martes 27 de septiembre de 2022
POLITICA tras el ataque a CFK

En JxC buscan poner en agenda nuevamente la crisis económica

La postura en la alianza opositora es que la Justicia avance con la investigación de lo sucedido y no entrar en la discusión sobre un diálogo que genera desconfianza en todos los sectores. Mientras, esperan que los temas “que más preocupan a la gente” recuperen el centro del debate. Las encuestas que miran hablan de un alto nivel de descreimiento.

11-09-2022 01:36

No lo van a plantear públicamente porque saben que es una cuestión sensible, e incluso los que tienen posturas más duras no quieren herir susceptibilidades y menos aún darle excusas al oficialismo para que se victimice. Pero en Juntos por el Cambio apuntan a lograr que de a poco el eje central de la agenda vuelva a posicionarse en temas económicos y que el atentado contra Cristina Kirchner se limite a los avatares de la investigación judicial y sus avances.

“La gente está en otra, no metida en las peleas de políticos. A la gente le preocupa poder comprar queso duro”, ejemplifica un funcionario larretista luego de relatar la anécdota del diálogo con un conocido, de clase media, que le contó que trabaja más que antes y la plata le alcanza para menos. Y que por eso decidió dejar de comprar queso duro.

“Queremos hablar de inflación, del dólar, de la inseguridad”, coinciden en el campamento bullrichista, desde donde están convencidos de que el gobierno está buscando darle un “uso político” al atentado a CFK y la posterior convocatoria al diálogo. Un globo de ensayo que genera diferentes interpretaciones en la oposición, aunque no llega a considerarse una grieta. La disyuntiva es si rechazarlo de plano o si entrar en el juego de la institucionalidad sabiendo que no hay una convocatoria formal. 

“Agotan, distraen y la gente no llega a fin de mes”, aseguró ayer Paula Oliveto

En ese sentido, ayer Martín Lousteau, que suele posicionarse entre los más moderados, planteó que el Gobierno monta una “teatralización del diálogo”. “La pregunta es si ese diálogo tiene un sustento claro, una idea clara, una propuesta clara, para ser debatida públicamente, sino es nada más que canales de comunicación”, expresó. 
Paula Oliveto, de la Coalición Cívica, también planteó su falta de confianza en el kirchnerismo y “sus tretas”. “Agotan, distraen y la gente no llega a fin de mes. Tenemos que seguir resolviéndole los problemas a la gente”, aseguró en diálogo con Radio Continental.

Después del cimbronazo que generó el atentado, los temas económicos vuelven a ser prioridad en los mensajes de la oposición. Gerardo Morales planteó, en actos en Tres de Febrero, que “no solo hay que resolver la macro, sino la micro, porque los dueños de las pymes tienen que leer todos los días el Boletín Oficial para que ver con qué norma nueva los van a joder”. Y concluyó: “La crisis profunda y la pobreza son responsabilidad exclusiva del kirchnerismo”.
María Eugenia Vidal, en tanto, armó un hilo de tuits apuntando al mercado laboral, en el que apuntó que “solo 2 de cada 10 argentinos en edad de trabajar lo hacen en el sector privado”. Y explicó propuestas vinculadas a una reforma laboral que cambie regulaciones “obsoletas”, limite la “industria del juicio”, reduzca las cargas laborales y mejore la capacitación. 

Las encuestas que miran en JxC dan cuenta de un alto nivel de descreimiento social con lo sucedido en Recoleta y las reacciones posteriores del oficialismo, algo que reafirma la posición de apuntar a que la Justicia actúe y mientras tanto correr la mirada a las cuestiones económicas. 

No obstante, las peleas internas prometen seguir escalando. Por más que anoche Rodríguez Larreta y Bullrich se preparaban para mostrar una foto juntos en un evento de los gastronómicos porteños, la relación está en su momento más duro. Con el jefe de Gobierno buscando recuperar centralidad y la titular del PRO jugando cada vez más fuerte. En Uspallata aseguran que Larreta no se va a salir de su libreto, porque sigue convencido de que la mayor parte de la sociedad elige la moderación. “Y si la sociedad necesita un Bolsonaro entonces perderé”, le escucharon decir.