viernes 10 de julio de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Columna de la UB
martes 30 junio, 2020

La campaña de apoyo de las FF.AA. ante el COVID-19

Iniciaron las acciones para apoyar a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, ante una situación de extrema emergencia como es la derivada de la pandemia que nos afecta.

Horacio Jaunarena*

- Foto: Xinhua

En cumplimiento de las órdenes emanadas por el Gobierno Nacional y ejecutando una de sus misiones subsidiarias, las FF.AA. iniciaron las acciones para apoyar a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, ante una situación de extrema emergencia como es la derivada de la pandemia que nos afecta.

Están desarrollando la tarea con eficacia y con el acendrado espíritu solidario que es constitutivo de la formación que distingue al soldado argentino.

Pese al magro presupuesto asignado y las condiciones en muchos casos deficientes del estado de su material, demuestran a la Nación que cumplen con un servicio irreemplazable en situaciones como la actual, que requieren una atención particular, una rápida respuesta y una disposición de coraje y entrega para la cual fueron formados y cumplen con cabalidad.

Emergencias como la que hoy estamos viviendo, pueden volver a repetirse en el futuro y nos ponen sobre aviso de que, aun tratándose de funciones secundarias, deben tenérselas en cuenta para dotar del equipamiento adecuado a fin de responder con eficacia cuando su empleo se haga indispensable.

El 4% de los teletrabajadores tuvo ayuda de las empresas

En palabras del ministro de Defensa de la Nación, el despliegue operativo ejecutado por las FF.AA. es el más importante desde la guerra de Malvinas, ya que operan más de 25.000 efectivos en todo el territorio nacional, ejecutando acciones para contener el avance del coronavirus y apoyar a la comunidad, bajo las normas jurídicas preexistentes.

Destacando que las fuerzas militares argentinas fueron las primeras en ser movilizadas en América latina, su despliegue sobre puntos sensibles del territorio incluye elementos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, con el fin de ejecutar el urgente “apoyo al plan operativo de preparación y respuesta al Covid-19”.

Para su organización territorial, la fuerza militar estableció varias zonas de operaciones con el fin de lograr la mayor eficiencia en la ayuda de los conciudadanos y en función de las características geográficas, socioeconómicas y en virtud de la particular necesidad de cada región, permitiendo que la población en general no se resintiera por los efectos de la pandemia y la propia cuarentena.

Con el fin de conducir los elementos militares, fueron establecidos catorce Comandos Operacionales de Emergencia en jurisdicciones autónomas como Buenos Aires Norte, Buenos Aires Sur, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Córdoba, La Pampa, Neuquén, Mendoza, Metropolitana, Misiones, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Cómo será la operatoria de la bancos del 1 al 17 de julio

Las acciones militares de apoyo a la salud desde instalaciones fijas como hospitales militares, laboratorios, centros de producción de medicamentos, puestos sanitarios móviles, etc., fueron ejecutadas desde el primer momento de la crisis y con una capacidad de movilización inmediata, que permitió sostener la respuesta oficial hasta poner a punto el sistema sanitario público y privado.

La asistencia a los sectores más carenciados y desprotegidos, mediante la ayuda humanitaria inmediata, se destacó por su eficiencia, entre otras razones por la experiencia obtenida en el sistemático y silencioso apoyo en todo tipo de catástrofes, que las FF.AA. han brindado a lo largo de los últimos 20 años en todo el país, quizá sin el nivel de exposición actual pero que le han permitido adquirir una valiosa experiencia y capacidad de reacción.

La actual operación de apoyo puede ser dimensionada con el ejemplo del municipio bonaerense de La Matanza, donde se distribuyen más de 24.000 raciones diarias de comida caliente.

Asimismo, el despliegue operativo de organizaciones y medios militares abarca operaciones de transporte en variados medios, incluyendo el aéreo, con fines de logística militar, repatriación de ciudadanos argentinos desde terceras naciones, sostenimiento del despliegue operacional terrestre y la ejecución de patrullaje en apoyo a la vigilancia policial y de seguridad.

Escribe Martín Balza: Defensa Nacional, ¿esperando a Godot?

El apoyo de instalaciones de salud incluye diecisiete hospitales militares, que operan al máximo de sus capacidades, reforzados por dos hospitales de campaña reubicables instalados en Campo de Mayo (San Miguel, provincia de Buenos Aires) y en el barrio de Pompeya (CABA).

Sin embargo, en el marco de tal despliegue de medios y la satisfacción por la tarea de apoyo desarrollada, se conoce de la preocupación de ciertas jerarquías militares y contados ciudadanos por el riesgo presumible que implica operar en espacios públicos complicados y atentos a no traspasar el “límite” que impone la frontera legal entre “defensa y seguridad interior”, antiguo precepto fácil de expresar en la teoría, pero difícil de operativizar en la práctica de una situación real. Dicha situación se agrava en tanto los efectivos militares desplegados interactúan con todos los factores que integran el ámbito operativo, incluyendo la potencial agresión a su personal y equipo.

De constituir una misión subsidiaria, el apoyo humanitario de las Fuerzas Armadas pasó a convertirse en una prioridad operativa en el marco de una guerra cuyo enemigo es invisible y su ámbito asume los rasgos de una agresión biológica.

En dicho contexto y no siendo la norma operar con custodia de fuerzas policiales o de seguridad, causa preocupación la eventual consecuencia resultante del proceder militar ante agresiones a su personal o medios en el espacio público de acción. Esta situación constituiría un caso de defensa de la jurisdicción militar, en tanto se trata de su espacio de acción que no refiere al límite del cuartel, sino al lugar donde están siendo legalmente desplegadas.

Sin FF.AA. no hay Nación

Nada menciona la Ley de Seguridad Interior en cuanto a la participación del instrumento militar en acciones de apoyo a la comunidad, ni refiere que las fuerzas armadas, aunque estén en apoyo a la comunidad, están obligadas a la defensa de la jurisdicción militar o el espacio de acción cuando son desplegadas fuera del cuartel.

 

* Director del Centro de Estudios para la Defensa Nacional (CEDEF) de la Universidad de Belgrano.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5052

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.