lunes 06 de diciembre de 2021
POLITICA Casa Rosada
27-11-2020 08:33
27-11-2020 08:33

El Gobierno admite que el velorio de Maradona fue "caótico" y apunta a Frederic

"Se nos fue todo de las manos", dicen en Balcarce 50. Críticas al operativo y a la fallida negociación con la familia por el tiempo para despedir al mejor jugador de la historia. Se rompió la relación Frederic-Santilli.

27-11-2020 08:33

La última despedida a Diego Armando Maradona tenía que ser una fiesta popular. Pero, como en la ley de Murphy, todo lo que podía salir mal, salió mal. La gente irrumpió en la Casa Rosada, tomó el Patio de las Palmeras, y hasta el busto de Hipólito Irigoyen rodó por el suelo. Afuera, se roció gas pimienta sobre los desbordados. A pocas cuadras, la represión se había desatado y los funcionarios nacionales acusaban al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por los hechos. Las autoridades porteñas apuntaban que la culpa era del Gobierno por haber ordenado frenar el ingreso de la multitud por Avenida de Mayo. Se vivieron momentos de extrema tensión en Balcarce 50, con el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner dentro del lugar. El primero, en el balcón pidiendo a la gente que se calme. La segunda, en la planta baja dentro de la oficina del ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro.

El jefe de Estado insistió, oficialmente, en que "si no hubiéramos organizado esto, todo habría sido peor". Pero hacia adentro del Ejecutivo nacional llovieron las críticas a la organización del operativo del ministerio de Seguridad que conduce Sabina Frederic y la poca respuesta que se mostró para contener los incidentes y la represión.

"Se nos fue todo de las manos. ¿En qué cabeza cabe que se puede despedir a Maradona en 11 horas? Nunca debimos aceptar esa condición por parte de la familia". La frase pertenece a un funcionario de extrema confianza del Presidente que, ya con la situación calmada dialogó con PERFIL sobre lo sucedido. Incluso alguno de los colaboradores explicaron que fue Alberto Fernández en persona quien se encargó de dar órdenes en ese sentido, el mismo día de la muerte de Maradona. Quienes rodean al mandatario no apuntaron a su jefe, pero tampoco lo defendieron. El agotamiento fue evidente.

Alberto Fernández tuvo que salir a pedir calma en Casa Rosada en medio de los incidentes
Alberto Fernández tuvo que salir a pedir calma en Casa Rosada en medio de los incidentes

Cruces entre el Gobierno porteño y la Rosada

Para el equipo del ministro del Interior, la "exigencia" de Wado de Pedro que pidió frenar la represión de la Policía de la Ciudad en la avenida 9 de Julio, sirvió para detener el accionar de la fuerza que —nadie descarta— podía terminar con un muerto. Funcionarios políticos de la seguridad porteña rechazaron el mensaje. "Ellos ordenan cortar la entrada de gente y ahí empieza el quilombo. Pero la culpa es nuestra. Es la historia del kirchnerismo", replicaron vía Whatsapp a este medio. "Cuando nos informan que se terminaba a las 16 horas, no entraba ni la mitad de la fila", dijo Diego Santilli en diálogo con radio La Red.

Frederic cruzó a su par de la ciudad: "La coordinación la tenía Presidencia de la Nación que es quien organizó, el tema son las jurisdicciones", dijo. "Nada de lo que hicimos, lo hicimos ejerciendo la violencia. El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tomó una decisión inconsulta", agregó. Ambos tenían una relación cordial y de trabajo en conjunto. Eso, dicen desde ambos sectores, se rompió. Al menos por ahora.

Los cruces siguieron toda la tarde. Hacia adentro del Gobierno nacional hubo fuertes reproches a la falta de reacción por parte del ministerio que conduce Sabina Frederic y a las principales autoridades de la Policía Federal por permitir que la multitud llegue adentro. Laderos del mandatario nacional exigieron a funcionarios del área a que salgan a hacerse responsables ante los medios de comunicación. Lo que Fernández pensaba que sería una fiesta terminó en caos. Y con señalamientos de culpa hacia adentro y afuera, una vez más.

 

RI/FF