lunes 15 de agosto de 2022
POLITICA La reunión del G7

Cumbre en guerra: Alberto Fernández arribó a Alemania para encender la alarma contra el hambre

Estará solo 36 horas y una noche. Fuerte operativo de seguridad por manifestaciones y la participación del Presidente de Ucrania.

26-06-2022 10:22

Dos discursos de cuatro minutos cada uno, 36 horas en Alemania y apenas una noche en Múnich. Ese es el tiempo que le llevará a Alberto Fernández encender en el G7 la alarma sobre el hambre que ocasiona la guerra en Ucrania en nuestra región, presentar a la Argentina como proveedor de energía y alimentos, al mismo tiempo que reclamará financiamiento para conseguirlo. También durante ese tiempo mantendrá tres reuniones bilaterales para ya el lunes a la noche volver a subirse al avión y regresar a una Argentina en la que lo espera una agenda económica con conflictos por resolver.

El Presidente arribó al aeropuerto de Múnich a las 10 de la mañana de nuestro pais (15 de Alemania) y fue directo al Hotel Bayerischer Hof en donde se hospedará una noche. Allí mismo tendrá la primera actividad oficial: una reunión bilateral con el primer ministro de la India, Narendra Modi.

Los cinco presidentes invitados al G7 se hospedan en esta ciudad, mientras que los miembros del foro (Reino Unido, Alemania, Italia, Canadá, Estados Unidos, Francia y Japón) lo hacen en el hotel Schloss Elmau, en donde se llevará a cabo el encuentro. El jefe de Estado y su comitiva llegará allí en helicóptero el lunes. El viejo castillo que se ubica en los Alpes bávaros a 100 kilómetros al sur de Múnich cuenta con un fuerte operativo de seguridad al igual que la ciudad. La custodia no solo tiene que ver con las protestas contra la globalización (algunas manifestaciones comenzaron el sábado para reclamar la eliminación gradual de los combustibles fósiles, la protección de la diversidad animal y vegetal, la justicia social y la acción contra el hambre), sino también por tratarse de una cumbre en guerra. Por estas horas, en las calles se desplegaron casi 20 mil efectivos policiales.

Alberto Fernández recibió la invitación por parte del canciller alemán Olaf Scholz después de su visita en mayo en la que ya había planteado cómo repercute la guerra desatada por Rusia en Ucrania en nuestra región y había advertido que “América Latina es un continente de paz que deplora la guerra, lo que quisiéramos es que nadie levante un arma contra otro. Me conmueven la indescencia de matar gente después de una pandemia. Yo jamás mandaría armas para que nadie muera”.

Además del jefe de Estado Argentino, que llegó a Europa como único representante de Latinoamérica y hablara también en representación de 33 países por ser titular de la Celac, fueron invitados India (mantiene una relación cercana a Alemania), Indonesia (preside el G20 este año), Sudáfrica (único miembro africano del G20), Senegal (preside la Unión Africana). Tras la guerra, el sexto país que se sumará en esta calidad es Ucrania.  Por seguridad, aunque aun hay hermetismo sobre si Volodímir Zelenski participará de manera presencial o virtual, se cree lo que hará de esta última manera.

El presidente Alberto Fernández, llegando a Alemania para asistir a la Cumbre del G7.

Alemania preside el G7 desde principios de 2022, momento en que definió el lema de este encuentro como "Progreso hacia un mundo equitativo". El temario también definido antes de la guerra marcaba como ejes prioritarios la protección del clima, la lucha contra la pandemia de coronavirus y, básicamente y la cooperación internacional. Pero  todo se verá alterado por el conflicto bélico y una fuerte mirada hacia Rusia, que hasta hace ocho años formaba parte del G7. El país gobernado por Vladimir Putin había sido admitido en el círculo en 1998, pero fue excluido nuevamente en 2014 luego de que anexionara Crimea.

La cumbre de cancilleres del G7 fue la antesala de lo que será la reunión de presidentes. Los funcionarios apuntaron contra Rusia al asegurar que las sanciones impuestas a este país por la guerra no incluyen los alimentos. Se trató de una respuesta a este país que aseguró que Rusia no tiene responsabilidad en la suba de precios que está sufriendo el mundo.

En este contexto, Fernández hablará en dos oportunidades y tendrá cuatro minutos por vez para hacerlo. Allí se centrará en alarmar sobre el hambre que ocasiona esta guerra en los países de Latinoamérica, marcará que está región es un territorio de paz y el presentará a Argentina como un país estable para la provisión de energía y alimentos. Pedirá también financiamiento y además hablará de empezar a discutir nuevos diseños de arquitectura financiera para el desarrollo, la pospandemia, y un mundo en guerra. Mientras en Argentina se buscan implementar medidas como la renta inesperada, a nivel internacional quizás una de las discusiones se tenga que dar sobre Los Derechos Especiales de Giro (DEGs). “Nosotros venimos a plantear el problema, a partir de acá hay que buscar la solución”, dijeron desde la comitiva.

Fernández viajó junto a al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el canciller, Santiago Cafiero; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; y la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti

El jefe de Estado no esperará al martes para regresar a la Argentina y volará hacia nuestro país el lunes por la noche después de lacena ofrecida por Olaf Scholz en honor de los Jefes de Estado. El martes por la tarde ya tiene agenda oficial, mientras que la mañana la dedicará a la economía y el conflicto por el desabastecimiento de gasoil que, lejos de resolverse, se expande a distintos territorios del interior del país.