MODO FONTEVECCHIA
ENERGÍA

Las empresas y el Gobierno prometen el fin de la escasez de nafta

Las petroleras y el oficialismo aseguraron que el faltante de nafta comenzará a desactivarse este miércoles y volverá a la normalidad con un aumento del 10 o 15%.

Las empresas y el Gobierno prometen el fin de la escasez de nafta
Las empresas y el Gobierno prometen el fin de la escasez de nafta | NA

Las largas filas en las estaciones de servicio se metieron en la campaña electoral y se volvieron un tema prioritario para el ministro-candidato Sergio Massa.

Tras varios días de escasez de combustibles, ayer desde el Gobierno y desde las empresas salieron a hacer una promesa: el miércoles, la crisis comenzará a desactivarse, algo que por el momento no es palpable en Buenos Aires y en varias ciudades del interior.

Ambas partes del conflicto ayer estuvieron cara a cara: los directivos de YPF, Trafigura (Puma), Raizen (Shell) y Axion presentaron ante la secretaria de Energía un plan de acción con el que, aseguraron, se podrán recuperar los stocks de toda la cadena de distribución hasta recuperar la normalidad en los surtidores.

Falta de nafta: las petroleras lanzan un "plan de acción" para garantizar el abastecimiento

Ese plan consiste en acelerar la descarga de barcos con combustible importado. Tres de esos barcos ya llegaron durante el fin de semana y otros dos lo hicieron ayer. Ese volumen de nafta y gasoil, aseguran las empresas, ya comenzó a distribuirse a través de 4.000 camiones para alimentar a la red de estaciones de servicios en todo el país.

Las empresas prometieron aumentar la oferta habitual entre un 10 y un 15% y con eso se llegará a la "normalidad operativa".

En la misma línea, desde el Gobierno aseguran que esa distribución de combustible importado que ya se inició debería hacerse visible en la calle, en las estaciones de servicio, recién a partir de mañana.

Massa aseguró que la escasez de combustible no se debe a la falta de dólares

¿Por qué empezó la crisis? La clave parece estar en los precios. Massa dice que hubo "retención de stocks", por dos rumores que de concretarse hubiesen elevado los precios: una devaluación post-elecciones y un descongelamiento del valor de los combustibles, incluidos en Precios Justos. Ninguna de las dos cosas ocurrió.

Desde la oposición, en el marco de la campaña, apareció una respuesta por el lado del ex ministro de Energía del macrismo, Juan José Aranguren, quien aseguró que la crisis llegó por una distorsión de precios, en la que el mayorista cobra un valor más caro que el minorista, incluido en Precios Justos.

Petroleros anuncian un paro y culpan a las empresas por la escasez de combustibles

Tanto Massa como Aranguren afirman que el precio del litro de nafta debiera ubicarse entre 800 y 900 pesos. El ministro asegura que el Gobierno resigna recaudación para que cueste menos de 400 y, de esa forma, "cuidar el bolsillo de los argentinos".

Esa decisión fiscal se produce en el marco de una inflación del 12% mensual. Por el momento, las colas en las estaciones de servicio siguen.

BL JL