jueves 17 de junio de 2021
POLITICA La oposición quiere citar a solá
16-05-2021 01:43

“Ni tan duros ni tan suaves”, la posición del Gobierno sobre el conflicto con Israel

16-05-2021 01:43

“Ni tan duros como Cristina ni tan suaves como Macri”, describen en el Gobierno nacional el espíritu del comunicado sobre la violencia que se vive en Medio Oriente. Aún preservando la línea tradicional de la Argentina a favor de una solución pacífica y hasta amparándose, casi como un ‘sello albertista’ a esta altura, en las citas al Papa Francisco –“la violencia sólo genera más violencia”–, el mensaje disparó intensos cuestionamientos desde Juntos por el Cambio, en línea con la embajada de Israel, y un proyecto de cita al Congreso para el canciller Felipe Solá

En Cancillería, no lamentan tanto el comunicado como el tuit que lo acompañó. Y de hecho, había una diferencia sustancial con peso diplomático que fue capitalizada por la oposición. Mientras el mensaje completo aludía al “uso desproporcionado de la fuerza por parte de unidades de seguridad israelíes ante protestas por posibles desalojos de familias palestinas de sus hogares en los barrios de Sheikh Jarrah y Silwan”, en referencia al inicio de la escalada, el tuit omitía ese dato específico de las protestas sociales. 

Publicado en un contexto posterior en el que la organización Hamas ya había iniciado su ataque con cohetes y las Fuerzas de Defensa de Israel respondían con bombardeos, el tuit se lee como una crítica al cruce de fuego. Aunque esos enfrentamientos también pueden considerarse asimétricos, está claro que la alusión es distinta a la original y abre la puerta, en todo caso, a un debate más complicado. 

Ante la pregunta del enviado de PERFIL en la gira, el Presidente Alberto Fernández detalló que “leímos el comunicado de la ONU y sobre su posición internacional, escribimos la nuestra”. En Buenos Aires, sin embargo, la indignación ya habia estallado con la primera crítica de la embajadora Galit Ronen –que expresa la mirada de uno de los actores involucrados–, a la que siguieron duras críticas de JxC con su eco en los medios. 

Un simple ejercicio de revisión de los comunicados emitidos por este gobierno y los dos que lo precedieron muestra una clara continuidad en lo que refiere al llamado a la paz frente a la dinámica palestino-israelí. Lo que cambia es el tono con exhortaciones mucho más enfáticas a Israel, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, y una cuidada omisión al evidente desequilibrio entre las partes con Mauricio Macri.

“La Argentina deplora profundamente el anuncio del Gobierno de Israel de autorizar la construcción de 1.600 nuevas viviendas en Jerusalén Oriental”, reza un comunicado de marzo de 2010. Ese mismo año, en diciembre, el gobierno de Fernández de Kirchner reconoció a Palestina “como un Estado libre e independiente”. 

Sin dejar de apoyar este derecho de los palestinos, con Macri se apeló a fórmulas genéricas al hablar de fuego cruzado. “El Gobierno argentino condena el lanzamiento indiscriminado de cohetes desde Gaza contra civiles en Israel” y “apoya el cese de fuego alcanzado durante la madrugada”, manifestaron en mayo de 2019, sin detalles sobre el accionar israelí. Macri se alineó con Israel casi como una extensión geopolítica de su aproximación al Estados Unidos más duro de Trump y, de hecho, recibió la histórica visita de Benjamín Netanyahu, el premier israelí, en septiembre de 2017. 

Quizás el punto que más incomoda a Israel del último comuncado es la falta de toda mención a Hamas detrás de los “misiles y artefactos incendiarios desde la Franja de Gaza”, aunque sí aparece mencionado en 2008, por caso. Su gobierno los considera “terroristas” y diversos referentes de JxC no dudaron en calificarlo de igual forma al punto de querer citar a Solá en Diputados “a fin de explicar la posición del Gobierno en torno al terrorismo internacional y, en particular, la organización terrorista Hamas.”

No obstante ello, tampoco Macri incluyó a Hamas en el Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento (RePET) como sí lo hizo, en cambio, con la organización libanesa Hezbollah, vinculada a los ataques en la Argentina, y en línea con Trump y Netanyahu. Al llegar al poder, Fernández eligió Israel como su primer viaje al exterior. Y Hezbollah sigue en ese listado.

En esta Nota