lunes 06 de abril de 2020 | Suscribite
OPINIóN / La Argentina Pos Paso
martes 24 septiembre, 2019

La vuelta de los muertos vivos

Una cosa es ser inclusivo, y otra es no tener absolutamente ningún requisito de admisión. Alberto Fernández puede quedar al frente de un ejército inmanejable si no organiza a su tropa.

por Eduardo Reina

Alberto Fernández y sus seguidores en otro plano. Foto: Cedoc
martes 24 septiembre, 2019

Los zombies existen, aunque no sean exactamente como los presenta Hollywood. El año pasado cundió la noticia de que manadas de ciervos en América del Norte habían sido afectados por priones, microorganismos parasitarios que perforan el cerebro del animal generando deterioro neurológico, comportamientos anormales, y finalmente la muerte. 

Ahora se conoce a esta enfermedad como caquexia crónica o mal del ciervo zombie. Y este es solo uno de muchos casos en la naturaleza en que un organismo se apodera del cerebro de su huésped y empieza a controlarlo como un autómata.

Los zombies también existen en la política, aunque en un nivel un poco más metafórico. En la Argentina post-PASO, estamos viviendo el regreso de los muertos vivos. Personajes que hasta hace poco parecían exiliados de la escena y que ahora reaparecen como si nada hubiera pasado. Para la sociedad, parece más fácil perdonar a los dirigentes que exigirles una renovación. Así que en la política argentina, nadie muere nunca definitivamente.

El cajón de Herminio

Esto no fue siempre así. La derrota de Luder, en las elecciones de 1983, se atribuyó a un gesto imborrable de Herminio Iglesias, quien ante miles de personas quemó un cajón con el escudo de la UCR. El “cajón de Herminio” pasó a representar la idea de que en política hay errores imperdonables, errores que cuestan una elección, una carrera, y hasta un partido.

Otro caso notable fue el de De la Rúa, que tras su renuncia a la presidencia y hasta su muerte fue condenado al ostracismo político, totalmente expulsado de la vida pública. Lo curioso es que, si esa fue su suerte como “padre de la crisis”, muchos de sus funcionarios retornaron como zombies y todavía siguen en el poder (entre ellos Aguad, Sturzenegger, Miguel de Godoy. Lombardi y Patricia Bullrich).

Alberto Fernández recordó anécdotas con Raúl Alfonsín y sumó el apoyo de radicales

Ahora una vez más asistimos a una resurrección política generalizada. La certeza ya indiscutida de que Alberto Fernández será el próximo presidente llevó al peronismo a exhibir un exceso de confianza en varios frentes. Entre otras cosas, produjo el regreso de personajes impresentables que podrían restar votos en octubre. Hay otros que parecen recién salidos de la cripta.

Tenemos por ejemplo a Daniel Scioli, que hasta hace poco era un muerto político con el que nadie quería salir en la foto. El que en otro momento fue conocido como el “hombre de amianto” pareció finalmente ceder a las llamas de la derrota electoral en 2015, contra Macri, además de escándalos personales: el embarazo no deseado de una pareja 32 años menor, y una denuncia de corrupción por parte de esa misma pareja, después acallada. 

Pese a todo esto, Scioli reaparece con declaraciones públicas y chicanas a Macri sobre el debate que se avecina. El ex gobernador demuestra que sigue siendo de amianto, y en el peronismo nadie parece preocupado. Entre los muertos vivientes también aparecen otras figuras asociadas al kirchnerismo, y que hoy reaparecen como potenciales ministros de Fernández: Solá, de Pedro, Filmus, Zannini, Nielsen, Parrilli hoy son las joyas de la corona del Frente de Todos.

5 razones que explican por qué ganó Alberto Fernández en las PASO 2019

El retorno del kircherismo está encabezado por la propia Cristina, a la que muchos dieron por muerta en 2015, y que demostró más que nadie que siempre se puede volver. Pese al desprestigio que siguió a los casos de corrupción, y a tres derrotas electorales consecutivas (la última a manos de Esteban Bullrich), fue el propio Macri y sus “hechiceros”, Marcos Peña y Durán Barba quienes hicieron todo lo posible para mantenerla con vida. Es algo que será muy difícil que los sectores contrarios al kirchnerismo le perdonen a Macri.

La “reinauguración” del peronismo

La pregunta que uno puede hacerse en este momento es si esta reinauguración a puertas abiertas del peronismo no terminará en otra situación al estilo cajón de Herminio. Si Alberto Fernández asume la presidencia, tendrá que pensar en una forma de construir poder, con consenso o con ruptura, a la manera en que hizo Kirchner con Duhalde allá por el 2003. Pero esto no es posible con un espacio abierto a todo el mundo. 

Dentro del Frente se encuentran partidos tan diversos como el PJ, el Frente Renovador de Massa, Compromiso Federal de Alberto Rodríguez Saa, el Movimiento Yrigoyenista de Moreau, el Partido Intransigente, el Partido Comunista, Proyecto Sur de “Pino” Solanas, Somos de Victoria Donda, el Partido de la Victoria de Diana Conti, el Nuevo Encuentro de Sabatella, y el Partido del Trabajo y el Pueblo de Hugo Moyano. 

Una cosa es ser inclusivo, y otra es no tener absolutamente ningún requisito de admisión. Alberto Fernández puede quedar al frente de un ejército inmanejable de zombies si no logra organizar sus filas antes de diciembre.

Los problemas de fondo, además, siguen siendo los mismos que hace tres meses, y lo seguirán siendo en otros tres. No podemos tener un país paralizado por caprichos electorales. Un candidato pasivo y silencioso que “deja hacer”, y un presidente envuelto en la campaña mientras se le dispara la crisis. 

No podemos tener candidatos que sean zombies, autómatas controlados por otras fuerzas. Necesitamos quienes puedan plantarse con su individualidad y proponer un proyecto (incluso si el costo político es alto) para sacar al país adelante.

MC
 

 

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4957

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.