Parcialmente nublado
Temperatura:
30º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 15 de noviembre de 2018 | Suscribite
POLITICA /
lunes 19 enero, 2015

Nisman, de bendecido por Néstor Kirchner a denunciar a la Presidenta

El fiscal fue nombrado en la causa AMIA por el expresidente y avanzó en la “pista iraní”. El giro en la causa.

Redacción de Perfil.com

Foto: Cedoc

Fue el expresidente Néstor Carlos Kirchner quién puso en el centro de la escena a Alberto Nisman, letrado surgido de los pasillos judiciales de Morón, en la investigación que busca esclarecer el atentado a la AMIA, que dejó 85 muertes en 1994. Lo hizo 10 años después de aquel trágico suceso, con la causa trabada. Pero el expresidente nunca se imaginó que una década y un año después, Nisman llegaría a denunciar a su propia esposa bajo el delito de encubrimiento.

Durante los primeros años de investigación, la Unidad Especial creada por Kirchner y comandada por Nisman avanzó a paso firme en la denominada “pista iraní”. Tal es así, que el propio fiscal en 2006 se ocupó de denunciar al estado iraní por presunta participación en el atentado, junto con un listado de sospechosos de ser autores materiales e intelectuales del hecho.

El apoyo del gobierno era total. Según detalló en el último dictamen que presentó, "el respaldo a la investigación fue completo, se rechazaron todos los ofrecimientos de Irán de acordar salidas políticas al caso judicial y comercial con Irán era considerado, sin mas, 'casus belli' (motivo de guerra)".

Nisman “trabajó en equipo”, según su propio testimonio, con la Secretaria de Inteligencia del Estado (SIDE) para tratar de esclarecer el hecho. Con información de la cúpula de Jaime Stiusso, la ayuda solicitada a otras centrales de inteligencia internacionales -como la CIA o el Mossad-, la “pista siria” comenzó a quedar atrás.

Su investigación se truncó por la falta de colaboración de la República Islámica de Irán, que no acusó recibo de ningún pedido de indagatoria a los sospechosos, ni respondió ninguna de las peticiones del fiscal. Entonces, el Estado argentino canceló todo tipo de vínculos con los iraníes.  

Esta versión fue corroborada por dos excancilleres. Tanto Rafael Bielsa (2003-2005) y Jorge Taiana (2005-2010) contaron al diario PERFIL que las relaciones comerciales con Irán durante sus períodos al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores estaban trabadas. “Nos hacían ofertas: 4 mil millones de dólares en compras de maíz, trigo, etc. Tuve algunos diálogos en Venezuela con su presidente en ese tiempo, Muhamad Jatami, y estuvimos a punto de armar una reunión con Néstor Kirchner. Tomaban muchos cuidados y, finalmente, no se hizo. Siempre nos estaban haciendo trampa”.

El giro K. Alberto Nisman murió convencido de que el “principal obstáculo” de la salida negociada de Irán falleció en octubre de 2010. Es que fue justamente tras la muerte del expresidente Kirchner que las relaciones comerciales entre Irán y Argentina comenzaron a resurgir. 

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner negoció durante dos años con Irán la firma de un memorándum de entendimiento, a priori, que favorezca el avance de la causa. Pero todas las negociaciones se dieron a espaldas de Nisman, el hombre que debía interrogar a los sospechosos iraníes.

Para la diputada Laura Alonso (PRO), titular de la comisión de Legislación Penal, a la que debía asistir el fiscal horas antes de su muerte, “la ruta de éste gobierno comenzó en Venezuela, con su amistad con Hugo Chávez, éste los acercó a (el presidente iraní) Mahmud Ahmadineyad, a donde se convencieron de que hay que ser amigos de Rusia y darle la espalda a Washington”.

En diálogo con Perfil.com, la legisladora sostuvo que lo primero que llamó la atención fue “la visita de Cristina a Libia, en 2008, donde se reunión con (Muamar) Kaddafi, con Kirchner vivo; después le pidió al embajador en la ONU, Jorge Argüello, que se quedara escuchando el discurso de Ahmadineyad, algo que desde el atentado a la AMIA que no pasaba”.

El miércoles, el fiscal confirmó la primicia publicada en PERFIL por el periodista Pepe Eliaschev. Se trata de la denuncia en la que acusó a la Presidenta de liderar una “embajada paralela” que negoció la impunidad de Irán en la causa a cambio de beneficios económicos.

A las 15 horas de hoy, el fiscal debía presentarse en el Congreso para ampliar su denuncia ante los legisladores, donde se esperaban mayores certezas de las escuchas telefónicas que Nisman afirmaba tener, gracias a la intervención del teléfono de un espía iraní donde aparecía la voz de los dirigentes Andrés Larroque, Luis D’Elía y Fernando Esteche tratando de llegar a un acuerdo.

Se trataba de una denuncia de principal importancia en el orden institucional: un fiscal competente acusó a la primera mandataria de encubrir un atentado criminal que acabó con la vida de 85 personas.

Sin embargo, Nisman nunca llegará a presentarse en el Congreso ni brindar pormenores de su acusación: 20 horas antes, el letrado -que venía siendo amenazado desde hace años- fue encontrado sin vida en su departamento de Puerto Madero, por hechos que aún se investigan.

 


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4449

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard