martes 28 de junio de 2022
POLICIA Tierra del Fuego

Busca justicia por mala praxis hace 10 años y los médicos "desaparecieron" para que prescriba la causa

El caso ocurrió en 2012 y los dos profesionales de la salud que visitó la denunciante están prófugos. La Policía pidió la colaboración de la comunidad para encontrarlos y que se presenten en un juicio a contrarreloj.

12-02-2022 21:12

En junio de 2012 Gabriela Castellano, una empleada judicial de la ciudad de Río Grande, en Tierra del Fuego, sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) que la dejó postrada, con la mitad del cuerpo paralizado.

Los días previos al "ataque", la mujer visitó tres médicos que no pudieron acertar en su diagnóstico y ahora, este lunes 14 de febrero, comenzará un juicio contra dos de ellos que permanecen "desaparecidos" a la espera de que prescriba la causa.

Se trata de los profesionales de la salud Raúl Gerónimo Rausch y Juan Carlos Montenegro Martínez, quienes están prófugos y tienen pedido de captura. Ambos se ausentarán al nuevo juicio ordenado por el Superior Tribunal de Justicia por el caso de "mala praxis" y la Policía fueguina emitió un comunicado para pedir la colaboración de la ciudadanía" ya que no puede dar con ellos.

Drama en Usuhaia: tres hermanitos de entre 4 y 9 años murieron en un incendio

A dos semanas de que los médicos queden "libres de culpa y cargo" por la prescripción del caso por el presunto delito de "lesiones gravísimas culposas" la justicia declaró el estado de rebeldía de los dos médicos y ordenó el pedido de captura nacional e internacional.

Juicio por mala praxis

Poder judicial de Río Grande, Tierra del Fuego 20220212
 El Superior Tribunal de Justicia anuló el primer juicio donde fueron sobreseídos los médicos. 

“Mi hermana la que todos conocieron, no existe, después de su ACV, dejó de existir”, había declarado con crudeza Guillermina Castellano, hermana de la denunciante, en 2021. “Para empezar hablar está con trastornos neurológicos, tuvo siete intervenciones en la cabeza”, detalló.

En ese sentido, recordó el momento en que Gabriela comenzó a padecer graves síntomas antes de que decidiera concurrir al Sanatorio Fueguino. "Ella se despierta con dolor de cabeza, vomita y se tira en el pasillo porque el dolor de cabeza era muy fuerte”.

Es por esto que “asiste a su médico de cabecera, que era Rausch, y él dijo que eran las cervicales y la atendió por cervicalgia”, explicó Guillermina. Sin embargo, el dolor de cabeza no desapareció, y dos días después “Rauch le quema las verruguitas que tenía en el cuello

En la Argentina se produce un ACV cada 9 minutos: ¿Cómo prevenirlo?

Más tarde, mencionó que decidió llevar a su hermana para que la atienda el Dr. Martínez Montenegro. "Le pedimos que le dé una orden para hacerse una tomografía, pero dijo que no podía porque no tenía la especialidad y le dio un inyectable”.

l otro día Gabriela fue a la guardia del hospital. "Pidió una orden de tomografía y el resultado fue que había tenido un ACV hemorrágico por sangrado”. Luego, llamaron al neurocirujano, Diego Vivares, que la internó y dijo que había que esperar 48 horas para que se reabsorba. "La retuvo cuando tendría que haber hecho una embolización de la vena. Mi hermana a los 7 días convulsionó, al momento que había que derivarla”, concluyó.

Hospital Regional Río Grande, Tierra del Fuego 20220214
Hospital regional de Río Grande.

Cómo se encuentra Gabriela hoy

En febrero de 2021, cuando se llevaba adelante el primer juicio, el fiscal Jorge López Oribe decidió no hacer comparecer ante el tribunal a Gabriela por las secuelas que arrastra desde el día en que ocurrieron los hechos. El abogado Francisco Ibarra, quien representa a la familia de Castellano, defendió la determinación.

“Ella está con la mitad del cuerpo paralizado, usa pañales, no puede asearse, tiene problemas de trastorno de conducta y tiene serias deficiencias locomotoras. No tiene recuerdos continuos, tiene lesiones gravísimas”, reveló el letrado.

Por qué se anuló el primer juicio

La causo ya tuvo un sobreseimiento y está a punto de prescribir el 28 de febrero, cuando se cumplirán 4 años de su elevación a juicio. Ahora, la jueza interina del juzgado de instrucción 3, la Dra. Cecilia Cataldo, fue la elegida para subrogar el Juzgado Correccional que deberá llevar adelante el juicio. 

El mismo fue ordenado por el Superior Tribunal de Justicia luego de admitir el recurso de casación presentado por la querella y declarar la nulidad de la sentencia.

En aquella oportunidad, el Juzgado Correccional del Distrito Judicial Norte había absuelto a los acusados luego de considerar que no se encontraba suficientemente acreditada la autoría endilgada a los nombrados en el hecho investigado. Ante ello, sostuvo que debía prevalecer el principio del beneficio de la duda.

fp / ds