugar del otro, inclusive cuando recibimos una agresión. La bola de nieve es muy fácil de generar y muy difícil de detener. No olvidemos que el odio probablemente sea el único sentimiento que no prescribe” reconoce el actor.

JL PAR